Comunicacion en Terapia Familiar Sistemica Cap1.pdf

of 21 /21
Comunicación en Terapia Familiar Sistémica. Bosquejo de una epistemología cibernética. Universidad de Valparaíso-Editorial. 1995. Guido Demicheli M.

Embed Size (px)

Transcript of Comunicacion en Terapia Familiar Sistemica Cap1.pdf

  • Comunicacin en Terapia Familiar Sistmica. Bosquejo de una epistemologa ciberntica. Universidad de Valparaso-Editorial. 1995.

    Guido Demicheli M.

  • Comunicacin en Terapia Familiar Sistmica. Bosquejo de una epistemologa ciberntica. Universidad de Valparaso-Editorial. 1995.

    Guido Demicheli M.

    CAPTULO 1: TEORIA GENERAL DE SISTEMAS Y CIBERNETICA: LOS ORIGENES DE UNA NUEVA EPISTEMOLOGIA.

    En los ltimos 50 aos se ha venido produciendo un cambio epistemolgico verdaderamente radical para la ciencia y, por lo tanto, de extraodinaria significacin para todo este mbito de quehacer humano. El advenimiento de la Teora General de Sistemas y el desarrollo casi paralelo de la Ciberntica, juegan un papel fundamental en el curso que ha seguido el quehacer cientfico durante dicho perodo. 1.1 BREVE PREAMBULO ACERCA DE EPISTEMOLOGIAS. Los usos, sentidos y alcances de los trminos epistemologa y ciberntica han sido mltiples y diversos, en parte producto de la evolucin de dichos trminos dentro del cdigo lingstico de los cientficos o, mejor dicho, de las transformaciones que la propia nocin de conocimiento ha ido experimentando durante el transcurso de la historia misma de la ciencia. En la tradicin filosfica, por ejemplo, el trmino epistemologa refiere principalmente a una pregunta global por el conocer usando como instrumento la reflexin; remite, por tanto, a un conjunto de procedimientos analticos diversos, orientados, en ltima instancia, a definir los lmites y la validez de lo que formalmente podemos saber/conocer. En este mbito, la epistemologa es entendida como aquella "...rama de la filosofa que estudia la investigacin cientfica y su producto, el conocimiento cientfico " (Bunge, 1980). La "epistemologa experimental" por su parte, denominacin que dio W.S Mc Culloch, bilogo investigador del clebre M.I.T. a un conjunto de trabajos iniciados en la dcada del 30 en el campo de la neurofisiologa y orientados a desentraar la organizacin del sistema nervioso que hace posible el conocer, refiere a otra concepcin de epistemologa que muy poco o nada tiene que ver con la tradicin filosfica. En efecto, Mc Culloch sostena que el desarrollo de la Psicologa como ciencia, pasaba por estudiar los sistemas de relaciones formales que, por decirlo de algn modo, corporizan la mente. Segn Dell (1985), Bateson utilizaba el trmino epistemologa en a lo menos cinco sentidos distintos: como teora del conocimiento, como paradigma, como cosmologa biolgica, como ciencia y como estructura caracterolgica personal . Globalmente, puede decirse que Bateson sostuvo siempre que mucho ms bsica que cualquier teora en particular, era la epistemologa, en tanto entenda a sta como dando cuenta de las reglas de operacin que gobiernan la cognicin, el conocimiento como acto. Segn sus planteos, en la epistemologa de cada individuo se encuentran las premisas bsicas que subyacen a las acciones y cogniciones de cada cual. En la concepcin de Bateson (1982), la epistemologa gira en torno a las reglas que utilizamos para otorgarle sentido al mundo, para configurarlo coherentemente en cada uno de nosotros; es decir, la epistemologa se ocupa de las operaciones que realizamos para conocer, pensar y decidir. Atendidos los postulados de Bateson, en el dominio socio-cultural puede entenderse que la epistemologa refiere al estudio del modo en que las personas --o sistemas humanos-- conocen cosas y al modo en que ellas piensan que conocen cosas; es decir, el estudio de la epistemologa en este mbito, conduce a la revisin de cmo las personas construyen y mantienen sus hbitos de cognicin (Keeney, 1987).

  • Comunicacin en Terapia Familiar Sistmica. Bosquejo de una epistemologa ciberntica. Universidad de Valparaso-Editorial. 1995.

    Guido Demicheli M.

    Durante todo el libro, el trmino epistemologa es utilizado en el sentido de Bateson y Keeney, es decir, se le emplea como una manera de aludir y enfatizar el modo --y los procesos que subyacen a ste-- en que los seres humanos construyen y organizan las distintas realidades en que participan. En sntesis, las principales distinciones que pueden realizarse en este mbito, dicen relacin con: 1.1.1 Una epistemologa lineal-causal: basada en la nocin que una cosa causa a la otra, es decir, sustentada en la idea que todo fenmeno tiene un origen especfico y que sus componentes especficos poseen propiedades inherentes que actan como determinantes causales de su expresin ltima. Este entendimiento proviene de la Fsica newtoniana y fue adoptado con mayor o menor grado de analoga, por los modelos sociolgicos y psicolgicos clsicos. El psicoanlisis, por ejemplo, la teora de mayor trascendencia en los inicios de la psicologa, sostiene sus explicaciones y tratamiento del comportamiento humano, basado en premisas epistemolgicas fundadas en un modelo de energa psquica (la libido), en que participan distintas fuerzas (impulsos erticos o tanticos) y regulado por mecanismos de diverso orden. Si se presta atencin a este planteamiento terico, se ver que enfatiza lo intrapsquico, lo mondico y los atributos inherentes; en consecuencia, su epistemologa no puede ser sino causal y unidireccional. 1.1.2 Una epistemologa sistmico-circular: basada en las nociones holsticas, que enfatizan la reciprocidad de las relaciones y las dependencias entre los distintas partes que constituyen una realidad o fenomno particular en estudio. Desde esta perspectiva, los organismos o sistemas se conciben como estructuras unificadas, coherentes en su dinmica interna e irreductibles a la suma de sus componentes, sin que se pierda una parte fundamental de lo que se pretende describir o explicar. El mtodo analtico tradicional de descomponer lo ms finamente posible el todo en sus partes, resulta aqu inaplicable, ya que el nfasis est puesto justamente en tratar de configurar una visin de conjunto que seale, con la mayor claridad, la mayor cantidad de relaciones posibles que se presentan en el fenmeno o sistema en estudio. De este modo, la consideracin del medio o entorno en que se halla un sistema o se presenta un fenmeno, pasa a ser factor central para su comprensin. Se entiende que conforman el medio/entorno del sistema todos aquellos elementos no contenidos en ste, pero que en tanto cambian afectan su dinmica, al tiempo que se ven tambin afectados, como resultado de las modificaciones de estado del sistema. Desde esta perspectiva, no hay intento explicativo a partir de caractersticas inherentes al sistema (por ejemplo, elementos intrapsquicos o rasgos de personalidad) o de causalidad lineal, sino una ptica en que se considera que causa y efecto son distinciones que realiza un observador al puntuar de una cierta manera la realidad, en tanto que en la dinmica de los procesos sistmicos operan de una manera circular en que la una y la otra resultan, de hecho, indistinguibles e inseparables. Un ejemplo tomado de P. Watzlawick: en determinado momento de la crisis petrolera de los 70, en Estados Unidos circularon rumores que habra desabastecimiento de combustibles. Los automovilistas comenzaron a llenar sus estanques, por si se presentase la eventualidad. Comenzaron a hacerse filas en las gasolineras; eso llam la atencin de otra gente y pronto las estaciones de servicio se hallaban atestadas de personas que queran aprovisionarse de bencina en cantidades que no requeran habitualmente. En pocos das hubo crisis y el desabastecimiento efectivamente se produjo. Cul fue el efecto y cul fu la causa ?. 1.1.3 Una epistemologa ciberntica o de la pauta: focalizada en el intento por discernir los patrones o pautas que organizan, configuran y/o corporizan ciertos eventos o sistemas, ya sean materiales o inmateriales. Dicho aspecto, (la materialidad) no tiene aqu importancia, en tanto esta epistemologa claramente enfatiza la forma respecto de la materia. Lo que se quiere dilucidar es el modo en que estn organizados los eventos o sistemas que se tratan de explicar, en trminos del patrn que los constituye y hace posible distinguirlos como tales. En este mismo sentido, la epistemologa ciberntica est principalmente orientada a cambiar el foco desde la sustancia/materia a la forma/patrn y, por lo tanto, no hace el mismo nfasis en el todo por sobre las partes, como la epistemologa sistmica, sino que examina tanto el todo como las partes, en bsqueda de sus respectivas configuraciones distintivas.

  • Comunicacin en Terapia Familiar Sistmica. Bosquejo de una epistemologa ciberntica. Universidad de Valparaso-Editorial. 1995.

    Guido Demicheli M.

    Tampoco esto hace incompatible los aspectos fsicos con los relacionales. Por ejemplo, en el caso de una mquina cualquiera, la pauta de relaciones que la configura como tal, est dada por la organizacin de sus componentes en una cierta forma particular. Dicha configuracin puede adems ser dintinguida --en tanto relaciones--, con absoluta prescindencia de las propiedades materiales de dichos componentes. Al mismo tiempo, tambin se puede sealar el patrn que configura a cada componente material en tanto tal, para lo cual resulta irrelevante la distincin de la pauta que configura a la mquina como entidad. Por razones de orden diverso, existe una tendencia a asociar la ciberntica con el campo ms circunscrito de la computacin y, a partir de dicha asociacin, a considerar que esta perspectiva epistemolgica --como conjunto-- pretende aplicar un reduccionismo proveniente de las mquinas y la tecnologa, a fenmenos humanos y sociales. Eso tiene un fundamento, aunque distorsionado, en los orgenes (matemticos) de la Ciberntica. G. Bateson, quien llev estas ideas al campo de las ciencias sociales, aluda con el trmino 'mente' a la pauta organizativa, concibindola como aplicable no slo a algo que estara "dentro de la cabeza", sino que a todo fenmeno donde es posible sealar conexiones y distinguir configuraciones, sean stos redes de conversaciones como las culturas, cadenas de componentes de la naturaleza como los sistemas ecolgicos, o agrupaciones de seres humanos como las sociedades. 1.2 TEORIA GENERAL DE SISTEMAS. 1.2.1 Antecedentes histricos. La Teora General de los Sistemas comenz a ser desarrollada desde los aos 30 por el bilogo austro-canadiense L. von Bertalanffy, aun cuando fue formalizada en dos trabajos bastantes posteriores en los aos 1955 y 1956. (En von Bertalanffy, 1976). Haciendo un recuento de sus escritos, que se remontan a inicios de los 40, von Bertalanffy (1976), seala que l introdujo la expresin "teora general de los sistemas" , deliberadamente en un sentido amplio. Lo que importaba, segn este autor, era la incorporacin del "sistema" como un nuevo paradigma cientfico, en contraste con el paradigma analtico, mecanicista, unidireccionalmente causal, de la ciencia clsica (pag. XV). En 1937, durante el desarrollo de un Seminario de Filosofa en la Universidad de Chicago, l expuso --como una extensin de su trabajo en biologa-- algunos elementos de lo que ms tarde sera su proposicin fundamental. En un lenguaje no tcnico, von Bertalanffy publica, en 1955, un artculo que contiene aspectos centrales (isomorfismo, entropa, retroalimentacin, equifinalidad), de lo que ser su formalizacin terica posterior. Al ao siguiente, General Systems Theory es el artculo inicial (pags. 1-10) -ms formalizado y tcnico que el de 1955- del primer Anuario de la Sociedad para la Investigacin General de los Sistemas, creada por el mismo Bertalanffy, el bio-matemtico A. Rapaport y el fisilogo R. Gerard en 1954. La Teora General de Sistemas --biolgica en sus orgenes-- corresponde a una formalizacin lgico-matemtica que por la generalidad de sus principios bsicos (totalidad, equifinalidad, entropa y otros) adquiri notoria difusin y aplicacin en el mbito de las ciencias sociales en los aos siguientes a su formulacin original. Distintas disciplinas como la Administracin, la Psicologa o la Comunicacin, acogieron y adaptaron sus conceptos y desarrollaron modelos fundados en dicho corpus terico. Al mismo tiempo, la llamada Ingeniera de Sistemas adquiri gran relevancia y lleg a establecerse como expresin predominante en el campo, durante los aos 70.

  • Comunicacin en Terapia Familiar Sistmica. Bosquejo de una epistemologa ciberntica. Universidad de Valparaso-Editorial. 1995.

    Guido Demicheli M.

    Dichos conceptos fueron rpidamente acogidos y adaptados en diversas disciplinas: en Psicologa, la Teora Organizacional de Katz y Kahn, (1966), la Pragmtica de la Comunicacin (Watzlawick, Beavin y Jackson, 1967) y el Modelo Estratgico en Terapia Familiar (Haley, 1973, Watzlawick, Weakland y Fisch, 1974), son expresin manifiesta de las primeras y principales aplicaciones de la Teora General de Sistemas en esos mbitos. De hecho, en Psicologa sentaron las bases para el desarrollo de toda la Terapia Familiar Sistmica hasta nuestros das. En el mbito especfico de la Terapia Familiar, puede decirse que la Teora General de los Sistemas proporcion una base slida y coherente para comenzar a conceptualizar a la familia como un Sistema. Esta teora proporciona un andamiaje conceptual divergente con el modelo mdico tradicionalmente aplicado a la psiquiatra clsica, en tanto desplaza el nfasis de los intentos explicativos desde lo individual (aspectos intrapsquicos), hacia la bsqueda de explicaciones en la interaccin y la comunicacin entre las personas (aspectos relacionales). Aunque hubo tambin, otras formas de aplicacin derivadas de la teora de sistemas --principalmente en Terapia Familiar-- durante los aos 70, las ciencias sociales tendieron a quedarse en el desarrollo de los hallazgos y proposiciones de la dcada anterior. Los aportes ms significativos provinieron entonces de la Ciberntica.1 1.2.2 Definicin y delimitacin de los sistemas. La definicin ms general de 'sistema', considera que se trata de totalidades que resultan de la relacin existente entre las distintas partes que las componen, y que son indivisibles mediante anlisis, en tanto dichas totalidades poseen condiciones cualitativas propias, que no pueden emerger o estar representadas mediante la sumatoria o agregacin de sus partes componentes. Un aspecto fundamental de esclarecer al tratar con entidades de cualquier tipo, definidas como 'sistemas', es la delimitacin de stas y consecuentemente, de lo que se entender como su entorno. De acuerdo a Hall y Fagen (1956), ste correspondera al conjunto de objetos y fenmenos que son modificados, o modifican al sistema, como resultado de su interaccin con ste. Watzlawick et al. (1974) sostienen que la conceptualizacin sistema-medio o sistema-subsistema y la distincin de sistemas abiertos y cerrados, " ... explica en considerable medida, la eficacia de la teora de los sistemas generales para estudiar los sistemas vivos, ya sea biolgicos, psicolgicos o interaccionales" (pag. 118). Los seres humanos participan diariamente en mltiples sistemas sociales, adquiriendo y representando en ellos diversas identidades, todas ellas transitorias por definicin, aun cuando unas ms estables que otras en el tiempo. As por ejemplo, considerando slo la familia, puede verse que en tanto miembros de ella, cada uno de quienes la integran, se comporta o comunica en, a lo menos, dos dominios diferentes todo el tiempo:

    1 La ms relevante de las contribuciones tericas en ciencias sociales con fundamento en la Teora General de Sistemas en los ltimos aos, es sin duda la del socilogo alemn Niklas Luhmannn, que en 1984 public su obra de mayor amplitud y pretensin: Soziale Systeme: Grundrisse einer allgemeinen Theorie. (Sistemas Sociales: bosquejo de una Teora general).

  • Comunicacin en Terapia Familiar Sistmica. Bosquejo de una epistemologa ciberntica. Universidad de Valparaso-Editorial. 1995.

    Guido Demicheli M.

    PADRE MADRE

    JOAQUIN: ---------- ALEJANDRA: ---------- ESPOSO ESPOSA

    HIJO HIJA ALBERTO: ----------------- CONSTANZA: ----------------

    HERMANO HERMANA Lo anterior, sin considerar las familias de origen y extensas de cada uno de los cnyuges, ni las distintas actividades laborales (estudiantiles), sociales, religiosas, etc., de cada una de las personas que conforman el grupo familiar. Un aspecto relevante (y ciertamente reiterado), que un terapeuta familiar puede visualizar en las problemticas que presentan las familias, dice relacin con el manejo de los lmites que sta como conjunto hace, respecto de otros subsistemas con los cuales interactan sus miembros como individuos, o ella como agrupacin (trabajo o familiares polticos, por ejemplo). Como la conducta de cualquier persona (un adolescente, por ejemplo), resulta ser una interseccin de su actuar personal con otros sistemas de interaccin (amigos, polola, padre que vive separado de l, etc.), es ms o menos evidente que esos distintos encuentros y el manejo de la distancia o lmites respecto de ellos, tiene incidencia en el funcionamiento del sistema familiar a que l pertenece de manera ms predominante o permanente. La consideracin de este aspecto es relevante en la tarea del terapeuta familiar. La Teora General de los Sistemas ha resultado crucial en tal sentido, pues ha proporcionado el fundamento para entender la interaccin humana como un fenmeno que se constituye a partir de la recurrencia interactiva entre seres vivos, pero que se expresa al mismo tiempo en una multiplicidad de dominios sociales (y emocionales), que deben ser compatibilizados y armonizados permanentemente. La preocupacin por estas dimensiones y sus dinmicas asociadas, llev al desarrollo de una de las primeras 'escuelas' dentro de la Terapia Familiar de orden sistmico: el llamado Enfoque Estructural (Minuchin, 1977). 1.2.3 Los sistemas y su condicin de apertura operacional. En una primera etapa, el estudio de los sistemas y sus procesos, estuvo centrado en las relaciones entre el todo y sus componentes, as como en las interrelaciones entre stos ltimos. No hay una nocin cabal de sistema cerrado, pero el nfasis apunta claramente a una focalizacin en las relaciones internas de los sistemas. Un avance significativo tiene lugar cuando el foco de inters se desplaza, desde la observacin de las relaciones al interior del sistema (relaciones parte-todo), a la observacin de las condiciones externas al sistema y de las relaciones de ste con aqullas (relaciones sistema-ambiente). Las relaciones internas adquieren ahora un sentido, en relacin con el ambiente; constituyen un recurso instrumental para la viabilidad y la sobrevivencia del sistema.

  • Comunicacin en Terapia Familiar Sistmica. Bosquejo de una epistemologa ciberntica. Universidad de Valparaso-Editorial. 1995.

    Guido Demicheli M.

    Dentro de esta etapa, hay un primer nfasis en los procesos morfostticos, esto es, en aquellos que dan cuenta de la organizacin del sistema como contrarresto de las tendencias entrpicas, mediante operaciones que establecen y controlan selectivamente sus intercambios con el medio externo. Un segundo nfasis tiene lugar con los aportes de distintos tericos (Maruyama, 1963; Beer 1970) en relacin a las dinmicas vinculadas al modo en que los sistemas cambian como parte de su adaptacin a los cambios del entorno; la atencin se centra entonces, en los llamados procesos morfogenticos. El concepto de 'sistema abierto' se difundi rpida y ampliamente y pas a formar parte de los planteamientos de las ciencias sociales desde mediados de los sesenta en adelante (Katz &Kahn, 1966; Watzlawick, Beavin & Jackson, 1967). En tanto tales, los sistemas abiertos pueden caracterizarse mediante varias propiedades, tres de la cuales estn ms directamente relacionadas con su condicin misma de apertura operacional: A. Incorporacin de energa/informacin: desde un punto de vista biolgico, los sistemas abiertos toman del ambiente externo alguna forma de energa. Los seres humanos, en tanto seres vivos, no escapan a ese tipo (constante) de intercambio con el medio en que se encuentran, ya que de ello depende su subsistencia biolgica. Al mismo tiempo, es evidente que el mundo psicolgico y social de las personas se construye en base a intercambios de otro orden. En este punto es necesario, sin embargo, hacer la distincin entre energa e informacin. G. Bateson (1976) en un ejemplo ya clsico, se refiri a este punto, sealando que el desplazamiento de una piedra golpeada por el pie de una persona puede ser explicado en trminos fsico-energticos, pero no as la conducta del perro al ser golpeado por el mismo pie y la misma persona, ya que en ese caso lo trasmitido ha de entenderse como 'informacin' ms que como 'energa', si se quiere intentar una explicacin ms atingente. B. El procesamiento: los sistemas abiertos transforman la energa incorporada de la cual disponen; en lo bio-fisiolgico, esos cambios son bastante concretos y ostensibles, dado que los 'insumos' tambin lo son. En lo psicosocial, aun cuando lo incorporado es menos tangible (es informacin), la manifestacin final no lo es. Por ejemplo, las personas modifican algunas de sus creencias polticas a partir de nuevos antecedentes que le entrega una campaa pre-electoral; un sistema familiar adopta nuevos hbitos alimenticios en virtud de los ltimos hallazgos vinculados a nutricin y salud, etc. Lo que los sistemas humanos procesan es bsicamente informacin. C. El resultado: algn 'producto' se entrega finalmente al ambiente por parte del sistema, el que en alguna forma es distinto a lo originalmente incorporado por ste. Lo que en el caso de organizaciones sociales productoras es una realizacin material --como un nuevo modelo de automvil-- y en el caso de una universidad un nuevo profesional formado all, en los seres humanos, individual o grupalmente, lo resultante son conductas en cualquiera de sus posibles niveles de integracin, que se expresan en sus diversos dominios de existencia. Por tanto ha de asumirse que cualquiera sea su naturaleza, los sistemas no slo tratan con insumos energticos, sino que a partir del procesamiento de stos, en el caso de las mquinas y ms all de dicho tipo de insumos, en el caso de los sistemas humanos, existe otro orden de procesos que resultan ser fundamentales para el entendimiento de la dinmica y la operatoria de cualquier sistema, en tanto se trata, en ltima instancia, de informacin acerca de lo que el propio sistema hace y de los efectos que dicho hacer tiene en el medio en que ste se realiza.

  • Comunicacin en Terapia Familiar Sistmica. Bosquejo de una epistemologa ciberntica. Universidad de Valparaso-Editorial. 1995.

    Guido Demicheli M.

    1.2.4 Caractersticas generales de los sistemas abiertos. Ms all de las propiedades vinculadas directamente con su condicin bsica de apertura operacional, los sistemas abiertos presentan otras condiciones que los caracterizan y determinan en su forma general de comportamiento como entidades globales. 1.2.4.1 Totalidad. La Teora General de los Sistemas establece que un sistema es un conjunto en que los componentes y sus atributos (o propiedades), slo pueden comprenderse como funciones del sistema total. Un sistema no es una agrupacin azarosa de componentes, sino una organizacin interdependiente en que la conducta y expresin de cada uno influye y es influida por todos los otros. El concepto de totalidad implica no aditividad, en otras palabras, el viejo principio aristotlico acerca del todo, como constituido por algo ms que la simple suma de sus partes. En un sentido operativo, la nocin de totalidad apunta a sealar que cualquier actividad de un sistema, sea sta ms o menos abarcativa, corresponde a una manifestacin de dicha propiedad, esto es, al hecho que las partes son interdependientes entre s y con respecto al sistema global, por lo que las actuaciones de los miembros de un sistema familiar, por ejemplo, son siempre expresin de un todo inseparable y coherente. En la Teora General de los Sistemas, el inters est focalizado en torno a los procesos transaccionales que tienen lugar entre los componentes del sistema mismo, as como entre stos y sus propiedades. En trminos prcticos, ello apunta a destacar la imposibilidad de comprender un sistema mediante el solo estudio pormenorizado de sus componentes por separado (anlisis) y la operacin aditiva posterior (sntesis) de lo obtenido en la fase previa. En su aplicacin a la psicologa de la familia y la Terapia Familiar, el principio de totalidad dice relacin con un nivel de abstraccin ms alto que aqul de las acciones de sus miembros como individuos: se trata de procesos transaccionales amplios (de interaccin y comunicacin) que involucran en distintos grados y maneras, a todos quienes componen un determinado sistema familiar. Como se observar ms adelante, en el campo de la Terapia Familiar, esta propiedad terica de los sistemas, mostrar su aplicabilidad no slo en la descripcin de la familia misma, sino tambin para la conceptualizacin del sistema ms amplio, que conforman el terapeuta y sus atendidos (sistema teraputico). 1.2.4.2 Homeostasis y estado estable. El concepto de homeostasis tiene su origen en la fisiologa y fue desarrollado por W.B. Cannon en la dcada del 20; por lo tanto, es previo al desarrollo formal de la Teora General de los Sistemas. Fue incorporado posteriormente al marco general de dicha teora y ha constituido desde entonces un aporte significativo para las explicaciones biolgicas, psicolgicas y sociales, que se basan en la perspectiva sistmica. En la presentacin ms precisa del concepto original de Cannon (1939), la homeostasis refiere a un mecanismo funcional y protector; no implica algo inmvil, sino ms bien alude a una condicin que puede variar, pero que es relativamente constante.

  • Comunicacin en Terapia Familiar Sistmica. Bosquejo de una epistemologa ciberntica. Universidad de Valparaso-Editorial. 1995.

    Guido Demicheli M.

    Los sistemas abiertos pueden ser caracterizados por la mantencin de un estado estable que ha de entenderse referido a la preservacin del sistema, por un lado, y a su modificacin permanente, por otro. La mantencin de un estado estable por parte de un sistema, est basada en la incorporacin y uso que ste hace de la informacin que retorna a l, proporcionndole indicadores acerca de su propia actuacin. Es lo que se denomina retroalimentacin, y que se revisar a continuacin, como otra propiedad fundamental de cualquier sistema. Es claro que todo sistema familiar requiere de homeostasis para mantener un cierto grado de seguridad y estabilidad respecto de su medio fsico y social, as como en el funcionamiento derivado de la interaccin entre sus propios miembros. Sin embargo, al mismo tiempo requiere plasticidad y posibilidades de modificacin, para comportarse adaptativamente frente a las contingencias siempre cambiantes del entorno y/o de las manifestaciones individuales de sus miembros. En un cierto nivel, la mantencin del 'estado estable' se basa en un proceso homeosttico destinado a mantener cierto tipo de intercambios que permitan detener la entropa y asegurar la subsistencia del sistema como tal. En otro nivel, se trata de la mantencin del carcter del sistema, aun en el marco de las modificaciones que van teniendo lugar en l, como resultado de contrarrestar la entropa y aumentar los intercambios favorables con el medio. Ciertos entendimientos restringidos acerca del concepto de homeostasis, han llevado a cuestionar este proceso como algo deseable para el buen funcionamiento familiar. Ello ocurre cuando se observa un sistema familiar que ha estabilizado un patrn interactivo que genera sufrimiento a sus integrantes. Ms an, en tales situaciones es frecuente (y naturalmente esperable), que en la medida que la persona que aparece como portador del problema mejora, las relaciones intrafamiliares empeoren y surjan otros nuevos problemas. Al momento de consultar y siguiendo una ley bsica de todo sistema, la familia presenta un estado homeosttico (no podra no tenerlo); slo que dicho estado se encuentra mantenido merced a una solucin dolorosa, problemtica. Intuitivamente, el grupo familiar advierte el riesgo de desestabilizacin debido a la accin teraputica y 'resiste' el cambio, trasmitiendo a la vez un contradictorio mensaje al terapeuta: aydenos a solucionar esto, pero sin cambiarnos. En otras palabras, la familia se aferra al estado homeosttico alcanzado. Sin embargo, forma parte de lo predecible que ello ocurrir, y por lo tanto, el terapeuta deber ser capaz de desmontar el dispositivo homeosttico actual, cuidando a la vez de generar otro que no resulte (tan) problemtico a la familia. A veces la solucin teraputica puede consistir, por ejemplo, en reemplazar un problema o conducta frecuente/inmanejable, por otra menos frecuente y manejable. Ciertamente la funcionalidad de los estados homeostticos est en estrecha relacin con ciertos perodos de tiempo; los modos de interaccin mediante los cuales un sistema familiar ha mantenido la estabilidad en determinado momento y condiciones, pueden resultar muy poco apropiados, y en ltima instancia patolgicos, bajo otras circunstancias. Por otra parte, el tipo o caractersticas bsicas de un sistema no cambia directa o esencialmente, como consecuencia de la sola expansin numrica de ste. Se trata ms bien de un cambio cuantitativo, que luego llega a manifestarse en una diferencia cualitativa del sistema.

  • Comunicacin en Terapia Familiar Sistmica. Bosquejo de una epistemologa ciberntica. Universidad de Valparaso-Editorial. 1995.

    Guido Demicheli M.

    Quiz el ejemplo ms visible de este tipo de dinmica a nivel familiar, est en el conjunto amplio y significativo de cosas que se modifican (al mismo tiempo que otras no lo hacen), a partir del cambio (cuantitativo) que tiene lugar con el nacimiento de un hijo. Los horarios cambian, las tareas se redistribuyen, se asignan nuevas responsabilidades (o se reasignan las anteriores), las prioridades se evalan con otro factor presente, se evidencian nuevas aptitudes o destrezas, se redistribuye la auto-estima de los miembros de la familia, se manifiestan nuevos afectos (y tambin nuevos temores), cambian las relaciones y distancia con los familiares polticos, surgen nuevos compromisos con amistades, etc. Desde la formalizacin de la Teora General de los Sistemas y durante varios aos, el debate terico general y, consecuentemente, la atencin de los terapeutas familiares estuvo muy focalizada en los procesos morfostticos (de mantencin o proteccin de lo ya existente), (Demicheli, 1988); con posterioridad a ello, distintos investigadores (Maruyama 1968, Beer 1970, Buckley 1973) se interesaron en los procesos vinculados a ampliaciones de diferencias, cambio y expansiones. A estos procesos se los denomin globalmente como morfogenticos. Un principio significativo derivado del estudio de dichos procesos tiene que ver con el aumento de la diferenciacin de las partes componentes del sistema, por medio de la cual cada una de ellas puede desarrollar complejidad propia, permaneciendo al mismo tiempo, en relacin funcional con la totalidad. Por otra parte, Ashby (1978) seal la importancia de la cantidad de informacin en la relacin sistema- entorno y la consecuente capacidad selectiva del sistema, partiendo del supuesto que la variedad de estados posibles del ambiente es prcticamente infinita y que, por lo tanto, ste es siempre ms complejo que el sistema. Basado en dichas nociones, Beer (1970) desarroll el concepto de viabilidad, considerando que la reduccin de la variedad que presenta el medio por parte del sistema, as como su capacidad de respuesta ante la variedad significativa actual y de anticipacin a la variedad futura, es lo que determina cun viable resulta un sistema frente a sus contingencias. De este modo, el equilibrio pasa a ser considerado como principio fundamental de lo orgnico (sistemas mecnicos y qumicos); la homeostasis se entiende como proceso bsico de los sistemas biolgicos (superiores e inferiores), en tanto que la viabilidad, al implicar capacidad inherente de crecimiento y de cambio autodirigido, pasa a ser factor central en la explicacin de los sistemas sociales. La viabilidad describe un sistema capaz -en diversos grados- de procesos de crecimiento homeosttico y morfogentico. El grado en que un sistema familiar es capaz de utilizar ambas modalidades, para manejarse apropiadamente respecto de su operar y sus propsitos, es lo que indica su viabilidad como sistema. En sntesis, se entiende entonces que los sistemas se desenvuelven merced a una dinmica oscilante que calibra de manera permanente, la estabilidad y el cambio. 1.2.4.3 Retroalimentacin. El concepto de retroalimentacin fue formalizado por N. Wiener (1948) junto con los desarrollos iniciales de la Ciberntica. Bsicamente, describe el proceso mediante el cual un sistema recoge informacin relativa a su propia actuacin y la re-ingresa como parte de su operar, de manera tal de mantener o corregir su funcionamiento, con consideracin de las condiciones del medio en que se desempea. Por lo tanto, el tipo de insumo incorporado no es energtico, sino informativo.

  • Comunicacin en Terapia Familiar Sistmica. Bosquejo de una epistemologa ciberntica. Universidad de Valparaso-Editorial. 1995.

    Guido Demicheli M.

    Cuando la informacin re-ingresada a un sistema, permite que ste reduzca la amplitud de la desviacin de su operar (en relacin al medio), corrigiendo a partir de all su posterior curso de accin, el proceso es denominado retroalimentacin negativa. El ejemplo ms conocido de un sistema (fsico) operando en base a retroalimentacin negativa, es el de un sistema de calefaccin que mantiene estable la temperatura ambiente de un recinto, mediante un termostato. Del mismo modo, los hijos en una familia cualquiera, pueden realizar conductas que contribuyen a aumentar la tensin intrafamiliar y el mal humor de uno o ambos padres; si dicho mal humor llega a manifestarse de manera poco grata, los hijos tienden en el tiempo a regular su conducta dentro de ciertos mrgenes que permitan evitar la expresin desagradable final. Como se puede apreciar, los procesos vinculados a retroalimentacin negativa tienen que ver directamente con la recuperacin o mantencin de la estabilidad de los sistemas. A la inversa, la retroalimentacin positiva, se vincula con las distintas formas de cambio en los sistemas. La retroalimentacin positiva, alude al fenmeno antagnico al hasta aqu descrito; es decir, informacin que re-ingresa al sistema pero que no opera reduciendo, sino aumentando la desviacin con que el sistema est actuando en relacin a su medio; llevada a su extremo, esta forma de retroalimentacin conduce a la desaparicin del sistema. Si se considera la nocin de los sistemas operando en base a permanentes calibraciones entre estabilidad y cambio, la idea tradicional acerca de la retroalimentacin positiva como no conducente a adaptacin ha de repensarse. De hecho, los tericos de la Ciberntica de Primer Orden, (Segundo Onda) como Maruyama, Beekley y Beer, focalizaron su esfuerzo en explicar cmo los sistemas cambian y logran adaptacin mediante ese proceder. Las mutaciones manifestadas y desarrolladas por una determinada especie, seran un buen ejemplo acerca de patrones secuenciales que han operado en base retroalimentacin positiva, haciendo que se amplifique la desviacin y sobrevenga un cambio estructural, que resulta ser finalmente adaptativo. El quehacer psicoteraputico tambin puede ser entendido como un operar que busca cambio, lo cual hace que est ms predominantemente basado en la retroalimentacin positiva que en la negativa; en el trabajo con familias, por ejemplo, manejando los delicados hilos del conversar teraputico, se pretende que la estructura de ese grupo que consulta, se reacomode de manera tal que, sin perder su organizacin como familia, sea algo distinto al final del proceso, de lo que ingres a la oficina en la primera sesin. Lo que se hace, entonces, es ayudar a que desaparezca un sistema particular (el que lleg) y que en su reemplazo surja otro (el que se va) que no tenga contenido el dolor inicial que motiv la consulta. 1.2.4.4 Diferenciacin y especializacin. Con el transcurso del tiempo, los sistemas abiertos van adquiriendo un funcionamiento crecientemente diferenciado y elaborado. Las pautas globales, en un principio difusas, van siendo definidas de modo paulatino y adquieren, a la vez, mayor especificidad y especializacin funcional. En lo biolgico, los distintos rganos sensoriales y el desarrollo mismo del sistema nervioso, muestran notoriamente un progresivo evolucionar diferenciado y especializado; por ejemplo, motricidad y coordinacin viso-motriz. En lo psicolgico, el desarrollo de un individuo se manifiesta en la creciente complejizacin de sus diversas formas de comportamiento cognitivo, afectivo y social; por ejemplo, las emociones que en las primeras etapas de la vida se remiten a tres grandes formas escasamente moduladas (rabia, temor y

  • Comunicacin en Terapia Familiar Sistmica. Bosquejo de una epistemologa ciberntica. Universidad de Valparaso-Editorial. 1995.

    Guido Demicheli M.

    alegra), adquieren sutiles expresiones intermedias a travs de una creciente modulacin socialmente condicionada. Por otra parte, todo sistema social sigue la deriva que las contingencias con su entorno le demandan, debiendo recurrir a modos crecientemente ms especficos y diferenciados de respuesta segn transcurre el tiempo, pues de lo contrario, la viabilidad global del sistema como conjunto se vuelve gradualmente ms frgil, en tanto no cuenta con formas de comportamiento suficientemente afinadas para responder a la diversidad de requerimientos que el entorno le plantea. Por ejemplo, en la actualidad es tal la cantidad y diversidad de informacin existente, que ninguna organizacin o persona, puede pretender el manejo completo de ella. Las personas se especializan, las organizaciones incorporan especialistas. En el plano conyugal, se ha mostrado (Altrocchi, 1959) que los sistemas interaccionales que se mantienen en el tiempo, son aquellos que logran pasar de una relacin inicial predominantemente simtrica (indiferenciada), a otra forma en que prima una conducta complementaria (diferenciada) entre los miembros de la pareja. En una perspectiva familiar, lo que inicialmente es una dupla de personas ms bien igualitarias en su comportamiento, evidencia la necesidad de diferenciarse con la sola llegada del primer hijo; de all en adelante, las mltiples demandas intra y extra-familiares, requieren de repuestas diversas de todos y cada uno de sus miembros, ms que de una sola conducta corporativa e invariable. Esta misma propiedad es la que se expresa dramticamente en el contexto de la Terapia Familiar, cuando se est frente a lo que se ha denominado el 'paciente ndice' o 'designado', entendindose que aqul, ha asumido la funcin de 'regular' el sistema (de un modo problmatico/doloroso) ante la falta o imposibilidad de otra opcin familiar. 1.2.4.5 Equifinalidad. Esta caracterstica de los sistemas alude a la posibilidad de stos de arribar a un mismo estado final, aun habindose constituido en condiciones iniciales distintas y habiendo seguido cursos de accin diferentes. En los sistemas con retroalimentacin, los resultados o alteraciones del estado del sistema luego de transcurrido cierto tiempo, no estn determinados por las condiciones iniciales, sino por la naturaleza misma del proceso. De esta forma, idnticos resultados pueden tener orgenes muy diversos; aquellos son independientes de las condiciones iniciales. En la interaccin humana, el comportamiento de las personas no est determinado por su origen y slo adquiere sentido en el contexto en que se produce. La conducta no es el resultado de causas particulares, sino una parte integrada de un sistema global en curso. El concepto de equifinalidad trae como implicancia el hecho que no es necesaria una hiptesis intrapsquica (en ltima instancia imposible de verificar) para explicar el comportamiento humano, sino que sta se puede obtener a partir de la observacin y la descripcin de la interaccin, de la comunicacin y las relaciones observables entre las distintas partes de un sistema. Tpicamente, por ejemplo, el 'sntoma' o 'conducta problema' en la familia constituyen slo un fragmento de un arco o patrn ms amplio, pero cuyos efectos pragmticos alteran todo el sistema del cual ese sntoma o problema forma parte. Una implicancia significativa de este principio para la psicologa radica, entonces, en que es posible explicar el comportamiento de un sistema por el estado actual en que se encuentra y, por lo tanto, la bsqueda de causas deterministas en el pasado, se hace innecesaria.

  • Comunicacin en Terapia Familiar Sistmica. Bosquejo de una epistemologa ciberntica. Universidad de Valparaso-Editorial. 1995.

    Guido Demicheli M.

    1.3 CIBERNETICA. 1.3.1 Antecedentes histricos. La palabra 'ciberntica' proviene del griego kybernetike, que significa piloto/timonel y, literalmente, arte de gobernar o comandar. Platn la utiliz en La Repblica para referirse al arte de dirigir una nave y a la vez de comandarla. Segn Keeney (1987), que la palabra original se refiera tanto a la natica como al control social, seala que ella se ocupa no slo de los actos instrumentales, sino tambin de las personas mismas que los realizan. El matemtico Norbert Wiener, trabajando en el rea de la Ingeniera durante la Segunda Guerra Mundial, estudiaba la conducta de tiro de los caones anti-areos, enfrentado al problema que la velocidad de los aviones haba aumentado considerablemente desde la Guerra anterior, lo cual haca que los caones fuesen inoperantes si no se contaba con un dispositivo que permitiese la auto-correccin de la trayectoria del proyectil, una vez que ste ya haba sido lanzado. As, Wiener desarroll y formaliz matemticamente el mecanismo de retroalimentacin 2. Fue Wiener quien introdujo el uso del trmino Ciberntica, para referirse a un cuerpo terico todava incipiente, que agrupaba un conjunto de trabajos referidos a analogas entre mquinas, seres humanos y modelos globales de sociedad y defini esta naciente disciplina (1948), como "la ciencia del control y la comunicacin en sistemas complejos (computadoras, seres vivos)". Por su parte, la Teora General de Sistemas fue formulada y formalizada como tal en 1956 por Ludwig von Bertalanffy, pero como producto de un trabajo previo de casi 30 aos, durante los cuales l fue haciendo sistemticos aportes orientados en igual sentido. En ese mismo perodo surgieron muchas otras proposiciones tericas en diversos campos cientficos, las cuales tambin pueden entenderse con propiedad como teoras de sistemas, en tanto corresponden a enfoques en los que predominan los aspectos relacionales entre los componentes de los fenmenos estudiados, a la vez que se enfatiza el carcter de totalidad de ellos, amn de otras correspondencias con la nocin de 'sistema' de Bertalanffy. Las convergencias conceptuales, la utilizacin recproca de trminos, incluso la sobreposicin de nociones e ideas fundacionales entre la Ciberntica y la Teora General de Sistemas, desarrollada desde la biologa por von Bertalanffy, dieron origen a un cuerpo terico amplio y a la vez ambiguo en sus delimitaciones, que desde su conformacin misma, se ha denominado globalmente como "sistmica". Hay algunos equvocos que se originan a partir de la circunstancia --ya enunciada-- que tanto la Teora General de Sistemas como la Ciberntica, se desarrollaron en forma paralela y casi simultnea en los tiempos iniciales; esto ha derivado en que la distincin entre ambas no siempre sea lo suficientemente clara y que, de hecho, se aluda a ellas (y a sus relaciones) de una manera un tanto confusa.

    2 G. Bateson estuvo en el umbral de lo que ms tarde Wiener formalizara como Ciberntica. l reconoci en las exposiciones de Mc Culloch y Bigelow en las Conferencias Macy de 1942, el concepto de feedback negativo que le haba faltado (Bateson, 1976, pag.9). En efecto, en 1936 --aunque sin utilizar el trmino-- haba descrito el feedback positivo, al explicar las posibilidades de ruptura y mantencin de la estabilidad de los sistemas sociales mediante acoplamientos entre lo que llam cismognesis simtrica y cismognesis complementaria (Winkin, 1982, pag. 35).

  • Comunicacin en Terapia Familiar Sistmica. Bosquejo de una epistemologa ciberntica. Universidad de Valparaso-Editorial. 1995.

    Guido Demicheli M.

    1.3.2 Desarrollo y etapas de la Ciberntica. Como ya fue sealado, las primeras investigaciones cibernticas aplicadas se realizaron en el mbito de la cohetera durante la Segunda Guerra Mundial; aplicaciones posteriores la llevaron al campo de la robtica y la inteligencia artificial. Sin duda que el concepto de feedback --como proceso autocorrectivo del operar de los sistemas-- tuvo significativa incidencia en ese quehacer inicial, as como result crucial para sus posteriores aplicaciones en otras reas de conocimiento. De hecho, lo que pudiera no haber sido ms que un logro tecnolgico en un campo especfico --el de los sistemas artificiales--, mostr tambin ser de utilidad para la comprensin de los sistemas biolgicos, naturales. Al mismo tiempo, sugiri prontamente gran potencialidad para su aplicacin ampliada a sistemas sociales. Segn Pakman (1991), cuando los cibernetistas se percataron que la nocin de 'circularidad' traa consigo muchas consecuencias, esta nueva disciplina desarroll un lenguaje interdisciplinario por naturaleza y su red conceptual se ampli significativamente. El examen de dichas consecuencias muestra por ejemplo, que : a) la idea de circularidad hace que la nocin de causalidad incluya ahora no slo la 'causa efficiens' actuando desde el pasado, sino tambin la 'causa finalis' actuando desde el futuro. Adems cuando en una secuencia a-b-c-d, sta ltima (d) vuelve sobre la primera (a) se generan dos niveles distintos y simultneos de causalidad: uno, en que puede distinguirse una cadena lineal-secuencial de elementos causales actuando desde el pasado al futuro, y otro, en que la distincin puede ser hecha sobre el conjunto como tal, cerrado sobre s mismo, autnomo en relacin al medio y con un propsito en el futuro, lo cual hace que se manifieste una 'endocausalidad' que opera en un nivel distinto al de los elementos causales descritos antes. Esto hace que el sistema estimulado 'desde fuera', no responda slo en base a dicha perturbacin, sino que tambin lo haga en virtud de aquello que el sistema --en tanto conjunto-- tiene como propsito, lo cual corresponde a una causalidad actuando 'desde dentro'. b) al unir circularmente los componentes, generando el propsito o dimensin teleolgica del sistema, se establece la diferencia medular entre la Fsica y la Ciberntica: el enlace circular de los elementos no establece slo un circuito retroalimentador energtico-material, sino ms all de aquello, la posibilidad de procesos de informacin y organizacin de sta. c) en los sistemas explicables en trminos de circularidad, la historia juega un papel significativo; hay una acumulacin de eventos pasados (informacin previa) que acota el sistema, determinndolo histrica y estructuralmente. d) la nocin de circularidad trae consigo la de 'regulacin', la que a su vez complejiza la nocin de control; es decir, regular implica generar niveles de meta-estabilidad y no imponer un opcin directa y predecible. Implica ms bien establecer rangos de oscilacin posible dentro de los cuales los componentes del sistema pueden rehacer permanentemente su organizacin. De este modo, la Ciberntica se encontr en condiciones apropiadas para manejarse no slo con mquinas y sistemas artificiales, sino tambin con sistemas biolgicos. Desde la dcada del 30, Bertalanffy haba venido buscando leyes que resultasen aplicables a todos los sistemas, a fin de formular una teora general para stos, independientemente del tipo de componentes que tuvieran. Esto explica las sobreposiciones entre ambas disciplinas durante varios aos de sus respectivos desarrollos; sin embargo, la Ciberntica tuvo una acelerada evolucin en las dos dcadas siguientes a la formalizacin de Wiener, mientras que la Teora de Sistemas permaneci ms ligada, hasta ahora, al mbito de la ingeniera, la administracin y los sistemas artificiales. Durante dicho proceso evolutivo son distinguibles etapas y momentos particulares que a continuacin se describen en sus aspectos diferenciales.

  • Comunicacin en Terapia Familiar Sistmica. Bosquejo de una epistemologa ciberntica. Universidad de Valparaso-Editorial. 1995.

    Guido Demicheli M.

    1.3.2.1 Ciberntica de Primer Orden. La Ciberntica se constituye con Wiener en el mundo matemtico y vinculada a la ingeniera en comunicacin y a las ciencias de la computacin; la premisa de fondo en este momento, es que el sistema observado es independiente del observador. En esta etapa inicial de la Ciberntica son distinguibles a la vez, dos momentos evolutivos: el que se acaba de describir, que tiene lugar con el advenimiento mismo de esta nueva ciencia y que se denomina Ciberntica de Primera Onda y otro posterior, a fines de la dcada del sesenta, que da origen a la llamada Ciberntica de Segunda Onda. Durante el primer perodo de esta etapa se presta atencin principal a la retroalimentacin negativa y al modo en que los sistemas mantienen su organizacin. Desde esta perspectiva, se enfatiza el estudio de la entropa y los procesos de feedback que la contrarrestan y detienen temporalmente. Esta tendencia a la desorganizacin es colocada como aspecto central de las relaciones entre hombre/mquina y su ambiente, lo cual hace que los procesos de comunicacin y regulacin --en cuanto intercambio de informacin--, resulten cruciales para el ajuste entre ambas partes. Al re-ingresar al sistema la informacin acerca de los resultados o consecuencias que ha tenido la propia operatoria o conducta de ste en su entorno, esos mismos datos pueden ser empleados para las acciones futuras del sistema, lo cual hace que la operatoria general del sistema se haga ms precisa y ms estable. De acuerdo a las concepciones de la Ciberntica de Primera Orden, Primera Onda, los sistemas cibernticos son sistemas abiertos a la incorporacin de energa/materia o informacin proveniente del exterior, actan en respuesta y concordancia con su entorno y tienden fundamentalmente a la preservacin de su estabilidad. En este perodo se enfatiza el estudio de los procesos constrictivos (de mantencin) y el desarrollo de conceptos tales como homeostasis, morfostsis, reglas y auto-correccin. Durante el segundo perodo de esta primera etapa el foco de atencin se desplaza hacia la retroalimentacin positiva y los procesos de cambio en los sistemas. En concordancia con este nfasis, el inters se centra en los procesos que amplifican las diferencias y la desviacin del estado estable del sistema, es decir, en aquellas operatorias que dan origen a estados nuevos y formas diferentes de las anteriores; modalidades morfogenticas como la diferenciacin, la expansin, la acumulacin progresiva de diferencias, etc., pasan a ser el centro de atencin de los investigadores cibernticos. M. Maruyama (1963), afirma que hay sistemas en que la participacin de procesos de retroalimentacin positiva es visible y no poco frecuente. De hecho sus planteamientos y aportes enriquecen notoriamente las posibilidades descriptivas acerca de los sistemas sociales. Fenmenos de cambio econmico como la acumulacin de la riqueza en el capitalismo, de cambio poltico o religioso como las revoluciones, de cambio psicolgico como la psicotizacin o la psicoterapia, o de cambio social, como el racismo y las migraciones, pueden ser complejizados y explicados de manera ms acabada que s se considera slo la estabilidad y la retroalimentacin negativa. El mecanismo comn a estos fenmenos pareciera incluir, de distintas maneras, procesos causales mutuos de amplificacin de desviacin, es decir, de feedback positivo. Si se considera que stos son procesos de 'diferenciacin', se entiende entonces que los sistemas de cualquier orden --incluso biolgicos-- siguen una deriva que no est pre-determinada en un particular punto de inicio, sino que va siendo determinada momento a momento en la interaccin misma. El estado particular de un sistema en

  • Comunicacin en Terapia Familiar Sistmica. Bosquejo de una epistemologa ciberntica. Universidad de Valparaso-Editorial. 1995.

    Guido Demicheli M.

    un instante especfico, resulta explicable por la accin de procesos que amplan diferencias, sobre un fondo tambin necesario de invariabilidad. Durante este perodo entonces, los quehaceres de la Ciberntica estuvieron ms vinculados a la nocin de cambio y orientados a desarrollar y formalizar conceptos tales como desbalance, morfognesis, escalada, amplificacin, divergencia, etc. La Ciberntica de Segunda Onda, claramente complementaria con la anterior, provey la contraparte imprescindible para tener una descripcin ms integral respecto del modo en que los sistemas responden a las contingencias y manejan sus estados. De all en adelante, 'estabilidad' y 'cambio' pudieron ser entendidos y conceptualizados como dos momentos de un mismo proceso, que al igual que el equilibrio de una malabarista sobre la cuerda floja, no puede ser explicado sin considerar que l logra mantenerse estable sobre su precario soporte, slo en virtud de casi imperceptibles, pero permanentes, cambios de posicin. 1.3.2.2 Ciberntica de Segundo Orden. En 1958 se cre el Laboratorio de Computacin Biolgica en la Universidad de Illinois, Urbana, que von Foerster dirigi desde ese ao, hasta su retiro en 1976. Probablemente, por all pasaron los pensadores ms fecundos ligados a esa rea del conocimiento, H. Maturana entre ellos. Durante dos dcadas, von Foerster y sus colaboradores propiciaron y desarrollaron investigacin basada en principios cibernticos, pero orientada principalmente hacia el fenmeno del conocer y los distintos modos de organizacin del sistema nervioso en seres humanos y seres vivos en general, ms all de las aplicaciones al mbito de la ingeniera, la computacin y la fsica. El inters inicial de los cibernticos por disear sistemas, dio paso al inters por entender aquellos sistemas que no haban sido creados por ellos, sino que les antecedan en su constitucin, como por ejemplo, seres vivos --incluidos los humanos-- y sistemas sociales. Dichos sistemas comparten la caracterstica de ser auto-organizadores, propiedad que hace que las nociones de autonoma (regulacin por reglas propias y posibilidad de modificarlas) y autorreferencia (posibilidad de una operacin cualquiera de tomarse a s misma como objeto de su propia operatoria), pasen a ocupar un lugar preponderante en la comprensin de los sistemas biolgicos y sociales. En 1974, Howe y von Foerster establecieron la distincin entre una Ciberntica de Primer Orden que supone la observacin de un sistema con independencia del observador (ciberntica de los sistemas observados) y una Ciberntica de Segundo Orden, que parte del supuesto que ninguna observacin puede darse con independencia del observador (ciberntica de los sistemas observantes) y asume que ste, forma parte del proceso mismo de observar. Esta Ciberntica de Segundo Orden considera principalmente el carcter autorreferencial y recursivo de los fenmenos que se pretende describir, explicar, o con los cuales se est operando. La realidad ya no es concebida como independiente de los supuestos del observador que la organiza. En una clebre conferencia dictada en la Universidad de Pennsylvania en 1974, H. von Foerster basndose en el aforismo de H. Maturana 'todo lo dicho lo dice un observador', enlaz el observador como ser biolgicamente capaz de hacer descripciones, con el lenguaje como capacidad humana para contactarse con otros humanos y, la sociedad como unin de a lo menos dos observadores. Estos tres componentes entrelazados configuran un sistema cerrado e interdependiente, que no permite (ni hace necesario) establecer cul de ellos fue primero o es ms importante. Esa misma conferencia dio origen despus al artculo 'Ciberntica de la Ciberntica' y se lo considera la propuesta original de von Foerster acerca de la Ciberntica de Segundo Orden.

  • Comunicacin en Terapia Familiar Sistmica. Bosquejo de una epistemologa ciberntica. Universidad de Valparaso-Editorial. 1995.

    Guido Demicheli M.

    A partir de datos neurofisiolgicos, von Foerster da cuenta del fenmeno visual humano del 'punto ciego' que hace que los humanos 'no veamos que no vemos', esto es, que habiendo una parte de nuestro campo visual en el que no tenenos visin, no percibimos all un agujero o mancha negra como sera esperable. Von Foerster denomina a este fenmeno 'ceguera de segundo orden'. El paradigma tradicional en ciencia, indaga en los objetos y los observa como si sus propiedades o caractersticas estuvieran 'all afuera', en los objetos mismos, y eso representa --segn von Foerster-- otra expresin de ceguera cognoscitiva propia de nuestra civilizacin occidental: la que ha dado origen a la nocin de objetividad. En el quehacer cientfico esta idea rectora se manifiesta en la regla bsica: las propiedades del observador no deben entrar en la descripcin de sus observaciones. Al examinar esta proscripcin, von Foerster se pregunta de qu manera podra un observador hacer las descripciones que hace si no contara con dichas propiedades. Y contina ... " de all que yo diga, con toda modestia, que proclamar objetividad no tiene sentido !. (von Foerster, 1991, pag.91). De este modo, cuando la Ciberntica se cuestion de manera radical el principio de la objetividad y como disciplina se hizo la pregunta por el conocer como interrogante vlida de la cual hacerse cargo, se produjo el salto cualitativo que marcara, en ese momento, una diferencia fundamental con la Teora de Sistemas. Al querer dar cuenta de algo ms que la 'realidad observada', la Ciberntica pas de ser una ciencia, (interesada en ciertos fenmenos) a ser una epistemologa, (interesada en el fenmeno mismo del conocer, en sus limitaciones y posibilidades). 1.3.3 Los senderos de una nueva epistemologa. G. Bateson y M. Mead, ambos antroplogos, fueron los precursores de estas ideas en el campo de la Ciencias Sociales. A travs del primero de ellos, pasaron al campo de la psiquiatra y la comunicacin (Bateson & Ruesch, 1951) y se desarrollaron despus en el campo de la Terapia Familiar Sistmica desde los aos 60 en adelante, a partir del trabajo inicial del llamado Grupo de Palo Alto en el Mental Research Institute de California. Segn L. Hoffmann (1985), Bateson no slo era un cientfico, sino que tena una gran capacidad de visualizar anticipadamente eventos que el resto de la gente ni siquiera sospechaba. " Ya en 1970, Bateson haba llegado a ser algo as como un 'cruzado' para la integridad de la biosfera. El comenz a hablar ms y ms acerca de los peligros del pensamiento lineal-no holstico y de los errores epistemolgicos involucrados en las nociones de control y poder" (pag. 1). En sus distintos planteamientos epistemolgicos, Bateson prioriza de manera reiterada la forma por sobre la materialidad o la accin de 'fuerzas' (trmino que denota y connota una concepcin fsico-mecnica) y hace preponderar la comunicacin por sobre la energa, apuntando esencialmente a la bsqueda de las 'pautas organizativas' de los fenmenos en estudio. Tambin seal tempranamente (1951) el fenmeno de la 'puntuacin' que hace cada persona respecto de las situaciones en que participa. Ah ya estaba implcita su idea de la epistemologa como una 'estructura de carcter' (u observador participante), que entra en juego toda vez que una persona cualquiera interacta con otra. Bateson fue un precursor del uso de la teora de los tipos lgicos de Whitehead y Russell en Ciencias Sociales y la emple como un instrumento para describir la comunicacin y la interaccin humanas, modificando el sentido inicial que sus propios creadores le dieron, esto es, como un recurso para eludir o proscribir las paradojas.

  • Comunicacin en Terapia Familiar Sistmica. Bosquejo de una epistemologa ciberntica. Universidad de Valparaso-Editorial. 1995.

    Guido Demicheli M.

    En su libro pstumo (1979), fue ms explcito an respecto del modo en que l visualizaba y conceba para ese entonces la idea de 'tipificacin lgica', sealando que "... cuando sta es trasplantada de los reinos abstractos habitados por los filsofos, matemticos, al alborotado mundo de los organismos, toma una apariencia bien distinta. En vez de una jerarqua de clases, tenemos ante nosotros una jeraraqua de rdenes de recursividad" (p. 179). Cuando M. Mead y H. von Foerster (1968, 1974) comenzaron a hablar de Ciberntica de la Ciberntica, se referan a una disciplina que tomaba rumbos epistemolgicos al girar sobre s misma e incluir conceptos de segundo orden, es decir, conceptos con capacidad autolgica o autorreferencial. A partir de ese movimiento las preguntas cambiaron, centrndose en la bsqueda de explicaciones acerca de la propia operatoria cognoscitiva del observador. En otras palabras -al decir de von Foerster-, se hizo necesaria una teora del observador, que deba ser biolgica, lingstica y social a la vez. Como ya se ha enunciado, el advenimiento de las nociones de segundo orden transform la tarea cientfica de la Ciberntica en una prctica epistemolgica, al hacerla focalizarse en la exploracin de los procesos mismos con que el ser humano intenta conocer su mundo. De manera anloga y en consecuencia, la Psicologa y su quehacer teraputico comenzaron a verse afectados por esta nueva concepcin desde mediados de los aos ochenta. La Terapia Familiar, particularmente ligada desde sus inicios a los desarrollos de la Teora de Sistemas y la Ciberntica, y a la vez como ha dicho Sluzki (1991) " ... siempre a la bsqueda de nuevos modelos para enriquecer su vocabulario, de nuevos paradigmas para difundir su visin y, tal vez de nuevos conos para adorar ...al menos por un tiempo" (pag.9), ha mostrado una rpida resonancia de estas ideas en sus prcticas, segn ellas han ido emergiendo en este nuevo campo, vasto y fascinante a la vez. Algunos aspectos que podran ser de ms ostensible implicancia terica y epistemolgica para la Psicologia, se delinean a continuacin. Otros que tienen que ver con el mbito de sus aplicaciones en el campo especfico de la Terapia Familiar se describen ms detalladamente en el captulo V. 1.3.4 Hacia una epistemologa ciberntica para la psicoterapia. Al igual como las nociones de segundo orden modificaron radicalmente el quehacer de la Ciberntica, cuando dichas nociones se asumen en el mbito de la Psicologa cambian de manera sustancial el ejercicio psicoteraputico, configurndolo como una actividad con fuerte connotacin epistemolgica. Las relaciones entre Ciberntica y psicoterapia se redefinen sustancialmente; ya no se trata de un nuevo modelo intermedio basado en ciertas conceptos tericos particulares, sino de un referente epistemolgico general (que incluye planteos acerca de realidad, verdad, objetividad y acerca del proceso mismo de conocer), a partir del cual se puede generar una diversidad de nuevas herramientas tcnicas y conceptuales aplicables a la psicoterapia. Esta postura epistemolgica global de segundo orden, es lo que se ha resumido y difundido con el trmino de constructivismo Desde una perspectiva constructivista, resulta inevitable preguntarse cmo emergi la realidad en la que se participa; ante cualquier observacin, descripcin o prescripcin, el terapeuta de segundo orden se preguntar por el proceso que gener dichas distinciones y al mismo tiempo asumir que hay otras alternativas posibles, al menos potencialmente. Al mismo tiempo, una parte esencial de la prctica psicoteraputica pasa a estar en la capacidad del terapeuta para meta-posicionarse y abrirse permanentemente a nuevas posibilidades de entendimiento, revisin, valoracin, alternativas de solucin etc., en conjunto con quienes le han consultado.

  • Comunicacin en Terapia Familiar Sistmica. Bosquejo de una epistemologa ciberntica. Universidad de Valparaso-Editorial. 1995.

    Guido Demicheli M.

    Desde esta posicin, el terapeuta ya no es ms alguien que describe el sistema desde fuera, sino alguien que construye un sistema (teraputico) del cual l tambin es parte activa; ms an, l slo puede emerger como tal mediante dicha participacin, al mismo tiempo que la viabilidad y efectividad de esa relacin, depender del modo en que todos los participantes en dicho sistema se acoplen en pos de su propsito comn. El campo psicoteraputico se complejiza al dejar de ser el terapeuta alguien que habla de un sistema externo a l y, por lo tanto, descriptible con 'objetividad', para pasar a considerar las propias limitaciones, restricciones y determinantes de su 'hablar acerca del sistema', as como para operar promoviendo una revisin de las premisas invisibles que limitan, restringen, y determinan, lo que los pacientes dicen acerca de los sistemas en que participan. De igual modo, actuando desde una perspectiva de segundo orden el terapeuta se abocar menos a desentraar la verosimilitud de la realidad en que encuentra y ms a promover realidades que contengan menos restricciones para los consultantes dentro del dominio que ha sido definido, con ellos, como problemtico. La perspectiva de segundo orden invita y empuja a la bsqueda permanente de nuevos contextos, escenarios, marcos, galeras, encuadres, etc. para la conversacin, con la sola acotacin --ni ms ni menos-de las restricciones que impone la capacidad humana para operar ms all de ciertos niveles de complejidad (meta-meta-posicin). Evidentemente, este tipo de ejercicio slo puede hacerse incluyendo la mirada de los otros participantes. Esta manera de afrontar el quehacer teraputico proporciona un medio para abrir paso a la curiosidad y hacer espacio a la aparicin de nuevas visiones; para tantear caminos inexplorados e invitar a la novedad y a la diversidad a sentarse en la mesa de conversaciones en que, consultantes y consultados, buscan una nueva forma de 'construir la realidad', que pueda ser menos problemtica o dolorosa de lo que era antes de empezar a dialogar. El establecimiento de un nexo recursivo entre observador, lenguaje y sociedad, que se ha sealado previamente, muestra un aspecto distintivo de la mirada ciberntica sobre los sistemas y debiera llamar la atencin de los que estn en el campo de la psicoterapia, a lo menos en dos sentidos: 1) por una parte, pone de relieve que lo central del planteamiento ciberntico es el vnculo, la pauta, la organizacin, y que las localizaciones cerebrales, las dinmicas qumicas de los neuro-trasmisores, las interacciones lingsticas o los modos y estilos de convivencia, presentan cada uno su propia organizacin y, al mismo tiempo, ciertos nexos de continuidad descubiertos o por descubrir, ms que dicotomas o categoras analticas independientes, 2) por otra, al reconocer las propiedades y limitaciones del acto biolgico de conocer, la prctica bsica de la psicoterapia (de segundo orden) pasa necesariamente por un mirarse a s mismo del terapeuta a travs de la conversacin con quienes le consultan y de su (eventual) interaccin con otros sistemas involucrados en el caso (profesionales derivantes, servicios de asistencia social, co-terapeutas, asesores tras el espejo, etc.), con vistas a examinar y trascender las limitaciones del propio mirar/operar. Una de las posibles formas contribuyentes a este propsito, sugiere que el terapeuta se comunique con los consultantes, siguiendo un procedimiento abductivo, es decir, un estilo de dialogar que no considere las narraciones de stos slo como un caso particular de algo ms general (deduccin), ni establezca apreciaciones generales a partir de un relato o situacin particular (induccin), sino que se realice movindose siempre dentro de un mismo nivel lgico (Pakman, 1991). Es pertinente sealar en relacin a este punto, que no se pretende una malentendida igualdad entre el terapeuta y quienes consultan, porque de hecho ambos tienen propsitos y expectativas diferentes en torno al motivo que los convoca; al mismo tiempo, existen tambin atribuciones sociales que definen de distinta manera el papel que cada uno ha de jugar en ese encuentro. De lo que se trata --y ha sido

  • Comunicacin en Terapia Familiar Sistmica. Bosquejo de una epistemologa ciberntica. Universidad de Valparaso-Editorial. 1995.

    Guido Demicheli M.

    sealado ya en otro lugar-- (Demicheli, 1991), es de cmo maneja el terapeuta esa diferencia socialmente asignada y establecida. Todo participante en una interaccin (de cualquier tipo o naturaleza), puede realizar (y de hecho lo hace) puntuaciones propias y particulares acerca de su participacin en dicha interaccin. Puede hacer lo mismo en relacin a el/los otro (s) interactuantes y tambin respecto de la situacin global en que ambos/todos toman parte. Dicha perspectiva individual fue comparada por Bateson (1979) con la visin monocular, estableciendo la analoga con los ojos, al sealar que al igual como en el funcionamiento de stos, en donde la visin binocular (amplia del conjunto) se obtiene por la participacin de ambos, la perspectiva relacional slo es posible cuando se funden las versiones de las dos partes en proceso. Del mismo modo en que un consultante se halla restringido para mirar la situacin que lo aproblema de un manera distinta que le resulte liberadora, la biologa de la percepcin nos ha mostrado que el terapeuta --al igual que quienes le consultan-- no puede distinguir entre ilusin y percepcin y no tiene ningn acceso privilegiado a 'cmo las cosas son en realidad', sino que es otro humano con iguales restricciones, slo que en otros mbitos y momentos. De all la importancia de la exploracin auto-referencial respecto del proceso (teraputico) mismo en que se participa, entendido ste como un espacio donde co-construir con los consultantes versiones alternativas 'pertinentes', desde un punto de vista tico, esttico y pragmtico. Pakman (1991) ha propuesto interesantes referentes para evaluar dicha pertinencia en la construccin de realidades psico-teraputicas alternativas: en lo tico, que la terapia promueva un contexto que salvaguarde la autonoma de cada participante, de manera que cada cual pueda definir sus propsitos sin imposiciones desde ni hacia los dems. En lo esttico, que la terapia constituya un dominio que resguarde la trivializacin de la experiencia humana, permitiendo revalorizar sus aspectos distintivos y originales. En lo pragmtico, que la terapia genere posibilidades efectivamente nuevas y diferentes de entendimiento y/o accin en aquel espacio consensualmente definido como problemtico para los consultantes. La generalidad de los intentos explicativos en psicologa y en psicoterapia se han basado en descripciones simples; es decir, en pretender la explicacin del conjunto, en base a alguna de las mitades que configuran las pautas amplias de relaciones. Keeney (1987), ha sealado que la doble descripcin es una herramienta epistemolgica fundamental, en tanto permite generar y/o distinguir diversos rdenes de pautas. Son los contextos de la accin --dice este autor siguiendo a Bateson--, los que determinan la forma en que se conectan las acciones simples en la organizacin social, es decir, el modo en que las manifestaciones de unos individuos se ordenan en el tiempo, frente a las manifestaciones de otros individuos (pag. 54). Si se siguen estos planteamientos se bosqueja clara la necesidad que no slo la psicoterapia, como un quehacer especfico, sino que la Psicologa, como disciplina cientfica, tienen de contar con una epistemologa que considere la participacin del observador en sus observaciones y los procesos recursivos entre los distintos niveles de significacin y accin social en que transcurre la vida humana. En concordancia con Keeney (1987), se propone aqu que dicha epistemologa ha de estar basada en nociones cibernticas, en el sentido de priorizar la observacin de la pauta ms amplia y la recursividad que constituye a todo proceso como tal. Y se agrega que dicha manera de observar ha de incluir los fundamentos biolgicos del conocer humano que han propuesto Maturana y Varela (1984) y la reflexividad propia de los procesos de comunicacin e interaccin social postulados por Pearce y Cronen (1980).

  • Comunicacin en Terapia Familiar Sistmica. Bosquejo de una epistemologa ciberntica. Universidad de Valparaso-Editorial. 1995.

    Guido Demicheli M.

    De alguna manera, este conjunto de principios rectores acerca de la capacidad humana de auto-observarse y sus races biolgicas, as como la consideracin de los procesos recursivos y de la reflexividad en los procesos de comunicacin/interaccin humana, pueden apreciarse en lo que aqu se propone denominar Enfoque Reflexivo en Terapia Familiar Sistmica (captulo V); dicha modalidad de trabajo psicoteraputico, parece constituirse como una forma suficientemente coherente de psicologa aplicada, que emerge desde el tipo de premisas epistemolgicas antes referidas.