Terapia Familiar Sistemica Milan

of 31 /31
TERAPIA FAMILIAR SISTÉMICA DE MILÁN INTRODUCCION Una connotación positiva es un mensaje por medio del cual el o los terapeutas comunican a la familia que su problema es lógico y significativo dentro de su contexto. La connotación positiva se elaboró a partir de una técnica aplicada por los terapeutas de Palo Alto: prescribir el síntoma; el equipo de Milán advirtió que, al apoyar el síntoma, connotaban negativamente las opiniones en contrario de otros miembros de la familia, como si tuviese que existir una inculpación; la función primordial de la connotación positiva de todas las conductas observables en el grupo es permitir el acceso de los terapeutas al modo sistémico. La connotación positiva no va dirigida a una o varias personas en particular sino, más bien, a las tendencias de automantenimiento del sistema global. Los terapeutas sistémicos no prescriben el síntoma en el vacío ni con una justificación persuasiva, sino que lo relacionan con su contexto social, al servicio de la homeostasis familiar, respetan la necesidad que tiene la familia de proteger su equilibrio, y en consecuencia, reducen el riesgo de incrementar su resistencia al cambio. El equipo de Milán, cuando empezaron a trabajar juntos, estaban de acuerdo en varias ideas. Su teoría de la patología derivaba en gran parte, del proyecto de Bateson centrado en la comunicación de doble vínculo, también en describir la cuestión central, para el caso de las familias con un miembro esquizofrénico, como una epistemología equivocada. El doble vínculo terapéutico, o como lo llamó el grupo de Milán, la contraparadoja, se convirtió en el centro de su terapia. El desplazamiento del centro de atención, de la conducta familiar al terapeuta, dio lugar a la elaboración de una técnica específica de interrogatorio que el grupo denominó interrogatorio circular. Las preguntas más comúnmente utilizadas se dividen en varias categorías: preguntas acerca de diferencias en la percepción de los vínculos, diferencias de grado, diferencias entre entonces y ahora diferencias hipotéticas o concernientes al futuro. Como indicador contextual que ayuda a determinar la 1

description

Terapia de Milan

Transcript of Terapia Familiar Sistemica Milan

Page 1: Terapia Familiar Sistemica Milan

TERAPIA FAMILIAR SISTÉMICA DE MILÁN

INTRODUCCIONUna connotación positiva es un mensaje por medio del cual el o los terapeutas comunican a la familia que su problema es lógico y significativo dentro de su contexto. La connotación positiva se elaboró a partir de una técnica aplicada por los terapeutas de Palo Alto: prescribir el síntoma; el equipo de Milán advirtió que, al apoyar el síntoma, connotaban negativamente las opiniones en contrario de otros miembros de la familia, como si tuviese que existir una inculpación; la función primordial de la connotación positiva de todas las conductas observables en el grupo es permitir el acceso de los terapeutas al modo sistémico. La connotación positiva no va dirigida a una o varias personas en particular sino, más bien, a las tendencias de automantenimiento del sistema global. Los terapeutas sistémicos no prescriben el síntoma en el vacío ni con una justificación persuasiva, sino que lo relacionan con su contexto social, al servicio de la homeostasis familiar, respetan la necesidad que tiene la familia de proteger su equilibrio, y en consecuencia, reducen el riesgo de incrementar su resistencia al cambio.

El equipo de Milán, cuando empezaron a trabajar juntos, estaban de acuerdo en varias ideas. Su teoría de la patología derivaba en gran parte, del proyecto de Bateson centrado en la comunicación de doble vínculo, también en describir la cuestión central, para el caso de las familias con un miembro esquizofrénico, como una epistemología equivocada. El doble vínculo terapéutico, o como lo llamó el grupo de Milán, la contraparadoja, se convirtió en el centro de su terapia.

El desplazamiento del centro de atención, de la conducta familiar al terapeuta, dio lugar a la elaboración de una técnica específica de interrogatorio que el grupo denominó interrogatorio circular. Las preguntas más comúnmente utilizadas se dividen en varias categorías: preguntas acerca de diferencias en la percepción de los vínculos, diferencias de grado, diferencias entre entonces y ahora diferencias hipotéticas o concernientes al futuro. Como indicador contextual que ayuda a determinar la orientación del interrogatorio circular, utilizan la idea de aperturas, señales que la familia deja caer en el curso de la entrevista y que marcan una ruta hacia el desarrollo de una hipótesis.

La elaboración de hipótesis propone implícitamente la idea de que la terapia es una operación de investigación emprendida juntamente con la familia, por consiguiente, la hipótesis debe ser sistémica, o sea que debe explicar todos los elementos contenidos en una situación problema y el modo en que se vinculan entre sí. Lo importante es que demuestre ser útil, en el sentido de que conduzca a una nueva información que haga avanzar a la familia.

Ser neutral se convierte en sinónimo de esforzarse en no ser inducido por el sistema familiar y ser capaz de actuar libremente dentro de la terapia.

1

Page 2: Terapia Familiar Sistemica Milan

La cibernética de 2do. Orden explica que el observador entra en la descripción de lo observado de manera que la objetividad es absolutamente imposible. Bateson borra las líneas divisorias entre las unidades de creatura (observador y observado) y sugiere que estas unidades y sus contextos representan una circularidad mayor, denominada “espíritu”.

El problema crea el sistema. El problema no existe independientemente de los sistemas observadores que lo definen de manera recíproca y colectiva.

El enfoque de Milán sostiene que nadie puede cambiar, al menos con facilidad bajo una connotación negativa. El método de Milán en los primeros tiempos, prescribían paradójicamente a la familia que continuara con el síntoma porque era útil para la familia. Llamaban a esto intervención de sacrificio. Connotación negativa. En muchos casos el síntoma desaparecía pero, la familia abandonaba el tratamiento. En versiones posteriores de esta intervención, empezó a parecerles que sería más neutral poner todas las conductas relacionadas con un problema al servicio de una premisa, valor o mito compartidos. La conveniencia de esta formulación radica no sólo en que no deja a nadie con un sentimiento de culpa sino en que dilucida correctamente el vínculo de nivel doble: el problema está en que esas personas necesitan tener problemas.

Otro cambio consistió en modificar la connotación positiva a una connotación lógica. Los terapeutas se formularon preguntas como estas: ¿cómo funciona este sistema problema? ¿Qué disociaciones cabría esperar si desapareciese? ¿Lo arruinaremos antes de encontrar algo que lo remplace? Se le señala cuán significativo es en su contexto y tal vez indispensable por el momento.El vocabulario paradójico se utiliza cada vez menos.

Rituales: Estas ceremonias van dirigidas a las comunicaciones generadores de un doble vínculo. Un tipo de ritual amplifica cierta interacción (que consiste en varias directivas simultáneas y antagónicas) en una secuencia de hechos. Como dijo Bateson, si uno introduce el factor tiempo en una paradoja esta desaparece.

El interrogatorio circular cuestionaba la necesidad de impartir una prescripción o una connotación positiva al final de la entrevista. Con este tipo de interrogatorio se podía mostrar la arquitectura del sistema problema.

El sistema significante incluye todas aquellas unidades (personas o instituciones) que se activan en el intento de aliviar los problemas cuya solución se solicita a profesionales. El método de Milán es un abordaje en que se aprende a aprender.

PRIMERA PARTE. EL MUCHACHO LLORÓN

Introducción: El caso se centra en tres conceptos importantes dentro de la terapia familiar sistémica de Milán: 1. La atención prestada al contexto del terapeuta que refleja la preocupación por similitudes entre la dinámica de la familia y la del equipo. 2. El uso del interrogatorio circular con el propósito de interrumpir la rotulación dentro de la

2

Page 3: Terapia Familiar Sistemica Milan

familia y transformar a esta en un proceso interactivo de manera que los rótulos describan conductas compartidas o potenciales dentro del sistema familiar, y no la enfermedad de uno de sus miembros. 3. La exploración de los mitos o premisas que la familia elaboró en el pasado en respuesta a un dilema, pero que ahora coartan la construcción de una realidad más flexible y estorban la posibilidad del cambio.

El doble contexto, familia y equipo: El isomorfismo entre un equipo y una familia siempre es significativo.

Rótulo vs. Proceso: Los Asociados de Milán (A.M.) han utilizado el interrogatorio circular como antídoto para la rotulación porque las preguntas investigan y promueven una distribución diferente de los rótulos, aun en os casos en que estos son buenos. Este abordaje de la rotulación modifica la orientación del terapeuta; en vez de poner rótulos puede deshacerlos, convirtiéndolos nuevamente en un proceso interactivo.

Los A.M. recomiendan: Deben observar las historias individuales y hallar un modo de cambiar la historia familiar para que las personas puedan permanecer unidas separarse y pelear sin correr un peligro tremendo y sin quedar rotuladas.

El Mito y las preguntas referidas al futuro: Las preguntas referidas al futuro cuestionan una premisa familiar o proponen otra; insinúan un mapa familiar diferente y, se emplean ya más avanzada la entrevista, una vez recogida la información descriptiva de las actuales secuencias de hechos que envuelven al problema y de las coaliciones existentes en la familia. Las existenciales y las referidas a la supervivencia, la separación o los castigos, pueden introducir una posibilidad futura totalmente nueva para la familia. El mito familiar: Según Boscolo: la persona que se comporta de una manera psicótica suele ser aquella que no puede aceptar el mito y entonces lo cuestiona por medio de su conducta. El mito indica a todos cómo deben actuar, pero, en tanto prescribe una conducta específica, se convierte en una verdadera camisa de fuerza.

El caso: consulta y diálogo: Más que la cuestión de la coalición interesa la cuestión del mensaje. ¿qué tipo de mensaje es la enfermedad? ¿quién recoge el mensaje? ¿cómo reaccionan ante él? ¿por qué usan ese término y qué quieren decir con eso?La enfermedad se convierte en el marcador contextual para su conducta.Hay que encontrar un sentido que no encasille a las personas ni las encierre bajo llave. Cuando dentro del sistema un miembro acepta la posición negativa, todos los demás se vuelven más sanos y unidos. Cuando se llega a esta etapa, la situación se hace crónica y es muy difícil dar marcha atrás. Es la política del chivo emisario. La terapia sistémica procura encontrar una solución en que no haga falta ni un chivo emisario ni un santo.La intervención de sacrificio era ineficaz en los pacientes crónicos. Señalar un chivo emisario es cosa seria (Cecchin). Si atacan el mecanismo que protege a una familia antes de que pueda hallar otro medio de afrontar la situación esa familia no cambiará o cambiará para peor. Cambiar del chivo emisario al santo es, cambiar la puntuación; con eso no se modifica nada.

3

Page 4: Terapia Familiar Sistemica Milan

Nos interesa el problema tal como lo define la persona interrogada. El modo en que ella se comunica acerca de su problema es más importante que el problema en sí. Como dice Bateson, la idea central es que información es una diferencia. Uno procura obtener más diferencias de a familia y más reacciones significativas de los datos. De ahí que interrogue acerca de diferencias de tiempo, de grado y de puntos de vista. Si lo ven todo como información, se ahorran muchas preocupaciones. Una pareja es información, una enfermedad es información; el incesto, el cáncer, la muerte.. todo es información. Nada es positivo o negativo por su contenido.Una pregunta hipotética puede tener doble propósito: detectar si en esa familia existe una profecía que engendra su propio cumplimiento, según la cual uno de sus miembros será el malo o el enfermo, y sacar al paciente designado de su posición de aislamiento, porque así se introduce la posibilidad de que otras personas tengan el mismo problema.El proceder más correcto es identificar primeramente las secuencias del juego, o sea, quién ayuda a quién y cómo se organizan las relaciones en torno de los temas que ellos introducen, para ampliar luego el sistema incluyendo en él a otros parientes, o buscar las premisas u otros significados más generales. La familia nos proporciona todas las aperturas dentro de los primeros cinco o diez minutos de la entrevista. La familia como sistema, se calibra según la información que el equipo introduce en la sesión. Este es un problema de calibración más que una acción intencional de la familia.Se puede trabajar así en coterapia: si un terapeuta interroga a la familia, el otro debe escucharlo con atención para averiguar la hipótesis que tiene en mente; cuando crea haberla comprendido, puede intervenir o no. O uno de los terapeutas conduce la entrevista hasta que se le agotan las ideas, y entonces interviene el otro.Las preguntas concernientes al futuro a modo de intervenciones, si se formulan al término de la entrevista, suelen introducir información nueva que impiden asignar una tarea a la familia, prescribir la situación o usar una connotación positiva, y la realimentación puede ser muy emocional. El desarrollo futuro de este abordaje podría consistir en emplear el interrogatorio circular como intervención primaria, e impartir después una pequeña tarea con el solo objeto de tranquilizar a la familia.El mito restringe las posibilidades de los miembros de la familia de concebir una realidad más compleja. El trabajo con un equipo significa que si los terapeutas quedan paralizados y no pueden llegar a una conclusión por medio de los interrogatorios, el equipo ofrece una vía alternativa para lograrlos, el ritual del debate, para curarnos y ser coherentes. Cuando buscamos una intervención, tratamos de hallar una lógica que atraiga a la familia. El contenido de la intervención puede ser absurdo, pero desde el punto de vista formal debe tener una lógica. Podemos especular que la parte lógica de la intervención estará dirigida al hemisferio cerebral izquierdo, si quieren pensar en estos términos y la parte absurda al hemisferio derecho.La gente considera paradójico lo que es un efecto de contradecir la lógica de sentido común. La lógica de la denominada intervención paradójica es clara, ordenada y precisa.Refiriéndose a la economía de la flexibilidad en un sistema adaptativo, Bateson dice que debemos tener premisas rígidas y automáticas, establecidas en un nivel

4

Page 5: Terapia Familiar Sistemica Milan

subconsciente. Modificarlas es algo así como accionar un interruptor principal. Los mayores cambios en la terapia familiar ocurren cuando uno logra operar en el nivel de las premisas profundas.SEGUNDA PARTE: LA FAMILIA QUE TENIA UN SECRETO

Construcción de una hipótesis: El acto inicial de cualquier terapia y un principio nodal de la metodología aplicada por el equipo de Milán, es elaborar una hipótesis. Es un proceso constante que evoluciona conjuntamente con el movimiento de la familia y produce muchas permutaciones a medida que se desarrolla la entrevista terapéutica. La mejor manera de describirlo es utilizar los conceptos de los lazos cibernéticos de realimentación, porque a medida que las respuestas de la familia a las preguntas que se le formulan modifican o alteran una hipótesis, el terapeuta elabora otra sobre la base de datos específicos proporcionados por la nueva realimentación.

Los A.M. comienzan la entrevista solicitando una descripción del estado actual del problema. A menudo la familia responde presentando a un portador del síntoma. El equipo pregunta entonces quién fue el primero de detectar el problema porque 1. Proporciona inmediatamente una definición interpersonal del problema, dando a entender que no hay problema sin detector; 2. Define el problema como un hecho ajeno a cualquier persona en particular. El problema actual se percibe como una comunicación entre dos personas por lo menos. En este punto las preguntas del equipo conectan al portador y al detector del problema con el sistema familiar más amplio. Sólo resta conectar a este último con la familia extensa y el contexto de derivación. Este proceso en movimiento centrífugo refleja la idea de circularidad ejemplificada por la conexión entre personas que han compartido una pauta a lo largo de tiempo. Este acoplamiento de todas las relaciones y contextos extensos es el que lleva a la hipótesis sistémica que los corona como arco de puente. Su construcción explica la totalidad del sistema que el problema ha logrado organizar.

Una de las contribuciones más importantes al acto de construir hipótesis ha surgido de sus procedimientos de formación; detrás de la pantalla se sitúan dos equipos que trabajan conjuntamente para generar hipótesis diferentes y complementarias: el equipo de terapia y el de observación. Cada grupo se convierte en un espíritu sistémico, crea una explicación global de la situación problema y así, la elaboración de hipótesis por los dos equipos es una orientación estructuradora constante, y se sitúa siempre un paso adelante del que acaban de dar el terapeuta y la familia.

Interrogatorio circular: La circularidad se funda en la idea de que las personas se conectan entre sí, a lo largo del tiempo, según pautas particulares a las que identificamos como familias. Los miembros ponen de manifiesto su conexión en tanto comunican información en forma de lenguaje verbal y no verbal. Este lenguaje describe el intercambio de mensajes que, en los sistemas problema, son confusos o inaceptables para la familia. Las preguntas circulares definen y aclaran estas ideas confusas y conductas cuestionables, además de reintroducir información en la familia en forma de nuevas preguntas. De este modo, los dos sistemas (terapéutico y familiar)

5

Page 6: Terapia Familiar Sistemica Milan

crean conjuntamente, por medio del lenguaje, unos sentidos múltiples que dan lugar a considerar un mayor número de alternativas en vez de reducir estas.

Puede describirse como un método de indagación socrática. Bateson: noticia acerca de una diferencia. El equipo de Milán ha refinado esta definición: noticia acerca de una diferencia de relación. El uso de este método de interrogatorio permite distinguir entre información y datos, donde se entiende por datos una compilación de hechos que no describen una relación. Este tipo de interrogatorio se convierte en un nuevo intento de esclarecer pautas de coalición existentes en el sistema. Es importante señalar que las preguntas sólo inquieren a la familia por alineamientos estructurales, comparaciones y clasificaciones, y no son declarativas en sí.

Una apertura es una palabra señal, idea o tema que la familia presenta y que tiene sentido para ella. Si bien el terapeuta no sobreimpone aperturas a la familia, las ideas ofrecidas por sus miembros cambian a medida que las preguntas introducen noticias acerca de diferencias de relación.

Neutralidad: es una posición terapéutica en la que el entrevistador acepta las soluciones adoptadas por la familia como las únicas posibles, lógicas y congruentes para ella en ese momento. Los terapeutas nunca pueden saber de antemano cómo debería ser una familia, por lo tanto, deben actuar como un estímulo o perturbación que active la capacidad de esa familia de generar sus propias soluciones. La posición de neutralidad presenta un doble mensaje a la familia: la solución que encontraron ha sido perfecta hasta ahora, pero a partir de este instante, ha entrado en otra interacción (la terapia) que les permitirá, a ellos y al terapeuta, inventar juntos otras posibilidades.Cada sistema posee un sentido de la justicia, distribuido entre sus miembros que hace que tal o cual persona sea buena o mala, esté sana o enferma, etc. Todo terapeuta enfrenta estos rótulos cuando trabaja con una familia, si los puede convertir en proceso, decimos que el terapeuta es neutral.La neutralidad actúa como lo opuesto a la moralidad.La neutralidad de puede interpretar como la capacidad del terapeuta de aprehender la totalidad de manera sistémica.

El caso de la familia B: Los secretos de familia provocan a menudo un efecto patógeno en el grupo familiar y, cuando se introducen en la terapia, pueden paralizar el proceso terapéutico. Si logran atar al terapeuta con un secreto, aquel perderá su autonomía y su neutralidad.

Los A.M. trabajan el efecto del secreto sin tocar su contenido. Aceptarían esta apertura y la convertirían en un proceso por medio de interrogatorio circular. Discutirían éste como un marcador de fronteras para toda la familia. Puesto que las preguntas circulares involucran a todo el sistema, la discusión del secreto como marcador de fronteras también involucraría a todos.

Por lo general, la familia viene a la entrevista con un mapa rígido, o sea, con una explicación fija de lo que sucede. Si el terapeuta trazase otro mapa rígido basado en

6

Page 7: Terapia Familiar Sistemica Milan

sus conocimientos acerca de la familia, tendríamos dos sistemas con mapas rígidos que entrarían en colisión. Los equipos de terapia también pueden atascarse con la misma idea acerca de una familia, y esto producirá la consiguiente impasse en el tratamiento.

Bateson: información es la noticia acerca de una diferencia. Es una relación entre dos elementos, como mínimo; es algo que está relacionado con otra cosa. Si uno dice estoy deprimido, es un dato puro; si dice estoy deprimido las veces que mi esposa me mira con cara de enojada, ese dato se convierte en información. Los datos se transforman en información mediante un proceso activo que sólo puede llevarse a cabo mientras se entrevista a la familia.

Para llegar a las dimensiones del sistema significante, procedemos de manera centrífuga. Queremos saber cuál es el problema, en qué cree la familia que consiste el problema, y cómo está conectado con los otros miembros de la familia. En segundo lugar, preguntamos cómo está conectada la familia por el contexto más amplio: los parientes. Por último, procuramos percibir la conexión entre el sistema familiar y el sistema de terapia. Ampliamos el contexto hasta hallar una explicación que nos satisfaga como observadores. Una vez elaboradas estas hipótesis en los 3 niveles, las conectamos entre sí hasta que constituyan una sola explicación razonable; la denominamos hipótesis sistémica.

La terapia termina cuando la familia no se define a sí misma como patológica y el contexto de la terapia no se define a sí mismo como terapéutica. Es importante no mostrarse demasiado directivo al comienzo de la entrevista, por eso la primera pregunta tiene por objeto detectar su respuesta a una pregunta que cualquiera pueda contestar. Parte del presente y después ¿cuándo comenzó el problema? Qué creen que ocurrirá en el futuro? Pero su punto de partida es el aquí y el ahora. No nos interesamos por la causalidad histórica.

Formulamos diversos tipos de preguntas. Algunas se refieren a la conducta (fenomenología), otras a las ideas (cognición). Los dos niveles el de la fenomenología y la cognición se relacionan entre sí. El mundo de la fantasía forma parte del sistema total. Incluimos pensamientos y sentimientos en tanto ejercen influencia actual. Preguntas explicativas: pedimos a los miembros de una familia que nos expongan sus hipótesis acerca de sus propias conductas.

Cuando se trata de determinar quién está con quién la conducta no verbal o analógica tiene más importancia para nosotros que las respuestas verbales.El empleo de un equipo es útil porque puede corregir la tendencia del terapeuta a confirmar sus propias creencias y porque puede observar atentamente las respuestas analógicas, difícilmente perceptibles para el terapeuta que está en la sala. La hipótesis sociológica: muchas interacciones de terapia, están determinadas socialmente. El trabajo de formación de terapeutas debe ser isomorfo, o sea similar, al trabajo que realiza un terapeuta con la familia.

7

Page 8: Terapia Familiar Sistemica Milan

En la consulta por impasse la familia se siente muy cómoda, pero el terapeuta está en la posición de combate, siente malestar. Cuando trabaja con una familia atascada, se comienzan a tejer fantasías en torno de un cambio de profesión o de esposa, de abandonar a esta familia y encontrar otra. Aparecen síntomas físicos: el terapeuta empieza a experimentar somnolencia durante las sesiones y a pensar que otros terapeutas son mejores que él. Bateson: si ustedes apuntan el tiempo dirá, introducen un factor externo, de modo que nadie es verdaderamente responsable. Esta idea libera al terapeuta y la familia de su sufrimiento. La consulta por impasse ayuda más al terapeuta que a la familia porque, en este contexto, el paciente es más bien aquel.

El terapeuta que se encuentra en una impasse suele ser aquel que se coloca en la posición de terapeuta crónico: persevera ahí y sufre porque la familia no cambia, este hecho constituye la terapia más lograda, que el cambio sería peligroso para ella por muchas razones. Lo que mantiene estancada a la familia es el terapeuta que trata de cambiarla, el terapeuta que se convierte en parte del problema.

Las preguntas hipotéticas y las referidas al futuro son importantes porque en términos cibernéticos, abren lazos dentro de la familia. Las preguntas referidas al futuro producen un impacto enorme sobre las conductas no verbales. Esto se relaciona, con el hecho e que la familia ha terminado por desarrollar una ideología determinista. Pero si se interroga por el futuro, es imposible ser determinista. En cuanto a las preguntas hipotéticas, hacen que toda la familia se ponga a establecer nexos y a encontrar soluciones. Cuando un miembro de la familia tiene un síntoma, toda ella se siente atascada en unas conductas reiterativas.

Cuando en una familia hay dos o más personas que comparten un secreto, no interesa su contenido sino el efecto que su existencia produce en los demás. El secreto produce un efecto aunque los otros ignoren su contenido. Cuando dos personas comparten un secreto, las suele hacer más poderosas frente a los otros miembros de su familia.OJO: Un secreto es, a menudo, una coalición que cruza fronteras generacionales. Además que impide el libre flujo de las comunicaciones dentro de la familia. Ivan Nagy: una de las fuentes más importantes de patología es la presencia de una injusticia en el seno de una familia. La existencia de secretos que hacen posible que algunos de sus miembros posean información, y otros no, genera una especie de injusticia. Cuando una persona se siente excluida del sistema de comunicación, surge un problema. Desde el punto de vista del sistema, podemos ver en cada miembro de la familia a un agresor o a una víctima. El terapeuta acaba luchando contra el juego, y no contra las personas.

Si piensan en términos de tipos lógicos, pasarán a un nivel superior o metanivel. Una vez que han comprendido de manera lineal todas las posiciones existentes dentro de la familia, procuran definir la premisa. Toda esta conducta se basa en una premisa falta, del mismo modo como, para Bateson, el alcohólico funda su comportamiento en la premisa falsa de que es dueño de sí mismo. Nos preguntamos ¿cuál es en esta familia, la premisa compartida que le impide hallar una solución? Bateson dice que una premisa falsa tiende a crear ciclos viciosos de los que uno no puede salir. Una premisa

8

Page 9: Terapia Familiar Sistemica Milan

universal establece que una persona nunca puede abandonar el campo bajo una connotación negativa.

La neutralidad es el resultado, en el tiempo de la interacción entre el terapeuta y la familia. Ser neutral es una forma de intervención que consiste en no aceptar ninguna definición o distinción que se ajuste a los términos trazados por la familia. La neutralidad ocupa un nivel más alto que las connotaciones positivas o negativas. El hecho de que usted connote positivamente a algún miembro de una familia, podría provocar un efecto molesto o placentero en los demás. La neutralidad de un terapeuta consiste en tratar de elevarse por encima de la tendencia de una familia a distribuir cualidades. Los padres no pueden ser neutrales, sino que tienen que decir si algo es bueno o es malo. El terapeuta se sitúa en otro nivel, donde todo se transforma en comunicación.

En la terapia sistémica, uno trata de deshacer todo aquello que, a lo largo de los años, ha puesto en dificultades a la familia; la forma habitual y tradicional de la educación y la enseñanza. Por medio de la neutralidad y la terapia sistémica crea un contexto de aprendizaje en el que las personas pueden empezar a encontrar nuevas reglas, nuevas premisas para su organización.

La neutralidad es una ideología que ve todo como mensajes, como una comunicación. Quita los rótulos. Es la capacidad de ver el todo e una manera sistémica. Significa liberarse del verbo ser. Cuanto más patológico es un sistema, tanto más pegadas están las personas a este verbo. Ser neutral no significa ser frío, sino aceptar un sistema en su totalidad, sentir compasión, interés y curiosidad por el dilema de una familia.

Moralidad y neutralidad son contrarias pero ambas necesarias. No absolvemos las conductas socialmente destructivas; tan sólo introducimos esta manera diferente de puntuarlas.

Otra característica de la neutralidad es que el terapeuta siempre interroga, nunca afirma.

Palabra señal conduce a una apertura hacia nuevas preguntas.

Lo primero que debe hacer el terapeuta que desee aprender el método sistémico es analizar el contexto en que opera. Si pertenece a una institución, debe determinar las relaciones existentes entre los diversos subsistemas internos, así como el modo en que la familia, la institución y el terapeuta se relacionan entre sí. Estas relaciones influirán en el tipo de intervención viable.

Tratamos de introducir nuevos mapas y conexiones, pero siempre debemos hacerlo en tono interrogativo, sin decir que nuestra verdad es mejor que la de ellos. Este método y no el hablar como terapeutas, abre la posibilidad de una mejor comunicación.

9

Page 10: Terapia Familiar Sistemica Milan

Procuramos ser elásticos para tener presentes muchas posibilidades sin fijar nuestro pensamiento en ninguna hipótesis en particular. Las hipótesis provienen de cuatro fuentes: los datos, la teoría que uno tenga, la experiencia recogida de las muchas familias tratadas y la personalidad (transferencia).

Tenemos que descubrir el ajuste entre la hipótesis y la organización del sistema tal como se ha formado en el tiempo. Las hipótesis son mejores cuando las elaboran terapeutas que practican el interrogatorio circular y responden constantemente a la realimentación proporcionada por la familia durante la entrevista, porque este proceso refleja la organización de la familia.

Desde el punto de resistencia, el interrogatorio circular no ataca directamente el modo de actuar de la familia, ni sus creencias, pero si vuelve difícil su inmutabilidad.

La característica principal de la intervención sistémica: suponga que tiene un sistema en el que todos piensan mal de los demás y quedan atrapados en estas percepciones. Se tiene la sensación de que no hay solución ni salida alguna para esto pero siempre las hay. La solución consiste en modificar la visión epistemológica que la familia tiene de sus propias relaciones. Ir de las conductas a su contexto y pasar a un nivel tipo lógico de un nivel que les permite ver cierta virtud en todas las conductas, por destructivos que hayan sido sus efectos. ¿? PAG 211 Uno no puede decir si una familia está mejor o peor, lo único que se puede decir es “en el momento que observé el sistema, no había mejor solución que esa”.

OJO: Con respecto a la violencia en la familia, constituye un desafío muy grave para quienes desean mantener una perspectiva sistémica. En aquellos casos en que la violencia es manifiesta y se ha iniciado o iniciará una acción judicial, esa violencia forma parte de la comunicación familiar y debería ser enfrentada como tal. El hecho de que, a menudo, el terapeuta deba transformarse en agente de control social es un producto de esta situación.Aquellos casos en que la violencia no pasa de mera sospecha plantean problemas aun más difíciles de resolver. El terapeuta debe convertirse en detective. Al terapeuta sistémico con le interesa averiguar la verdad; más bien procura inventar una nueva realidad en colaboración con la familia. Le interesa descubrir sentidos para todas las conductas, en la esperanza de que ayuden a los miembros de la familia a cambiar de manera tal que resulte innecesario persistir en los actos de violencia.

TERCERA PARTE: LA BOUTIQUE ANORÉXICA

El modelo de tratamiento de Milán toma en cuenta las cuestiones relacionadas con el contexto de derivación, antes de que el equipo aborde la dinámica familiar. Los A.M. se distinguen por la inclusión del contexto de terapia. Al centrarse en este importante lazo de realimentación, dentro de su modelo de tratamiento, han comprendido mejor el sistema significante, es decir, la red de sentidos y de relaciones organizados por el problema. Es imposible tener una terapia que no incluya el contexto relacional de la

10

Page 11: Terapia Familiar Sistemica Milan

familia, tanto social como profesional. El acto de terapia debe representar todos los contextos.

Los triángulos y la premisa: una evaluación tríadica es una base que permite construir una hipótesis; una premisa, en cambio es el tema o idea con que se debaten los triángulos problemas. El concepto del hijo pseudo estable y el hijo pseudo fugitivo. Las dos posiciones refuerzan el vínculo con los padres, ya amenacen los hijos con marcharse o con regresar. La lógica de esta conducta radica en que uno de los hijos debe aparentar que se va y las dos posiciones deben alternar porque ninguna de ellas constituye, por sí sola, una solución.

Cuando las personas tratan de crear un mundo demasiado similar al conocido, crean una profecía que engendra las condiciones de su propio cumplimiento. Si preguntamos acerca del futuro formulamos unos interrogantes que la premisa no permite ellos introducen la idea de que la premisa puede cambiar o al menos ser modificada. Bateson cambiar una premisa es un acontecimiento excepcional que exige un gran esfuerzo.

Las familias tienen premisas generales, sobre todo acerca de la separación y la muerte. La percepción de la idea de la muerte en los vínculos familiares y el modo en que se la experimente en el futuro guardarán armonía con la evolución de aquellas ideas en la historia familiar.

Dell ha afirmado que el cambio no se manifiesta en el nivel del sistema sino en el de sus miembros individuales. Una familia no cambia de repente; hay una realimentación constante entre el individuo que cambia y el sistema. Tanto las mujeres como los hombres son organizadores de soluciones sistémicas y que estas soluciones se caracterizan por el éxito y la inventiva en el orden interpersonal.

Entrevista: la muchacha que se vuelve anoréxica intenta hallar algún sentido a su relación con la madre; se siente traicionada, le parece que su madre no está presente.

Si se limita a formular preguntas circulares, puede causar un problema para la coparticipación. Trato de comprobar si toda la información que ha salido a la luz en los últimos minutos concurre a alguna pauta que conecte. Prestar más atención a las conductas analógicas que a las palabras. Tejo una hipótesis basándome en las conductas analógicas percibidas en esos minutos iniciales y, luego, la verifico por medio de preguntas circulares.

Existe una premisa básica en torno a la separación, que la gente debe resolver. Si usted acepta la idea de que las relaciones no son permanentes tendrá una premisa básica. Los miembros de las familias enmarañadas intentan desmentirla o ponerla a prueba. Tratan de separarse experimentalmente y luego regresar al seno de la familia para resolver la misma cuestión; empero, en tanto obran así, a menudo producen síntomas. Cuando ocurre una muerte dentro de un sistema, la manera en que se la vive, en que se la percibe y se la experimenta, guarda relación con una premisa

11

Page 12: Terapia Familiar Sistemica Milan

establecida con anterioridad a esa muerte. Cuando alguien muere, puede adquirir más importancia de la que tenía en vida.

Nada tiene de extraño que tantos terapeutas familiares hayan basado todo su tratamiento en el duelo no resuelto. Las ideas de Bateson con respecto a las premisas, se refiere a unas estructuras establecidas en la infancia, programadas intrínsecamente, que explican que una persona tienda a repetir la índole de relación que tuvieron sus padres. Es como si el sistema se viera obligado a buscar constantemente una solución epistemológica para algún problema en particular, que las generaciones anteriores no lograron resolver. Decimos que esa persona tiene que repetir lo que ya está programado intrínsecamente en el sistema, pero no con el fin de continuarlo, sino de procurarle una solución.

Es muy difícil cambiar una premisa; hay que tocar fondo. Por eso la prescripción de un síntoma puede ser eficaz. En el acto de impartir esta prescripción absurda, sugerimos la posibilidad de una nueva apertura. Por lo común, una familia quiere que el terapeuta provoque un cambio en el paciente pero no en el juego familiar.

Tomar en cuenta tres niveles: el sistema familiar, el de la relación entre la familia y terapeuta y el del lazo familia-terapeuta-consultor. Por medio de la técnica se llega a la epistemología; por medio de la técnica, se aprende a pensar. La estructura se rige por una regla de tres: si una diada intenta apartarse del grupo, siempre habrá otra persona que lo impida.

OJO: En principio la familia viene porque necesita un rótulo psiquiátrico. Uno admite esa idea hasta cierto punto en la medida en que acepta a sus miembros en calidad de pacientes. Uno admite la definición de ellos, es decir, que tienen problemas psiquiátricos, pero enseguida empieza a cuestionarla. Poco a poco, por medio del proceso de terapia, uno trata de convertir el rótulo en conducta. Cuando nos sentimos bastante seguros de que la familia puede transformar su propio rótulo en acción, cuando sus miembros comprenden que la enfermedad de una persona es una conducta, podemos contemplar la enfermedad como una decisión y la familia empieza a reaccionar como si el enfermo fuera un ser humano, que lo es, y no una persona enferma. Ese es el momento en que comienza el cambio.

En la primera intervención procuramos cambiar el sistema de creencias por la vía de cuestionar la premisa en que se basan las conductas problemas. En la segunda, promovemos el cambio y luego damos un paso atrás. Con estos dos métodos, una vez que consiguen desencadenar un cambio, la familia hallará sus propias respuestas. En esto consiste la originalidad de los sistemas.

CUARTA PARTE: LA JOVEN ADHERIDA A SU MADRE

La apertura es una expresión del sistema significante propio de una familia. Se puede presentar como una idea, una palabra señal, un tema o una conducta analógica. Actúa a modo de entrada o apertura hacia la manera en que una familia determinada

12

Page 13: Terapia Familiar Sistemica Milan

organiza su pauta de pensamiento, sus conductas y la combinación de significados que estas representan colectivamente.

Con frecuencia, las aperturas no se completan, más bien, actúan como factores disociadores de la pauta de pensamiento de la familia: sugieren conexiones nuevas y posibilidades diferentes. El tiempo amplifica y ahonda el problema a medida que las secuencias de conducta se reiteran una y otra vez. Por el recurso de preguntar quién fue el primero en notarlo, el terapeuta describe el problema como algo que sólo existe en tanto realidad psicológica cuando alguien lo percibe, cuando es interaccional.

La idea de adhesión implica una relación: es la expresión de una recursión mutual. Esta recursión añade un elemento de sorpresa porque la familia nunca pensó en ella. Las ideas de proximidad y distancia son negociables y cambian con el tiempo, en tanto que los opuestos siguen siéndolo.

Los celos son una expresión sistémica de estructuras triangulares, porque cada miembro de una diada siempre está celoso de un tercero.

Los A.M. utilizan en sus debates tres clases diferentes de hipótesis: quién está con quién en la familia (es una evaluación de las alianzas, coaliciones), la segunda concierte a las premisas y mitos individuales y familiares, la tercera se basa en el análisis de las comunicaciones tanto en la familia como en otros sistemas.

OJO: Carl Whitaker describió las familias psicóticas recurriendo a la metáfora del caballero blanco y el caballero negro: una persona tiene que ser totalmente negra y otra totalmente blanca. Y agrega que la tarea del terapeuta es hacer que todos sean grises. Una vez iniciado (cuando un miembro de la familia empieza a recoger los sentimientos negativos de todos los demás) este proceso tiende a amplificarse por sí solo.

Cuando la familia le opone excesiva resistencia o a el terapeuta que ya ha perturbado su sistema de creencias, opta por cambiar de tema. Cada cambio de tema parece producirse antes de que se completara el tratamiento del anterior. Esta es la característica importante de la entrevista sistémica. El terapeuta procura abrir posibilidades en un área determinada, perturbar la pauta de pensamiento del sistema, sugerir conexiones y puntuaciones diferentes; después deja al sistema en esa área y cambia totalmente de tema. Esto permite que el sistema elabore los cambios por sí, tal vez en un nivel no consciente. La elección de los temas puede obedecer a una exploración general que se intenta en una primera entrevista.

OJO: Siempre piensan que la persona que no está presente es aquella con la que se pueden comunicar mejor. Esta es otra característica de muchos sistemas psicóticos.

En los casos que presentan una historia de psicosis crónica, el terapeuta debe aceptar, de algún modo, la idea de que un miembro de la familia es diferente; de lo contrario la familia no se comprometería. Hacia el final de la entrevista después de haber

13

Page 14: Terapia Familiar Sistemica Milan

trastornado el sistema familiar con todas esas preguntas, engancha a la familia aceptando su mapa, su diagnóstico, a menudo confeccionado por otros expertos. Entonces la familia puede confiar nuevamente en el terapeuta y desarrollar un rapport positivo. Cuando no se presentan nuevas ideas y pautas, ello indica que el equipo debe interrumpir el debate.

2 MODALIDAD DE TRABAJO DEL EQUIPOEl empleo de la pareja heterosexual evita que caigamos en las redes de estereotipos culturales sobre los dos sexos. La terapia inicia con la primera llamada y es posible observar: peculiaridad de la comunicación, tono de la voz, lamentos, peticiones perentorias, intentos de manipulación, etc. La condescendencia puede invalidar el rol y el contexto terapéutico.

Cada sesión se desarrolla en cinco partes: la presesión, la sesión, la discusión de la sesión, la conclusión de la sesión y el acta de la sesión. En la segunda parte de la sesión el comportamiento de los terapeutas tiende a provocar interacciones entre los miembros de la familia, de quienes se observan secuencias, los comportamientos verbales y no verbales, y las redundancias indicativas de reglas secretas. En la cuarta parte la conclusión consiste en un breve comentario o una prescripción que resulten paradójicos. Un comentario, una prescripción o un ritual ejercen mayor impacto en el sistema familiar si actúan durante un tiempo. En la quinta parte el equipo se reúne para formular y redactar un acta de la sesión. Este procedimiento exige un equipo que funcione, cuyos miembros compartan la estima recíproca y la disposición para aceptar observaciones de parte de sus colegas.

3 LA PAREJA Y LA FAMILIA CON TRANSACCIÓN ESQUIZOFRENICAEste tipo de familia es un grupo natural regulado en su interior por una simetría llevada a tal punto de exasperación que la hace no declarable y, por lo tanto, encubierta. Una pareja en la que la simetría es abierta. Aquí la modalidad dominante es el rechazo que cada uno opone a la definición que el otro da de la relación. La estocada no es aun insoportable; está prevista y sirve como estímulo para asestar un contragolpe. El juego puede continuar ad infiniturm, pero puede exponer el riesgo de la ruptura.

En la segunda generación, la joven pareja además de las soluciones disfuncionales adoptadas por la primera, se observa la cautela en exponerse, por miedo al rechazo. Cada uno partió con el enorme deseo de recibir una confirmación, deseo tanto más intenso cuanto más crónicamente insatisfecho. En estas familias de origen la lucha por la definición de la relación, es tan exasperada porque los padres, se comportaron como si el dar una confirmación fuese un signo de debilidad. Escogen para esta empresa a un compañero difícil. Bateson: La tendencia a someter a verificación el estado de desplacer buscando repetir continuamente la experiencia es una característica humana frecuente; ésta podría ser la hybris “la pretensión de lograrlo” algún día, aún a costa de morir. Es así como cada uno quiere repetir el desafío y como pretende triunfar. La hybris, lejos de redimensionarse, aumenta: fallar se convierte en algo insoportable. El mensaje se hace siempre más críptico, para evitar exponerse. Se vuelven expertos en

14

Page 15: Terapia Familiar Sistemica Milan

el uso de la paradoja y la descalificación. La descalificación más funesta: es el autor mismo del mensaje quien se califica como “yo no existo en la relación contigo”.

Cuando la pareja llega a terapia el juego ya está cristalizado, su simetría está enmascarada, unidos en una relación difícil. Son personalidades frágiles, aferrados el uno al otro, ya por terror al abandono o a una verdadera intimidad. El miedo viene del hybris, como función de este tipo de relación en la cual la simetría exaspera al hybris y el hybris a la simetría. Los dos cónyuges, el seudofugitivo y el seudoestable, son inseparables, víctimas y cómplices, unidos por un mismo miedo: el de perder al otro como un compañero de juego. La pareja de interacción esquizofrénica es la hybris simétrica, o sea la oculta presunción compartida por cada uno de poder conquistar el control unilateral en la definición de la relación. Basada en una epistemología equivocada, inherente al condicionamiento lingüístico lineal. Ninguno puede tener el control lineal en una interacción circular. La condición sine qua non en el juego de la transacción esquizofrénica es que realmente no haya jamás ni vencidos ni vencedores de acuerdo con las posiciones en el vínculo, que son siempre seudocomplementarias o seudosimétricas.

El doble vínculo es una modalidad comunicacional apta para transmitir y mantener un desafío sin alternativas y por lo tanto sin fin; en el nivel verbal se da una indicación que en el segundo nivel no verbal, es descalificada. Se agrega al mensaje que está prohibido hacer comentarios, o sea metacomunicarse sobre la incongruencia de los dos niveles y está prohibido dejar el campo. No está claro cuál es la verdadera indicación. Sólo es posible redefinir una relación luego que tal relación se haya definido claramente. Lo que resulta esencial para que la relación interpersonal no sea psicótica, es la claridad inequívoca y recíprocamente aceptada de su propia definición.

4 EL PACIENTE DESIGNADOEl mensaje esquizofrénico: no es que deben hacer algo diferente, deben ser lo que no son, sólo así podrán ayudarme a ser lo que no soy pero que podría ser, si ustedes fueran lo que no son. Lleva la paradoja al extremo, al imposible absoluto a través de la sustitución del hacer por el ser. No es que no lo hagan como lo deberían hacer, es que no son como debieran ser.

El mecanismo autocorrectivo al servicio de la homeostasis de un sistema es la reacción negativa. Lo que podemos observar, es sólo un efecto pragmático. En sistemas calibrados rígidamente, todo cambio es advertido como un peligro, el sistema reacciona negativamente, con ulterior rigidez.

Según el modelo lineal, el paciente ha tenido tanta dificultad para hacerse autónomo, justamente porque ha introyectado un superyó arcaico que se lo impide. Desde una perspectiva circular-sistémica, toda puntuación en el sentido causa-efecto, sólo puede ser arbitrario. Para comprender el juego debíamos limitarnos a observar todo lo que aparecía en estas familias, sólo como efecto pragmático de jugadas que, a su vez, provocaban otras contrajugadas al servicio del juego y de su perpetuación. Aún las de los terapeutas son contrajugadas como respuesta a las de la familia en la que se

15

Page 16: Terapia Familiar Sistemica Milan

encuentran. Según el modelo cibernético, cada miembro de un sistema es influido ya por el comportamiento de los otros miembros del sistema, ya por el comportamiento previo, conforme al tiempo propio de ese sistema.

Ninguna madre de niños psicóticos ha estado dispuesta a aceptar la declaración: que su niño no era víctima de nadie, que espontáneamente, había asumido la generosa tarea de sacrificarse a sí mismo para ayudar a todos en lo que presumía que eran sus necesidades profundas. Esa declaración es un vuelco arbitrario de la puntuación por los terapeutas, como táctica intermedia para poner en marcha un vuelco total en la epistemología familiar hacia la dirección sistémica. Entre la errónea convicción de poder y errónea convicción de culpa, todos permanecen en el juego y lo sirven en sus papeles de víctimas cómplices.

5 LAS INTERVENCIONES TERAPÉUTICAS COMO APRENDIZAJE POR ENSAYO Y ERRORLos errores son un componente esencial de ese proceso de aprendizaje que es la terapia de familia.La persistencia en el error anula la posibilidad del aprendizaje. Es necesario desarrollar una gran sensibilidad a las reacciones, para no persistir cuando denuncian un error, despojarse de toda soberbia y, conscientes de las dificultades que acechan, tener presente aun cuando se esté apurado, que se necesita cierto tiempo para provocar reacciones decisivas. Definen Ps como el punto que al cambiarse se logra un cambio máximo en el sistema con un dispendio energético mínimo.

6 LA TIRANÍA DEL CONDICIONAMIENTO LINGÜISTICOEl mayor obstáculo que debíamos enfrentar, nuestro propio condicionamiento lingüístico. El lenguaje no es la realidad. El lenguaje es lineal mientras que la realidad viviente es circular. Donde los dos niveles comunicacionales, analógico y digital, están en contraposición, nuestro condicionamiento lingüístico nos indujo a una serie de errores: conceptualizar la realidad viviente de la familia en sentido lineal y no sistémico-circular; juzgar las modalidades comunicacionales de la familia como equivocadas, en relación con las nuestras y tratar de corregirlas; basarse en el empleo del código digital con la intención de actuar terapéuticamente sobre la familia.

7 LA CONNOTACIÓN POSITIVASurgió por la necesidad de llegar, a una intervención terapéutica paradójica: la prescripción del síntoma al paciente designado. La función primaria es facilitar a los terapeutas el acceso al modelo sistémico (metacomunicación, es el pasaje a un nivel de abstracción superior).

Todo sistema viviente comporta tres características fundamentales: totalidad, capacidad autocorrectiva y tendencia homeostática. Si implicamos con un juicio crítico que el sistema debe cambiar, se rechaza aquel sistema en tanto caracterizado por una tendencia homeostática predominante. Cuando calificamos como positivos los comportamientos sintomáticos motivados por la tendencia homeostática, connotamos como positivo la tendencia homeostática del sistema y no las personas. Cuando los

16

Page 17: Terapia Familiar Sistemica Milan

miembros de la familia se oponen a cualquier cambio que resulte peligroso para su ideal homeostático, es necesario aliarse a tal ideal. Los terapeutas subrayan y confirman el aspecto homeostático, los comportamientos de los otros miembros de la familia tendientes al mismo objetivo. La connotación positiva tiene dos funciones terapéuticas: definir claramente la relación sin peligro de recibir una descalificación y la definición debe ser de un tipo de contexto, en cuanto terapéutico. Al mismo tiempo, abre implícitamente el camino a la paradoja.

8 LA PRESCRIPCION EN LA PRIMERA SESIÓNEn familias con niños psicóticos, dar una prescripción al final de la primera sesión apunta a: constituir una marca de contexto terapéutico designándolo como tal, provocar en la familia una reacción que ilustre sobre su disponibilidad y motivación, delimitar un campo de obseración y, estructurar y ordenar la sesión siguiente. Una prescripción simple y bien dosificada, inspirada en las redundancias observadas en sesión, evita la connotación crítico-moralista con la consiguiente descalificación y redefine a relación como terapéutica. Cuando la familia llega en plena crisis, es posible llegar ya en la primera sesión a la prescripción del síntoma al paciente designado, siempre y cuando se tenga cuidado de connotar positivamente el síntoma en sentido sistémico, poniéndose de parte de la tendencia homeostática.

9 LOS RITUALES FAMILIARESUna táctica terapéutica que tuvo por objeto derribar un mito en cuya construcción habían colaborado tres generaciones; conocer la historia completa de la familia y la evolución transgeneracional de su mito. El mito es un fenómeno sistémico, piedra angular para el mantenimiento de la homeostasis del grupo. Su contenido representa un alejamiento grupal de la realidad (patología). Pero al mismo tiempo constituye un fragmento de vida, un pedazo de la realidad que enfrenta y modela a los hijos que nacen en él.

Para ser eficaz, el ritual tiene que implicar a toda la familia. Para llegar a un código digital es indispensable una previa adaptación analógica. Una vez que el individuo ha llegado al nivel de las operaciones formales, los dos procesos, analógico y digital, se integran y no es posible distinguirlos sino mediante un artificio lingüístico. El ritual familiar, a nivel de acción, está bastante más próximo al código analógico. El componente analógico es más apto que las palabras para unir a los participantes en una poderosa vivencia colectiva y para introducir una idea básica compartida por consenso. El ritual familiar es la prescripción ritualizada de un juego cuyas normas nuevas tácitamente sustituyen a las precedentes. Requiere a los terapeutas un esfuerzo de observación y creativo.

10 DE LA RIVALIDAD CON EL HERMANO AL SACRIFICIO POR AYUDARLOSe trata de trasladar la etiqueta de enfermo que lleva el paciente designado, a uno o más hermanos considerados sanos por la familia, señalando que el presunto enfermo designado por la familia fue el único que intuyó en el grupo familiar en qué medida los otros hermanos se encuentran en peores condiciones que él y necesitan su ayuda. Evitamos inculpar a los padres. Este tipo de intervención asesta un poderoso golpe al

17

Page 18: Terapia Familiar Sistemica Milan

status quo. En estas familias la simetría encubierta entre los padres se ramifica también de modo encubierto en la generación siguiente. Hay quien se ha sentido amado y quien se ha sentido excluido. La lucha oculta entre seudoprivilegiados y seudodescuidados, escondido en una maraña de coaliciones encubiertas y negadas.Los terapeutas inician ese juego al trastocar tácticamente la puntuación. El seudoprivilegiado pasa a estar en desventaja, porque habiendo acaparado a uno de los padres se ha bloqueado en su propia evolución.

11 LOS TERAPEUTAS SE HACEN CARGO DEL DILEMA DE LA RELACIÓN ENTRE PADRES E HIJOSEl error de creer que un adolescente no se podía curar si no lográbamos cambiar las relaciones intrafamiliares y las relaciones entre los padres. No habíamos comprendido que la pretensión simétrica de reformar a los padres constituye quizás el núcleo más importante de las perturbaciones adolescentes, incluidas las psicóticas. El rol de los terapeutas es el de comportarse de manera que se destruya la falsa creencia mediante un mensaje inverso: que no es tarea de los hijos mejorar las relaciones entre los padres, o reemplazarlos en sus funciones. Que un adolescente puede evolucionar cualquiera que sea la relación entre sus padres.

12 LOS TERAPEUTAS ACEPTAN SIN OBJECIONES UNA MEJORÍA SOSPECHOSAEl objetivo común es el de sustraer a la indagación de los terapeutas algún área sentida como peligrosa para el status quo. Los terapeutas no pueden perder la iniciativa. Ante la desaparición inexplicable del síntoma, preferimos concluir la terapia súbitamente y poner a prueba la autenticidad de la curación, teniendo a favor un cierto número de sesiones en caso de que la curación no resista mucho tiempo. La familia se encuentra atrapada en la trampa paradójica de ser designada como la iniciadora de una decisión que, en realidad, es tomada por los terapeutas. Mediante esta táctica paradójica se logra anular el movimiento saboteador, y se coloca a la familia en la necesidad de tener que volver a pedir la continuación de la terapia.

13 COMO RECUPERAR A LOS AUSENTESLa maniobra del miembro ausente destinada a lograr el mantenimiento del status quo. Aceptamos el reto de la familia en sesión y mostramos tomar como valederos los motivos aducidos. Estamos muy atentos a cuanto sucede en sesión. La ausencia se convierte en el problema central de esa sesión. El comentario o la prescripción son normalmente inmediatos, dirigidos al grupo natural completo. Aunque los terapeutas declarasen verbalmente que rechazan al subgrupo, al dirigirle el comentario y la prescripción, lo ratificarían. Agregar a la sesión una sexta parte: la conclusión de la sesión deberá hacerse en el domicilio de la familia reunida en su totalidad. Uno de los miembros, es nombrado custodio del pliego que deberá abrir y leer en voz alta en presencia de toda la familia.

14 COMO ELUDIR LA DESCALIFICACIONDebemos habernos liberado de las motivaciones que nos llevaron a la elección de nuestra profesión. Si nos convencemos de que todo cuanto se nos muestra es una invitación, tan seductora como descalificadora, no sólo lograremos ser razonablemente

18

Page 19: Terapia Familiar Sistemica Milan

inaccesibles a sentimientos simétricos de adulación o de furia, sino también divertirnos. Los jaque-mate nos ofrecieron posibilidad de redimensionar sin exasperar nuestra propia hybris simétrica. Los sentimientos de celos ansiosos, de furia, de tedio, etc., son signo de que los terapeutas están involucrados simétricamente. La única manera de amar a nuestros pacientes era no amarlos, o amarlos en sentido metafísico. Nuestro juego a la esquizofrénica, lo más fríamente posible, como una actitud cínica, de distancia y de insensibilidad para con el sufrimiento, jugamos contra el juego y no contra las víctimas.

15 EL PROBLEMA DE LAS COALICIONES NEGADASFamilias con un miembro esquizofrénico, ha señalado la presencia tangible de intensas y recíprocas fantasías incestuosas homo y heterosexuales. Triángulos perversos. Parentificación del hijo: este fenómeno se hace disfuncional al separarse de la realidad concreta, constituyéndose en etapa obligada de un juego interaccional compartido, rígido reacio a cualquier evolución.

Es fundamental la posición en que nos coloquemos; la de no ocuparnos de su realidad, en sentido intrapsíquico, afectivo. Debemos considerarla sólo como jugada, dentro del modelamiento de juego y con el fin de mantenerlo. La intervención tiene que ser global y sistémica para que provoque cambios. Debe abarcar a toda la familia y evitar demarcaciones moralistas entre los diversos miembros o facciones. Las coaliciones perversas son connotadas como positivas en su intencionalidad honesta y afectiva, sin embargo no son explícitamente prescritas. Los terapeutas se limitan a la constatación y al comentario, elaborándolo de tal modo que resulte paradójico e intolerable.

16 LOS TERAPEUTAS DECLARAN LA PROPIA IMPOTENCIA SIN REPROCHARSELO A NADIEEvitar todo reproche a la familia. Es necesario preparar y controlar el contenido verbal, el tono, que en contraste con el contenido, podría resultar colérico, irónico o acusador. El timing es fundamental. No puede efectuarse precozmente. El momento justo, es cuando el ensañamiento de los terapeutas denuncia la escalada, mientras que la familia, refuerza descalificaciones. Esto ocurre después que una intervención ha ejercido una acción, poniendo en peligro el status quo de la familia.Los motivos: romper el juego sin fin y evitar definirnos como partidarios del cambio y por lo tanto, hostiles a la familia. Se definen en la relación, implícitamente simétrica como complementarios por propia incapacidad, por cuanto toman en sus manos el control de la situación. El acto de fijar la cita sucesiva, el cobrar los honorarios, comunica una seguridad profesional en contraste con la declaración de impotencia.

17 LOS TERAPEUTAS SE AUTOPRESCRIBEN LA PARADOJA EXTREMALa paradoja extrema aplicada en la escalada oculta de la transacción esquizofrénica estriba en el mensaje: sólo podréis ayudarme no siendo lo que sois. *el terapeuta se encuentra cara a cara con su torpeza y su falta de verdadera intuición y sensibilidad ¿qué le hizo pensar que llegaría ser terapeuta? Se siente arrastrado por las oscuras aguas de un río de angustia. Grita su miedo y su dolor. Para destruir este pedido, ideamos dos contraparadojas: aislar ese paradójico pedido de la masa de maniobras

19

Page 20: Terapia Familiar Sistemica Milan

comunicacionales que causan confusión y darle una connotación positiva como algo justo y legítimo. La segunda consiste en la prescripción, dirigida a nosotros de acceder a dicho pedido. Cuidamos de mantenernos en posición de ventaja, estableciendo que la continuación y resultado de la terapia depende, del éxito que logremos al llevar a la práctica dicha autoprescripción.

18 LOS TERAPEUTAS ABANDONAL EL ROL PATERNO, PRESCRIBIENDOLO PARADOJICAMENTE A LOS MIEMBROS DE ÚLTIMA GENERACIÓNLa parentificación implica la distorsión subjetiva de una relación, como si el otro miembro de la pareja, o aun los hijos fueran los padres. La táctica imperante consistía en mantener al niño aferrado en un vínculo, mediante una calculada distribución de la desaprobación, acompañada por la promesa, siempre insinuada y nunca cumplida, de que quizás algún día, si se esforzara lo suficiente, obtendría aprobación total. Una de las principales tareas de los terapeutas es evitar la trampa tendida por la pareja, rechazando toda puntuación moralista.

Tratamiento: Los terapeutas ingresan al sistema familiar, evitan una actitud crítica, aprueban y en algunos casos prescriben, la misma conducta que han observado. Cada progenitor prosigue con sus intentos de formar una coalición con los terapeutas. Los terapeutas rechazan esta maniobra declarando que el paciente designado es el verdadero líder, que se ha sacrificado por su sensibilidad y altruismo. Los progenitores en su relación con los terapeutas, quienes son cada vez más parentificados, rivalizan no sólo entre sí, sino también con el paciente designado. El paciente designado cambia, pasando de la posición de progenitor a la de hijo y comienza a abandonar sus síntomas. Los padres intensifican sus respectivos intentos de crear una coalición. Los terapeutas se niegan a hacer declaraciones en ese sentido y son más parentificados. El paciente designado abandona sus síntomas. Uno de los hermanos suele acusar síntomas. Los terapeutas elogian esta conducta atribuyéndola a la percepción de los padres que tiene el hijo: miedo a dar por terminada la terapia. La familia se presenta con todos los hijos libres de conductas sintomáticas. Los padres intensifican su batalla por inducir al terapeuta a continuar con el tratamiento. Los terapeutas abandonan el rol de progenitores y paradójicamente lo prescriben al miembro o los miembros de última generación. El que los terapeutas se nieguen a mantener e papel de padres en la situación terapéutica no debe verse como un rechazo, sino como una confirmación de los padres.Esta intervención, es importante al terminar la terapia familiar, a fin de evitar que los niños caigan nuevamente en el papel de padres cuando os terapeutas abandonan el sistema familiar.

PALABRAS:

Impasse PAG 135Pregunta de lectura de pensamiento PAG 142El trabajo de formación de terapeutas debe ser isomorfo, o sea similar, al trabajo que realiza un terapeuta con la familia. PAG 151consulta por impasse PAG 156

20

Page 21: Terapia Familiar Sistemica Milan

Bibliografía:

Selvini, M., Boscolo, L., Cecchin, G., Prata, G. (1998). Paradoja y contraparadoja. Un nuevo modelo en la terapia de la familia de transacción esquizofrénica. España. Editorial Paidós.

21