MÁS ALLÁ DEL FUNCIONALISMO: SUSTENTABILIDAD...

of 23 /23
Prepared for delivery at the 2003 meeting of the Latin American Studies Association, Dallas, Texas, March 27-29, 2003 CIT005: En la piel de la ciudad: exclusión, supervivencia y nuevos imaginarios urbanos MÁS ALLÁ DEL FUNCIONALISMO: SUSTENTABILIDAD URBANA EN AMÉRICA LATINA Dr. Alfonso Valenzuela Aguilera Universidad Autónoma del Estado de Morelos [email protected] Resumen / Abstract: En el presente trabajo se analiza el cambio de paradigmas que significó el funcionalismo urbano de los años treinta a sesentas, en donde una imagen idealizada de “progreso” incidió en el desarrollo de tres de las ciudades más representativas en América Latina: Ciudad de México (México), Caracas (Venezuela) y Río de Janeiro (Brasil); A partir de una crítica a la idea de modernidad en el ámbito urbano, se revisan algunas alternativas y se vislumbran nuevas estrategias de integración encaminadas a recuperar la vitalidad del tejido urbano a través del tratamiento comprensivo del territorio. In this essay we assess the change of paradigms that urban functionalism of the thirties and sixties brought about, in which the idealized image of “progress” oriented the development of three of the most important cities in Latin America: Mexico City (Mexico), Caracas (Venezuela), and Rio de Janeiro (Brazil); A critique on the idea of modernity in the urban arena serves to draw atention to a new set of strategies aimed to recover the vitality of the urban fabric by acknowledging the need of a comprehensive approach of the territory. Palabras clave: modernidad, funcionalismo, sustentabilidad, segregación, zonificación, gestión urbana, estructura, imagen urbana. Key words: modernity, functionalism, sustentability, segregation, zoning, urban management, structure, urban image.

Embed Size (px)

Transcript of MÁS ALLÁ DEL FUNCIONALISMO: SUSTENTABILIDAD...

  • Prepared for delivery at the 2003 meeting of the Latin American Studies Association, Dallas, Texas, March 27-29, 2003

    CIT005: En la piel de la ciudad: exclusin, supervivencia y nuevos imaginarios urbanos

    MS ALL DEL FUNCIONALISMO: SUSTENTABILIDAD URBANA EN AMRICA LATINA

    Dr. Alfonso Valenzuela Aguilera

    Universidad Autnoma del Estado de Morelos [email protected]

    Resumen / Abstract:

    En el presente trabajo se analiza el cambio de paradigmas que signific el funcionalismo urbano de los aos treinta a sesentas, en donde una imagen idealizada de progreso incidi en el desarrollo de tres de las ciudades ms representativas en Amrica Latina: Ciudad de Mxico (Mxico), Caracas (Venezuela) y Ro de Janeiro (Brasil); A partir de una crtica a la idea de modernidad en el mbito urbano, se revisan algunas alternativas y se vislumbran nuevas estrategias de integracin encaminadas a recuperar la vitalidad del tejido urbano a travs del tratamiento comprensivo del territorio.

    In this essay we assess the change of paradigms that urban functionalism of the thirties and sixties brought about, in which the idealized image of progress oriented the development of three of the most important cities in Latin America: Mexico City (Mexico), Caracas (Venezuela), and Rio de Janeiro (Brazil); A critique on the idea of modernity in the urban arena serves to draw atention to a new set of strategies aimed to recover the vitality of the urban fabric by acknowledging the need of a comprehensive approach of the territory.

    Palabras clave: modernidad, funcionalismo, sustentabilidad, segregacin, zonificacin, gestin urbana, estructura, imagen urbana.

    Key words: modernity, functionalism, sustentability, segregation, zoning, urban management, structure, urban image.

  • 2/2

    MS ALL DEL FUNCIONALISMO: SUSTENTABILIDAD URBANA EN AMRICA LATINA

    Alfonso Valenzuela Aguilera

    1. Introduccin

    La influencia que la modernidad1 ejerci en la concepcin urbana en Amrica Latina fue determinante en la produccin de la ciudad, si consideramos que tanto los tcnicos especializados como las altas esfera de la poltica adoptaron sus principios como base en la toma de decisiones sobre el futuro de las ciudades. El imaginario asociado con la modernidad asuma una visin progresista, actual e internacional en el que la ciudad proyectara al mundo la vitalidad de las nuevas economas emergentes del continente que, mediante la industrializacin del sector de la construccin, estaran atendiendo las demandas masivas de vivienda, de infraestructuras y de equipamientos derivadas del crecimiento urbano expansivo de la regin.

    La ideologa detrs del discurso modernista que justifica el sometimiento de la libertad del individuo mediante la normalizacin y estandarizacin en nombre del inters comn, ha sido sistemticamente desmentida por la historia; sin embargo, la planeacin urbana surge a partir del establecimiento de una interdependencia causal entre la cultura cientfica, una sociedad ordenada y la libertad del individuo como producto de la razn2;

    Consideramos que la fascinacin con en la tecnologa como camino al bienestar durante la era industrial se repite hoy en da con las nuevas tecnologas de la informacin, lo cual nos remite a la visin idealizada del progreso como algo ineludible y que ameritara la adaptacin de la sociedad a estos nuevos paradigmas esperando solucionar con ellos, cuestiones que rebasan el mbito espacial.

    Consideramos que si bien el mejor aprovechamiento de los recursos y una organizacin depurada en los procesos han sido objetivos loables para la sustentabilidad de las ciudades, tambin es cierto que las propuestas de replantear el tejido urbano a partir de una tabula rasa con el fin de racionalizar y ordenar el espacio resultaron ciertamente excesivas. El reduccionismo aplicado a la concepcin de la ciudad como una maquina organizada en sectores claramente diferenciados con el fin de permitir una comunicacin efectiva entre las funciones, perdi de vista la complejidad inherente al constructo humano.

    En el presente trabajo se analiza el cambio de paradigmas que signific el funcionalismo urbano de los aos treinta a sesentas, en donde una imagen idealizada de progreso incidi en el desarrollo de tres de las ciudades ms representativas en Amrica Latina: Ciudad de Mxico (Mxico), Caracas (Venezuela) y Ro de Janeiro (Brasil); A partir de una crtica a la idea de modernidad en el mbito urbano, se revisan algunas alternativas y se vislumbran nuevas estrategias de integracin encaminadas a recuperar la vitalidad del tejido urbano a travs del tratamiento comprensivo del territorio. 1 Consideraremos el concepto de modernidad dentro del contexto arquitectnico y urbano que surgi a partir del proceso de industrializacin de la primera mitad del siglo XX en Amrica Latina. 2 A partir de la visin critica de Tourraine en donde La humanidad, al obrar segn las leyes de la razn, avanza a la vez hacia la abundancia, la libertad y la felicidad; ver Tourraine, Alain, Critique de la Modernit, 1992, Paris: Librairie Arthme Fayard.

  • 3/3

    2. Funcionalismo y modernidad

    La modernidad es analizada como concepto filosfico y como condicin originada en la Europa decimonnica por Octavio Paz, y es precisamente a partir del surgimiento de la nocin de la confianza en el progreso del hombre, que los urbanistas sintonizan con sta idea, aplicando un carcter cientfico a la planeacin de las ciudades, y que comienza con el establecimiento de las Academias de Bellas Artes -siguiendo el modelo francs- en la mayora de los pases latinoamericanos3.

    La era moderna se sostiene entonces en una renovada fe en la razn, estimulada por los avances cientficos-tecnolgicos, y con la confianza en el desarrollo ilimitado del intelecto humano. De acuerdo con Foucault, es a partir del siglo dieciocho que el Urbanismo empieza a figurar entre los instrumentos de control y gobierno, y donde comienza a formar parte de un programa de racionalidad gubernamental, caracterizado como un sistema de regulacin de la conducta del individuo con la intencin de lograr que el control social fuera tal que no fuera necesario intervenir para su regulacin4.

    El movimiento moderno sostuvo entonces su concepcin de la ciudad dentro de una lgica racional, como producto del nuevo espritu de la poca5, y cobra forma en el grupo de los CIAM 6 como uno de los puntos de referencia ms influyentes en el urbanismo contemporneo. A partir de los documentos pub licados en dichos congresos, se definen las tendencias arquitectnicas y urbansticas de una nueva poca, argumentando que la actividad constructiva estaba ligada a factores polticos y econmicos, de donde la racionalizacin de los procesos y la estandarizacin de los componentes, permitira el salto de escala entre las soluciones individuales y las colectivas.

    Es a partir de la publicacin de Hacia una Arquitectura de Le Corbusier en 1926, la difusin de los esquemas urbanos de la Ville Radieuse7, y posteriormente mediante estancias de trabajo en su taller, que varios arquitectos latinoamericanos importantes absorbieron stas nuevas ideas y seran finalmente quienes llegaran a poner en practica la nueva concepcin del urbanismo funcionalista, el cual se basaba en los principios urbansticos contenidos en la Carta de Atenas (1933), en donde la racionalizacin de las necesidades habran de conducir al hombre a la felicidad, el bienestar y la plenitud.

    Si bien, la propuesta de Le Corbusier tenia distintos matices y mayores profundidades, los arquitectos latinoamericanos adoptaron sus ideas, y en especial del funcionalismo de los CIAM, como un reducido conjunto de mecanismos compositivos que se resuma en la divisin de las cuatro funciones bsicas del individuo: habitar, trabajar, circular y descansar; stas funciones seran reguladas por el urbanismo con la mas rigurosa economa de tiempo, considerando la vivienda como punto de partida para cualquier valoracin. 3 La influencia francesa en el urbanismo latinoamericano es definitiva; con Porfirio Daz transformando las ciudades mexicanas bajo su mandato (1870-1910), mientras que se contrataron como consultores a Jean Claude Forestier en Buenos Aires y La Habana (aos veinte), Alfred Agache en Ro de Janeiro (aos treinta), y Maurice Rotival en Caracas (finales de los treinta). 4 Michel Foucault, Space, Knowledge and Power, interview with Paul Rabinow, Skyline, Marzo, 1982. 5 Conocido como Zeitgeist, y vinculado con la industrializacin, las comunicaciones, y la urbanizacin acelerada de las ciudades. 6 Congrs Internationaux dArchitecture Moderne o Congreso Internacional de Arquitectura Moderna. 7 La Ciudad Radiante fue presentada por Le Corbusier en innumerable foros como el ideal de la ciudad moderna.

  • 4/4

    Otro de los idelogos importantes del urbanismo funcionalista es Walter Gropius, quien como representante de la Bauhaus y miembro de los CIAM, estaba convencido que la estandarizacin de elementos, la simplificacin de procedimientos, y la repeticin de tipologas, generara una influencia civilizadora y perdurable en la mente de los hombres, en donde esta unificacin de los componentes arquitectnicos le dara un carcter distintivo a la ciudad e incluso llevara la marca de distincin de una cultura urbana superior8 . Gropius, conceba la nueva Arquitectura como el producto lgico e inevitable de las condiciones intelectuales, sociales y tcnicas de nuestra era, y asociaba el mejoramiento de la calidad constructiva con un progreso social fuera de toda discusin9..

    Estas ideas tuvieron resonancia en toda Latinoamrica, en donde se adoptaron las ideas del CIAM como los nuevos paradigmas de la ciudad contempornea (en donde destaca Le Corbusier como el personaje ms representativo), mismos que se aplicaron a gran escala y durante varias dcadas por arquitectos que tuvieron enorme influencia en sus respectivos pases: Lucio Costa y Oscar Niemeyer en Brasil, Juan OGorman y Mario Pani en Mxico, y Carlos Ral Villanueva en Venezuela.

    De acuerdo con Alberto Prez-Gmez10, Lo que los arquitectos del siglo XX entienden por funcionalismo y lo que los arquitectos mexicanos entienden por arquitectura funcional, es sencillamente la idea de que, en cierto modo, lo nico que importa es la resolucin de las cuestiones programticas de la manera ms econmica y eficaz que sea posible, para que la forma pueda seguir naturalmente [a la funcin], excluyendo la capacidad del arquitecto para entregarse a la imaginacin.

    Es importante destacar que para los gobiernos de Amrica Latina, los beneficios de la nueva arquitectura resultaron igualmente atractivos: grandes proyectos de vivienda social a bajo costo, infraestructuras y equipamientos de gran monumentalidad as como la proyeccin de una nueva imagen como pas joven, dinmico, con una infraestructura industrial creciente y con una economa en continua expansin. La urbanizacin como instrumento de desarrollo fue ampliamente utilizado, sin embargo tambin dio origen a fuertes desigualdades, divisiones espaciales y segregacin del tejido social.

    La falta de imaginacin, la ausencia de significados, la pobreza de los simbolismos y el afn de lucro inmobiliario hizo que los conceptos originales del funcionalismo fueran desapareciendo paulatinamente hasta derivar en la ciudad genrica y estandarizada de nuestros das.

    8 Gropius, Walter, 1965, The new Architecture and the Bauhaus. Boston: MIT Press. 9 El progreso era visto por los miembros de los CIAM como unidimensional, unidireccional e incuestionablemente benfico. 10 Mxico, modernidad y arquitectura. Entrevista con Alberto Prez-Gmez, en E. Burian (ed), 1998. Modernidad y arquitectura en Mxico, Barcelona, Gustavo Gili;

  • 5/5

    2. Zonificacin urbana o segregacin planificada

    Las tcnicas de planeacin han sido centrales dentro del paradigma de desarrollo desde sus inicios, de modo tal que si bien el conocimiento tcnico y cientfico sustentaba las bases del progreso, la planeacin contribuy a instrumentar dicha panacea. La conviccin de que los pases pobres pueden moverse de manera medianamente continua hacia el desarrollo mediante la planeacin se ha tomado como algo inobjetable, lo cual ha tenido efectos por dems perversos estando ligada a procesos de dominacin y control ms que de programacin racional de los recursos disponibles.

    A partir de la industrializacin en las ciudades latinoamericanas (como en su momento las ciudades de la revolucin industrial), comienzan a deteriorarse las condiciones de vida urbana, y nace la idea de una planeacin que ordenara, estructurara y regulara el caos urbano; En el momento en que la ciudad se concibe como un objeto de estudio cientfico, el urbanismo empieza a transformar la estructura espacial y social de la ciudad.

    Con el progreso como solucin a los problemas sociales, el gobierno se concentra en la administracin eficiente de los recursos y el mantenimiento del orden social (de ah el slogan de orden y progreso utilizado en Mxico y Brasil), y presupone la existencia de sujetos gobernables, lo que implica una relacin intrnseca de sometimiento y dominacin.

    En trminos generales, la planeacin encarna la creencia que los cambios sociales pueden ser dirigidos, producidos y modificados a voluntad. De acuerdo con Lefevre 11 , El Funcionalismo reduce as la sociedad urbana a la ejecucin de algunas funciones previstas y preescritas sobre el terreno de la arquitectura...[Le Corbusier] cree y quiere crear las relaciones humanas definindolas, concibiendo su marco y ambientacin.

    Por su parte Walter Gropius, uno de los principales promotores de la estandarizacin constructiva, sealaba que la mecanizacin de la produccin tena como nico objetivo el atender las necesidades de la comunidad con el menor costo y esfuerzo posible, mediante el mejoramiento de las organizaciones productivas, llegando incluso a afirmar que La estandarizacin no es un impedimento para el desarrollo de la civilizacin, sino al contrario, uno de sus prerrequisitos inmediato12

    Al respecto, es necesario hacer notar que dicha estandarizacin o normalizacin de la realidad, entraa una serie de injusticias intrnsecas, tales como la eliminacin de las diferencias, la diversidad y el tipo de desarrollo deseado; La ciudad como modelo, como engranaje perfecto y abstracto, estuvo al origen de la visin de importantes urbanistas que trabajaron en Amrica Latina, como John Friedmann en Venezuela, que plantea lo siguiente:

    Siempre y cuando todo mundo desempee bien su papel, el sistema es a prueba de errores; el Estado planeara, la economa producira, y los trabajadores se concentraran en sus agendas privadas: atender a sus familias, enriquecerse ellos mismos, y consumir todo aquello que viniera saliendo de su cornucopia13.

    11 Henri Lefevre, 1968, Le droit la ville, Ed. Anthropos, Paris. 12 Gropius, Walter, Op.Cit. 13 John Friedmann, 1965, Venezuela: from doctrine to dialogue, Syracuse: Syracuse Univesrity Press, pp.8-9.

  • 6/6

    En sta afirmacin es evidente la carga ideolgica del planteamiento general, en donde el mtodo resulta infalible siempre y cuando cada actor siga su funcin dentro del sistema: la industria como motor de progreso y ste como garante del bienestar basado en el consumo.

    Algo que pasaron por alto estos urbanistas fue que en Amrica Latina la modernidad gener un proceso dual: Mientras las lites se apropiaban cada vez ms del concepto de progreso (entendido como la construccin de una nacin prospera y moderna mediante la planeacin del desarrollo), los conceptos de cambio social y redistribucin del ingreso se fueron marginalizando cada vez ms; Dichos grupos se apropiaron entonces de la planeacin como instrumento de cambio social, para enfocarlo al crecimiento econmico en abstracto.

    La planeacin se constituy entonces en un referente institucional que estableca modelos conductuales con respecto a los requerimientos del medio que lo rodea; bajo una cobertura cientfica, sta estructura de procedimientos prescinda de la opinin ciudadana en la toma de decisiones y se institucionalizaba as la burocratizacin de la vida cotidiana14.

    Entre los mayores crticos del funcionalismo, y particularmente de Le Corbusier se encuentran Jane Jacobs, Christopher Alexander y Henri Lefevre; Jacobs describe que la percepcin de Le Corbusier con respecto a la ciudad era la de un maravilloso juguete mecnico, fcil de entender, claro y ordenado, lo cual lo llev a banalizar su complejidad inherente y que ha derivado en la produccin de la anti-ciudad de nuestros das. Al respecto comenta que La ciudad soada por Le Corbusier ha tenido un impacto inmenso sobre nuestras ciudades. Siendo recibida de manera delirante por los arquitectos, gradualmente ha venido materializndose en proyectos, que van desde la vivienda de inters social hasta los proyectos de edificios de oficinas15.

    Por su parte, Christopher Alexander con su influyente artculo La ciudad no es un rbol16, destaca la complejidad inherente a la vida urbana a partir de la teora de conjuntos, lo cual no es fcil identificar mediante las estructuras mentales tradicionales. Alexander sostiene que La realidad de la estructura social actual es muy densa y presenta traslapes, lo cual difiere de la idea de la zonificacin tradicional, en donde las partes de una estructura interactan entre s, pero no tienen la posibilidad de construir vnculos entre las partes de la estructura, a menos que la relacin se establezca a partir de la consideracin de cada estructura como un todo.

    Asimismo, cuestiona el valor de todo aquello que no est necesariamente articulado y categorizado, rescatando los conceptos de traslape, ambigedad, y multiplicidad de aspectos17, y considera que En todo objeto organizado, los primeros signos de destruccin inminente son la subdivisin extrema y la disociacin de los elementos internos18.

    14 Gehlen Arnold, 1993. Antropologa filosfica. Del encuentro y descubrimiento del hombre por s mismo, Paids: Barcelona. 15 Jane Jacobs, 1993, Death and life of great american cities, New York: The Modern Library. 16 Christopher Alexander, The city is not a Tree, Architectural Forum Vol 122, No.1, Abril 1965, pp 58-62 (Parte I), y Vol. 122 No.2, Mayo 1965, pp 58-62 (Parte II). 17 Citando como ejemplo la separacin entre vehculos y peatones como un factor de incompatibilidad en relacin con los taxis, quienes necesitan el traslape de estas dos funciones para poder operar. 18 Lo anterior se ejemplifica en el caso de la ciudad para personas de la tercera edad de Sun City, como paradigma de la disociacin en donde al recluir ah a las personas de la tercera edad, sus ligas con su propio pasado pierden significado, desaparecen y por tanto, mueren.

  • 7/7

    Nos encontramos entonces que el carcter multidimensional del mbito urbano encontrara su esencia en la complejidad e interaccin entre las partes del conjunto, lo que como visin estara ms cercana al estructuralismo, en el sentido de establecer una serie de relaciones entre los elementos del sistema que pareceran yuxtaponerse, empalmarse y en ltima instancia, organizarse en una especie de configuracin urbana.

    Por otra parte, Lefevre hace una interesante crtica al pensamiento sistmico que fue uno de los principales componentes racionalistas del urbanismo, al sealar que todo sistema tiende a ensimismar la reflexin y tiende a cerrar el horizonte, de modo que desde ste punto de vista, la bsqueda de sistemas y relaciones estructurales terminan por banalizar una realidad ciertamente ms compleja19.

    De acuerdo con Lefevre, la estandarizacin de la realidad se apoya en una extrapolacin ideolgica caracterstica del movimiento moderno, en donde el mismo Le Corbusier realiza el salto de lo particular a lo general, de lo elemental a lo global y de lo relativo a lo absoluto de manera parcial, en donde la ideologa urbana se concibe como una superestructura apta para un tipo determinado de ciudad, que al ser presentado como un derivado netamente cientfico oculta su carcter eminentemente poltico 20 ; Asimismo, la compartimentalizacin en sectores autnomos como salud, vivienda, economa, etc., impone una fragmentacin de base en culturas en las que ste modo de entender la realidad no necesariamente va a corresponder con su experiencia de la realidad, lo cual constituye una forma de imposicin cultural y de control social hacia los habitantes21.

    Las practicas institucionales como la planeacin o la implementacin del proyecto, dan la impresin de que las polticas son el resultado de actos racionales y discretos, y no el proceso de concertar intereses contrapuestos, un proceso en donde se toman decisiones, se definen opciones, se hacen exclusiones y se imponen visiones particulares de la realidad.

    El concepto de sustentabilidad urbana se presenta como una alternativa viable para orientar el desarrollo econmico de modo tal, que el progreso social, la lucha contra las inequidades, y la preservacin de los recursos naturales, se conviertan en el punto de partida de una estrategia integral para la ciudad.

    En el presente trabajo se analizan tres casos de estudio: Ro de Janeiro, Caracas y Ciudad de Mxico, que si bien cada ciudad ha tenido un desarrollo particular dentro de las condiciones especficas por las que ha atravesado, tambin comparten momentos importantes dentro de la historia reciente de su territorio. Consideramos que a lo largo del siglo XX, dichas ciudades desarrollaron modelos de desarrollo urbano bajo distintas influencias, dentro de los cuales el funcionalismo cambi radicalmente la morfologa y estructuracin de las ciudades; Distintos procesos se han desencadenado desde entonces, algunos en direccin hacia la divisin espacial y segregacin social, los otros hacia la sustentabilidad urbana.

    19 Henri Lefevre, Op.Cit. 20 Por ejemplo, el definir la ciudad como centro de informaciones y decisiones, o como una red de comunicacin o circulacin, lleva una posicin ideolgica intrnseca, muchas veces de manera implcita. 21 De acuerdo con Bataille, las jerarquas e interconexiones entre la sociedad se encuentran codificadas en el entorno construido; Por tanto, la Arquitectura sirve entonces de manera literal como una manifestacin de la estructura social que cimienta el orden existente.

  • 8/8

    4. Ro de Janeiro, Brasil

    La ciudad latinoamericana tiene una larga historia de fragmentacin espacial y segregacin, en donde Ro de Janeiro inicia su reestructuracin urbana desde los aos veinte con la elaboracin de proyectos de relleno de la baha, desalojo de favelas22 y expansin de la superficie construible23.

    En la dcada de los treinta el urbanista francs Alfred Agache, es llamado como consultor en la reestructuracin de Ro de Janeiro (en se periodo, la capital), y es el primero en sugerir que la ciudad necesitaba un nuevo punto duro (o elemento de enfoque) distinto al rea densamente poblada alrededor del puerto, as que propone un desarrollo en reas de relleno en la baha de Gloria, en el sur del antiguo centro. Al respecto Segre seala que:

    En Amrica Latina, Ro contiene dos modelos urbanos paradigmticos, el acadmico y el modernista. Ningn plan realizado entre los aos veinte y treinta Forestier en la Habana, Brunner en Santiago de Chile o Rotival en Caracas-, tuvo la elaboracin detallada que madura Agache en la capital carioca. Su propuesta resuma la tradicin clsica francesa, el academicismo norteamericano y el funcionalismo higienista europeo de la s primeras dcadas del siglo24.

    En ste mismo periodo el influyente arquitecto Gregori Warchavchik proclamaba una esttica propia de la era industrial, de carcter racional y tecnolgica, con una intensidad similar a la de Juan OGorman y Hannes Meyer en Mxico; Tres aos mas tarde, escribira que el ideal de los arquitectos modernos era proveer vivienda con el mximo confort al mnimo costo, especialmente para las clases menos favorecidas y que en el S. XX, todos deberan tener derecho a una casa, al confort y a la higiene 25. Al ao siguiente, Le Corbusier lo conoce en su primer viaje a Brasil y le impresiona que las ideas mas vanguardistas en Europa, estn ya siendo desarrolladas de manera sobresaliente en Brasil26.

    Mientras tanto, la revolucin de 1930 lleva al poder a Getulio Vargas, quien introdujo una serie de reformas sociales, incluidas las leyes laborales y la educacin obligatoria; por otra parte, el crecimiento demogrfico impulsa la urbanizacin as como una serie de esquemas de bienestar social, lo cual sirvi como marco para la realizacin de uno de los edificios que marcara la modernizacin arquitectnica en Brasil y que fue el Ministerio de Educacin y Salud (MES).

    22 Las favelas se consideran como asentamientos que carecen de derechos de propiedad constituidos en aglomeraciones de viviendas sub estndar en cuanto a infraestructura, servicios urbanos, equipamientos, etc., adems de estar situados en reas de riesgo o ambientalmente sensibles. 23 Teresa Meade, 1997, Civilizing Ro: reform and resistance in a brazilian city 1889-1930, Pensylvania, documenta como los pobres (mayormente comunidades negras), fueron expulsados del centro de la ciudad bajo la consigna de la higiene y esquemas de redesarrollo. 24 Roberto Segre, 1988, Ro de Janeiro. Smbolos urbanos: centralidad, poder, periferia y comunidad, en Ciudad y Territorio, Estudios Territoriales XXX pp.117-118. 25 Aracy Amaral, 1978, Arte y Arquitectura en el Modernismo Brasileo, Editorial Ayacucho: Caracas. 26 Cuando Lucio Costa asume la direccin de la Escuela Nacional de Bellas Artes, invita a Warchavchik a participar e incluso deciden asociarse para establecer en 1931 su propia compaa constructora en Ro de Janeiro.

  • 9/9

    El proyecto mencionado, fue primero sometido a concurso pblico y despus asignado al joven Lucio Costa27, quien contando con fama de radical en la poltica, y una pasin por la arquitectura moderna y colabora con Le Corbusier, quien en 1936 llega a Brasil a trabajar en el proyecto mencionado as como el de la Universidad para Ro de Janeiro28.

    De acuerdo con Jos Lins do Rego, Le Corbusier fue el punto de partida que permiti a la nueva escuela brasilea expresarse a si misma con gran espontaneidad y llegar a soluciones originales... El regreso a la naturaleza y el valor que provena de tratar el paisaje como un elemento sustancial, salv a nuestros arquitectos de lo que podra considerarse formal en Le Corbusier29.

    Una diferencia notable con otros pases en Latinoamrica, como Mxico o Venezuela, en donde los gobiernos invirtieron fuertemente en vivienda social, es que en Brasil no se mostr un gran inters con respecto a resolver el problema del explosivo crecimiento demogrfico producto de la industrializacin, sino que incluso varios autores refieren que las campaas de salud habran servido como justificacin en el desmantelamiento de las favelas y la relocalizacin de los habitantes30.

    Entre las notables excepciones se encuentra Affonso Reidy, comprometido con el reconocimiento de la vivienda como un servicio publico (tal como la provisin de agua, drenaje y transporte), en virtud de que en Brasil la vivienda ms modesta estaba fuera del alcance de las mayoras pobres, lo cual se agravaba con la falta de equipamientos. Reidy fue responsable del Proyecto Pedregulho (1947), el primer gran desarrollo habitacional en Brasil en el distrito del mismo nombre, el cual incorpor todos los preceptos del CIAM de manera audaz, al crear un edificio ondulante sostenido por pilotes, si bien denota una cierta inspiracin en la ondulante autopista bosquejada por Le Corbusier un par de aos antes31.

    Durante los siguientes aos, Brasil transita por una historia de planes centralizados de carcter tecncrata y global durante el rgimen militar (1964-1984), quien mantuvo una dbil relacin hacia las comunidades locales, lo cual gener claros efectos desarticuladores y segregacionistas. Dicha tendencia se hace extensiva hasta la actualidad de modo que para principios de la dcada de los noventa, el nmero de viviendas desocupadas (245,334), resulta equivalente al de viviendas localizadas en favelas y asentamientos irregulares

    27 Dentro de su grupo de trabajo se encontraban Carlos Leo, Jorge Moreira y Oscar Niemeyer, los que compartan las mismas preferencias que Costa en materia de Arquitectura Moderna. 28 Su visita marca un momento de gran trascendencia para los arquitectos jvenes brasileos, e incluso funcion como un catalizador al impulsarlos a encontrar caractersticas nacionales y regionales que pudieran ser incorporadas en sus diseos. 29 En Xavier, Alberto (Ed.), Arquitetura Moderna Brasileira: Depoimento de uma Gerao. So Paolo, Associao Brasileira de Ensino de Arquitetura / Fundao Vilanova Artigas / PINI. 30 El funcionalismo, la industrializacin y las tecnologas estaban en su apogeo, con ese afn productivo que hizo exclamar a Richard Neutra al visitar Brasil en 1947: Una civilizacin tecnolgicamente moderna llama a la vigorosa expansin del consumo masivo, ver Richard Neutra, Architecture of social concern in regions of mild climate, Sao Paolo, 1948. 31 El proyecto Pedregulho fue elogiado por Walter Gropius, Ernesto Rogers y Max Bill, comentando ste ultimo que era un xito completo desde el punto de vista social, arquitectnico y urbanstico, ver Max Bill, Report on Brazil, Architectural Review, 1954.

  • 10/10

    (235,678 viviendas) 32, lo que representa alrededor de un milln de personas viviendo en condiciones de precariedad residencial33.

    Lo anterior no solamente nos refleja la problemtica de un tejido urbano subutilizado, sino que nos habla de la acentuada disparidad de la ciudad: la transferencia de los residentes que habitan las favelas hacia los departamentos desocupados no es posible, sencillamente por la disparidad en materia de ingresos, la ausencia de mecanismos redistributivos y de voluntad poltica para reestructurar la poblacin de manera ms equitativa. Con una tradicin de erradicacin y relocalizacin durante los aos sesenta y setenta, se procede con la realizacin de grandes obras de infraestructura en los aos ochenta, mientras que los noventa la aproximacin tiende hacia un tratamiento integral de las favelas y su entorno.

    Los Programas Rio Cidade y Favela-Bairro

    La Ciudad de Ro de Janeiro con sus casi cinco millones y medio de habitantes y mas de 15 millones contando el rea metropolitana, se mantiene como la segunda ciudad ms poblada de Brasil y donde la topografa ha intensificado la concentracin espacial en el territorio34. Cerca de un tercio de la poblacin vive en cond iciones de pobreza, quienes habitan principalmente en favelas, que colindan muchas veces con zonas residenciales de alto nivel, lo cual ha tenido como resultado una integracin perversa35.

    A partir de las atribuciones otorgadas por la Constitucin de 1988, para formular las polticas y planes urbanos, organizar los servicios bsicos y el cobro de impuestos, se empiezan a gestar algunos programas claves en el desarrollo urbano de Ro de Janeiro; Al asumir la Alcalda el economista Cesar Maia en 1993, se inicia una nueva aproximacin hacia los problemas urbanos al identificarse problemas concretos y programar las intervenciones de acuerdo con el Plan Estratgico de 199436; Las dos grandes iniciativas que parten de ste plan como parte de la acupuntura urbana propuesta por el alcalde Maia son los programas de Rio Cidade y de Favela-Bairro, en donde el comn denominador fue la revalorizacin del espacio pblico, la reafirmacin de los valores sociales y la integracin socioespacial del tejido urbano.

    A diferencia de las intervenciones precedentes, la filosofa de actuacin evitaba en lo posible los desalojos y demoliciones con el fin de privilegiar el mantenimiento de los residentes originales y de integrarlos a la ciudad; Fue mediante una estrategia de recalificacin urbana global que por primera vez no se beneficiaron las reas de altos ingresos, sino que se busc promover una identidad propia para cada fragmento de ciudad 37 , asumiendo as la configuracin segmentada de la metrpolis y superando la visin homogeneizante del

    32 Lilian Fessler Vaz, 1998, Emptying the formal city, filling up the informal city: new sigues in the urbanism of Rio de Janeiro, Trialog 57, No.2, Stuttgart. 33 IPLANRIO, 1975, Anurio Estadstico da Cidades de Rio de Janeiro 1993/1994, Rio de Janeiro, Prefectura da Cidades / PLANRIO. 34 El periodo entre 1983 y 1994 marc un momento de transicin hacia el establecimiento de instituciones democrticas en Brasil, as como un proceso de descentralizacin. 35 L.C.Queiroz Riberio, Restructuring in Large Brazilian Cities: The Center/Periphery Model in Question, Research Institute of Urban and Regional Planning, Federal University of Rio de Janeiro;1990 36 Plano Estratgico da Cidade do Rio de Janeiro, 1994. 37 Zen, Ruth Verde, 1996, De volta cidade marvilhosa: a renovao do Rio de Janeiro busca superar a degradao urbana, Projeto Design 201, Octubre, Sao Paolo.

  • 11/11

    movimiento moderno en favor de la multiplicidad e interaccin de procesos simultneos y diversos. En el programa Rio Cidade se plantea la recalificacin de los espacios pblicos urbanos y de la vida barrial misma, rescatando el entorno natural y dndole un nuevo simbolismo a la periferia annima como alternativa a la construccin de megaproyectos de oficinas, hoteles y comercios.

    El programa mencionado surge como una iniciativa para involucrar a la poblacin en la planeacin urbana de la ciudad, con el fin de generar proyectos urbanos de alta calidad que privilegiaran el uso peatonal seguro y confortable, mediante una estrategia global que integra dentro de los espacios abiertos, el diseo de aceras, parques, mobiliario urbano, accesibilidad, publicidad, iluminacin, transporte pblico, etc., esperando ejercer un efecto de rplica e impulso de iniciativas similares.

    Es importante mencionar como antecedente a estos programas al Plan Maestro de 1992 el cual se propone articular varios programas municipales que contemplaban un impacto fsico y social en el territorio; Sus principales objetivos eran el mejorar las condiciones de vida de los habitantes de Ro de Janeiro, as como la integracin de las favelas al resto de la ciudad38, y ms especficamente proveer a las favelas con: a) servicios sanitarios bsicos39 con estndares aceptables que pudieran ser oficialmente mantenidos por agencias de gobierno; b) un reordenamiento espacial de las favelas para conectar su red vial con la del resto de la ciudad; c) la creacin de reas para uso colectivo; d) la provisin de servicios sociales40 para sectores de bajos ingresos; e) la legalizacin de la tenencia de la tierra41.

    Dentro de ste marco, el Programa Favela Bairro es lanzado en 1993 para ser implementado sobre 92 favelas seleccionadas y entre sus acciones centrales destacan: la elaboracin de proyectos para integrar las favelas con la ciudad existente, el diseo de planes de redesarrollo con una perspectiva integral, la instrumentacin de una coordinacin intermunicipal, la promocin de una gestin participativa y el impulso a la participacin del sector privado en la ejecucin de la obra pblica42.

    Una cuestin central sobre la integracin de la ciudad comprende no solo la superacin de la brecha fsica y espacial, sino tambin social, con lo que contrastando con las polticas de renovacin del tipo bulldozer, se evoluciona hacia la incorporacin de favelas con el resto de la ciudad. El programa contempla la extensin de los derechos urbanos o lo que Lefevre llama el derecho a la ciudad de los favelados para convertirlos no solo en citadinos sino en ciudadanos con plenitud de derechos43.

    Otro aspecto medular es la reduccin de la vulnerabilidad de los residentes mediante la provisin de servicios sociales, en donde el tratamiento integral va ms all de proponer una serie de trabajos de obra pblica y comprende intervenciones en distintas esferas de la vida comunitaria de los barrios.

    38 Rio de Janeiro City Goverment, 1994, Bases for housing policy in Rio de Janeiro , Oficial City Bulletin, Appendix to Municipal Decree 12,994, 16 de Junio. 39 Entendidos como la provisin de agua potable, recoleccin de basura, reforestacin, alumbrado pblico y servicio de correos. 40 Los servicios sociales son los que buscan conectar a los favelados con servicios municipales existentes como guarderas, centros juveniles (RioFunk), etc. 41 Que comprende la legalizacin de lotes y reas pblicas, de modo que el gobierno de la ciudad realiza expropiaciones, transferencias, asignacin de derechos y concesiones de uso. 42 El programa cont con un financiamiento parcial del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). 43 Henri Lefevre, Op.Cit.

  • 12/12

    Se integraron entonces una serie de equipos multidisciplinarios en donde la visin de expertos sirvi como punto de partida para que los residentes, dentro de una dinmica de participacin interactiva y de compromiso en la toma de decisiones. Asimismo, uno de los aspectos centrales para la administracin del gobierno local fue la sustentabilidad del programa, para lo cual se ha considerado los siguientes tres puntos:

    Primero, que el programa cuente con el sustento del Plan Maestro de 1992 como una base legal y poltica slida para asegurar el desarrollo del plan; segundo, que se apoye en el Plan Estratgico de 1995 como plan de concertacin el cual define prioridades y establece consensos; y tercero, que la cooperacin intermunicipal se mantenga como una prctica administrativa indispensable.

    El programa de redesarrollo integral reconoce explcitamente la interdependencia de los problemas de salud, generacin de ingresos y medio ambiente, lo cual constituye un nuevo paradigma con respecto al tratamiento econmico tradicional de corto plazo; adems, la iniciativa sienta un importante precedente en cuanto a la participacin ciudadana y comunitaria en el desarrollo de la ciudad, lo cual asegurara tanto la sostenibilidad de una planeacin a largo plazo como la permanencia de instituciones encargadas de cuestiones de inters pblico en la ciudad.

    5. Caracas, Venezuela

    Mientras que otros pases en Amrica Latina experimentaban las implicaciones ideolgicas, formales y espaciales del Movimiento Moderno, en Venezuela se vive la dictadura que de 1908 a 1935 ejerce Juan Vicente Gmez, y que mantiene al Pas aislado de influencias externas. Es partir de 1937, cuando se presenta un plan regulador conocido como el Plan Rotival44 , en donde se buscaba reestructurar el sistema vial, detener la migracin a los suburbios de la clase acomodada, y crear un nuevo centro monumental acorde con la creciente importancia econmica de la capital. Si bien el plan se realiz solo de manera parcial, tambin es cierto que sent las bases para concebir la ciudad como unidad dentro de una escala mayor, crendose adems la infraestructura e instrumentos para monitorear y controlar el desarrollo urbano.

    Entre los arquitectos ms influyentes dentro de la modernizacin de Caracas destaca Carlos Ral Villanueva, quien estudia en Paris en los aos veinte y tiene contacto con las vanguardias artsticas europeas entre quienes destaca Charles douard Jeanneret (Le Corbusier); De regreso a Caracas colabora con Maurice Rotival en el Plan Regulador de 1939, y se convierte en el tcnico protagonista de las grandes operaciones urbanas que habran de darse en la capital.

    Entre los primeros intentos por erradicar los ranchos45 del rea Metropolitana de Caracas en 1941, se pusieron en marcha una serie de proyectos de rehabilitacin financiados por el

    44 Comisionado al arquitecto francs Maurice Rotival, pero que cont con la participacin de arquitectos venezolanos que habran de tener una importante participacin en el desarrollo de la ciudad. 45 Asentamientos irregulares, tugurios o barriadas.

  • 13/13

    Banco Obrero46; Sin embargo, el explosivo crecimiento demogrfico de aquellos aos hizo urgente escalar las operaciones de dicho Banco para financiar esquemas de vivienda mayores, lo cual de cierta forma se logr durante la dictadura de Prez Jimnez en virtud de su carcter populista (1848-1958) 47.

    Los trabajos de erradicacin de asentamientos precarios (ranchos) a gran escala, se inician alrededor de 1951 con esquemas gigantescos de vivienda ubicados en las colinas que rodean Caracas, de modo que cinco aos ms tarde, 180,000 personas son reubicadas en ms de 30,000 unidades nuevas48.

    La urbanizacin conocida como El Silencio 49 , fue el primer proyecto habitacional promovido por el gobierno en Amrica Latina, e involucraba el previo desalojo de todo el Distrito, demoliendo las antiguas construcciones como un acto heroico de renovacin y modernizacin urbana 50. Sin embargo, es hasta 1957, que Villanueva interviene junto con otros arquitectos, en la vastsima operacin de unidades habitacionales denominada 23 de Enero, que fueron promovidas por el Banco Obrero, y que constituy el primer gran fracaso sociolgico y urbanstico ante el problema de los barrios marginados51 . Dicha urbanizacin fue diseada bajo los principios del CIAM, sin considerar las condiciones culturales, econmicas y sociales de los habitantes y no solo no erradicaron las viviendas marginales, sino que la misma operacin inmobiliaria foment la paricin de ms ranchos.

    En dicho proyecto, el equipo de Villanueva coincidi en que la solucin al esquema disperso de ranchos estaba en la construccin vertical y amplias avenidas de circulacin. Fieles a la Carta de Atenas, que sealaba que: ...es mediante el uso de la altura que la planeacin urbana recobrar las reas libres necesarias para las comunicaciones y espacios destinados al esparcimiento. La candidez de los planificadores se apoyaba en la idea de proveer una mejor calidad de vida que, planeado de manera adecuada, llevara a una transformacin poltica y social52.

    Las soluciones que impuls el Banco Obrero estuvieron enfocadas casi exclusivamente a la vivienda, dejando pendiente las infraestructuras y equipamientos necesarios para soportar dichos conglomerados. En un reporte de autoevaluacin del mismo Banco, datado en 1961, se reconoce que los desarrollos denominados 23 de Enero y Atlntico Norte (albergando una poblacin de 105,000 habitantes) carecen de los servicios bsicos para un conglomerado de tal magnitud: infraestructuras de administracin pblica, escuelas, espacios abiertos, mercados, entretenimiento, suministros, centros mdicos, etc. Ninguna de stas funciones en cantidades suficientes para las necesidades53.

    Con el fin de la dictadura de Prez Jimnez en 1958, se experimenta un boom constructor acompaado de programas para urbanizar barrios perifricos y dotarlos de infraestructuras y 46 Sybil Molholy-Nagy, 1964, Carlos Ral Villanueva and the Architecture of Venezuela, Praeger: New York. 47 Entre 1936 y 1950, la poblacin pasa de 400,000 habitantes a 800,000. 48 Moholy-Nagy, Op.Cit. 49 Realizado en 1941 y albergando entre 3,000 y 4,000 habitantes en 747 viviendas. 50 La influencia de la Unit dhabitation de Marseille (1947-1952), construida para 1,600 habitantes se considera determinante en la concepcin de la unidades habitacionales y multifamiliares en Amrica Latina. 51 L. Benvolo, 1996, Historia de la Arquitectura Moderna, Barcelona: Gustavo Gilli. 52 En el Congreso Panamericano de Arquitectura en Santiago de Chile, se declara como deber fundamental del Estado, el proveer a sus ciudadanos de vivienda barata y salubre, citado en R. Gutirrez, 1998, Arquitectura Latinoamericana del S.XX, ed. Lunwerg 53 Citado en Gasparini Graciano y Juan Pedro Posan, 1998, Caracas a travs de su Arquitectura , Armitano editores: Caracas.

  • 14/14

    servicios bsicos. Como acciones preliminares se realiza en Caracas el Primer Censo de Barrios en donde se registra un aumento de la poblacin residente de 110,000 en 1940 a 250,000 en 1959, mientras que para 1990, las cifras oscilan entre uno y dos millones de habitantes.

    A partir de la cada del gobierno militar en 1958 y la expansin petrolera del Pas, se crea el Sistema Nacional de Planificacin (SNP), teniendo como instrumento de planificacin econmica a la Oficina de Coordinacin y Planificacin (CORDIPLAN); En los aos setenta, bajo el gobierno de Carlos Andrs Prez, el SNP y el CORDIPLAN pasan a tener un papel protagnico, sindole asignadas grandes responsabilidades al ministro de ste ltimo organismo (ascendido incluso a Ministerio de Estado), con relacin a la asignacin de parte de la inversin pblica para el desarrollo.

    Es hasta 1985, cuando se instituye un nuevo programa de poltica habitacional elaborado por el Ministerio de Desarrollo Urbano (MINDUR), el cual dictaba una serie de lineamientos e instrumentos para la construccin de vivienda en el Pas, orientndose hacia un desarrollo urbano integral, en donde se reconoca la marginalidad urbana as como la ineficacia en la regularizacin y orientamiento de los nuevos asentamientos54.

    En el documento se seala que los asentamientos irregulares se haban originado con una poblacin de escasos recursos de manera anrquica y con estndares de vida inferiores a los del mercado formal de la vivienda; Se propona ent re otras cosas, la incorporacin masiva y controlada de reservas territoriales, la consolidacin de barrios, la provisin de infraestructuras, la erradicacin de viviendas en zonas de alto riesgo y la participacin comunitaria en todo el proceso55.

    Es importante destacara que las polticas dirigidas a la integracin urbana, el bienestar social y la mitigacin de la pobreza se vieron seriamente disminuidos a partir de los recortes derivados de la ejecucin de los programas de ajuste estructural en Venezuela en Febrero de 1989 el primero y en Abril de 1996 el segundo56, que junto con el desentendimiento del Estado con respecto a la accin social, contribuyeron a acrecentar la violencia urbana como parte de una expresin de inconformidad generalizada.

    La ciudad dual: aproximaciones

    Localizada sobre los cerros aledaos al valle donde se encuentra la ciudad de Caracas, la ciudad de los barrios se forma a partir de la dcada de los cincuenta, y se expande mediante las ocupaciones de terrenos organizadas a principios de los aos sesenta, precisamente al caer la dictadura militar; A partir de entonces, se han venido observando procesos de densificacin que han impactado negativamente la calidad de vida de la poblacin y ha transformado las viviendas en complejas edificaciones con alta densidad constructiva y 54 Incluso el Programa especial de vivienda para asentamientos irregulares se demostr ineficaz para atender las necesidades de la poblacin en cuestin. 55 Es de especial consideracin el Programa de Habitacin Progresiva que busca un reordenamiento y atencin a la demanda habitacional. 56 Que tuvieron como consecuencia la revuelta conocida como El Caracazo, en donde se inici una ola de saqueos que fue suprimida por el ejrcito con un saldo de 150 muertos segn cifras oficiales y 3,000 segn otras estimaciones.

  • 15/15

    localizadas en zonas de riesgo, estimndose que la poblacin en ste tipo de asentamientos cubre ms de la mitad de la superficie de la ciudad actual57.

    En 1991, el Ministerio de Desarrollo Urbano de Venezuela encomend a un grupo de expertos la elaboracin del Plan sectorial de Incorporacin Urbana de las Zonas del rea Metropolitana de caracas, con el objetivo de incorporar funcional y espacialmente los asentamientos irregulares con el resto de la ciudad58.

    Dentro de la metodologa se privilegiaron las siguientes acciones: 1) La elaboracin de un registro grfico actualizado y detallado de cada barrio; 2) La produccin de mapas de riesgos (geofsicos e hidrolgicos); 3) El levantamiento de informacin socieoeconmica bsica; 4) La cuantificacin de residentes susceptibles a ser reubicados, as como la cuantificacin de las obras necesarias para la disminucin de riesgos; 5) La definicin de unidades de gestin socioespacial; 6) El diseo de programas de actuacin con el clculo de las inversiones necesarias para su desarrollo.

    Dentro de dicho plan se manej tambin la necesidad de una integracin vial con la ciudad formal (tanto vehicular como peatonal), el mejoramiento de infraestructuras, as como la creacin de nuevos espacios abiertos y equipamientos.

    Segn el Censo Demogrfico de 1990, ms del 61% de la poblacin urbana de Venezuela habitaba en asentamientos irregulares (conocidos tambin como ranchos o chabolas), lo cual representan aproximadamente 10 millones de personas ocupando cerca de 140,000 hectreas, de modo que estos asentamientos constituye el tipo de ciudad predominante en Venezuela y donde van a ser implementados una gran cantidad de proyectos urbanos59.

    El Consejo Nacional de la Vivienda (CNV), organismo que administra los fondos de la Ley de Poltica Habitacional, ha patrocinado la realizacin de numerosos concursos para el diseo urbano de muchos de los barrios, como es el caso del Proyecto Catuche, en donde el objetivo del programa consisti en la revalorizacin de sectores degradados con el fin de mejorar las condiciones de vida urbana mediante la gestin y operacin de organizaciones civiles, partiendo del acondicionamiento ambiental del estrecho ro Catuche y el mejoramiento urbano de la zona de barriosque contaba con 115 unidades degradadas.

    Se firm entonces un contrato con una asociacin civil, mientras que se transfirieron fondos a una organizacin no gubernamental (FUNDEP), con el objeto de generar confianza en la poblacin mediante la participacin de profesionales adscritos a dichas organizaciones, reconocer una autonoma comunitaria en la toma de decisiones e incentivar la democracia participativa. El proyecto contemplaba la provisin de infraestructuras y servicios bsicos (agua, basura, electricidad), el diseo de calles interiores para permitir y mejorar la accesibilidad a los barrios, as como el mejoramiento ambiental de las mrgenes del ro.

    En el proyecto se dedic una parte sustancial del tiempo a la constitucin de una organizacin local de base y autopromocin comunitaria (siendo la primera en el Pas), la cual intervino en la asignacin de contratos para el sistema de abastecimiento de agua, la autopista rpida en el Norte de la ciudad y el Parque Nacional vila.

    57 El Nacional El rancho es la vivienda del 60% de los Caraqueos, 16, Junio, 1993. 58 El Plan incorpora los lineamientos para la mejora fsica de los barrios definiendo dos escalas de trabajo: 24 grandes reas contiguas de barrios divididas en 115 unidades menores, similares a los vecindarios. 59 Se calculan alrededor de 3,000 proyectos realizados.

  • 16/16

    En relacin con el entorno construido, se logr activar la prevencin y el control de zonas de riesgos geolgicos, la construccin de vialidades vehiculares y peatonales, la organizacin de alojamientos en condominios y la relocalizacin de viviendas fuera de las zonas de riesgo. Adems de las proyectos de obra pblica hay que destacar la creacin de instrumentos legales como son la transferencia de la propiedad del suelo, la incorporacin de normas, leyes y cdigos urbanos que regulen los asentamientos de ste tipo, la integracin de empresas locales en el proceso de construccin, as como la administracin transparente de los fondos pblicos.

    Entre los aspectos sobresalientes para asentamientos similares, destaca la necesidad de un proyecto general de diseo urbano para zonas irregulares o barrios, que pueda servir como base para establecer lineamientos ambientales y urbanos mientras el asentamiento se consolida como comunidad. Tambin es interesante la creacin de la figura del Consorcio como ente que abriga una variedad de intereses con el propsito de mejorar fsicamente el entorno, asumir responsabilidades de diseo, coordinar la administracin, controlar as como ejecutar directamente todos los trabajos e incentivar nuevos mtodos y formas de colaboracin entre las organizaciones comunitarias y la sociedad civil.

    6. Ciudad de Mxico.

    A partir del cambio de modelo econmico agroexportador por el de sustitucin de importaciones durante las dcadas de los treinta y cuarenta se produjo una mayor concentracin de inversiones industria y empleos en las ciudades mexicanas, lo cual gener una demanda de vivienda sin precedentes, as como el establecimiento de un mercado inmobiliario que si bien oscilaba entre la legalidad y la ilegalidad, era igualmente redituable.

    Dentro de la lgica especulativa de los grandes fraccionadores (formales e informales), se busc maximizar el nmero de reas vendibles y minimizar las reas pblicas. Sin embargo, se construyeron algunos conjuntos de vivienda obrera como los de Juan Legarreta en Balbuena y San Jacinto, y el proyecto de Hannes Meyer en Lomas Becerra, en donde se tuvo especial consideracin en la provisin de equipamientos y reas verdes.

    El movimiento moderno de Arquitectura apareci como una alternativa natural a la demanda masiva de vivienda, y cont entre los ms fervientes impulsores de la incorporacin de los principios racionalistas en la construccin local, a Juan OGorman, Juan Legarreta, lvaro Aburto y Jos Villagrn Garca; Este ltimo ejerci una gran influencia como terico de la Arquitectura, mientras que Juan OGorman es llamado a dirigir la nueva Escuela de Tcnicos de la Construccin bajo los auspicios del Instituto Politcnico Nacional60.

    Un par de aos ms tarde, Hannes Meyer ex director de la Bauhaus-,es invitado a dictar una conferencia en la Academia de San Carlos, en la que enfatiza la relevancia social de las propuestas arquitectnicas y las posibilidades que la arquitectura funcionalista podra ofrecer para satisfacer las necesidades bsicas de la sociedad mexicana, dentro de un marco de igualdad social. Al igual que Le Corbusier, ubicaba la casa como mquina viviente, y sostena que las exigencias de la vida actual tienen todas una misma naturaleza, y se basa

    60 En un Discurso pronunciado en el Congreso de Arquitectos Mexicanos, 1933, afirma que no hay que olvidar que los hombres son animales racionales, y que proceder por cualquier sistema que no sea el mximo rendimiento con el mnimo esfuerzo, es no actuar racionalmente.

  • 17/17

    en la estratificacin social 61 ; Al ao siguiente, es nombrado director del Instituto de Planificacin y Urbanismo del Instituto Politcnico Nacional y llegara a tener una influencia considerable en la difusin de los conceptos racionalistas en la planeacin.

    No obstante, su visin ser altamente crtica sobre la configuracin del paisaje urbano como resultado de la estructura socioeconmica prevaleciente, identificando la distribucin y tipologa residencial como expresin de las relaciones de clase en donde las superposiciones arquitectnicas reflejaran plsticamente el desarrollo histrico de la sociedad62.

    Tanto las ideas referidas, como la lectura selectiva de Le Corbusier permiti a los jvenes arquitectos mexicanos, adoptar un funcionalismo incipiente que apareca como simple, racional y moderno, de modo que si bien Legarreta y OGorman expresaban su anti-academicismo y difundan la necesidad de proveer mejores condiciones de vida a la poblacin, no queda claro si exista una conciencia sobre el papel de ellos mismos dentro de la conformacin de la ciudad63.

    No es sino hasta mediados de los aos cuarenta cuando el presidente Miguel Alemn (1946-1952) promueve la industrializacin del Pas con la consiguiente demanda de vivienda estandarizada y a bajo costo; En 1947, la primera unidad habitacional es comisionada al arquitecto Mario Pani, quien despus de haber estudiado en Paris llega con un contacto de primera mano con las ideas de Le Corbusier64, y propone un proyecto que con el mismo presupuesto logra construir cinco veces ms viviendas aprovechando las ventajas de los nuevos sistemas constructivos; Siguiendo los principios del CIAM, proyecta tambin el Centro Urbano Presidente Jurez (1950-1952), popularizndose los conceptos de Multifamiliar y Supermanzana que aislaban al peatn del paso vehicular65.

    La obra cumbre de Pani y de los conjuntos residenciales multifamiliares- fue la Ciudad Habitacional Nonoalco-Tlatelolco 66 (1960-1964), con una poblacin de ms de cien mil habitantes, proyectado como una estructura comunitaria con escuelas, comercios y espacios verdes; Originalmente, Pani pretenda la integracin de distintos estratos socioeconmicos (bajo, medio y medio-alto), proyectando viviendas y espacios libres para distintas clases sociales y tipos de familia y con circulaciones vehiculares perifricas. Pani define Tlatelolco como una ciudad dentro de la ciudad y comenta al respecto:

    Creo que la trascendencia urbana del conjunto Tlatelolco es que fue la primera vez que se hizo en Mxico una ciudad con una aplicacin urbanstica totalmente nueva. Era la aplicacin en grande de las ideas de la ciudad radiante o Ville Radieuse de Le Corbusier67.

    61 Hannes Meyer: pensamiento, Cuaderno de Arquitectura No.5, INBA, Ciudad de Mxico. 62 Ibid. 63 Al respecto, es significativo el hecho que en 1935, Juan OGorman abandone el ejercicio de la Arquitectura al constatar que el minimalismo arquitectnico y constructivo habra dejado de ser el resultado de un proceso de racionalizacin para convertirse en una muestra del abatimiento de la calidad constructiva en aras del lucro por parte de los desarrolladores inmobiliarios. 64 En Pars haba asistido a encendidas y revolucionarias conferencias de Le Corbusier y tuvo la ocasin de conocer de primera mano los principios de la Ville Radieuse (1946-1952). 65 Vale la pena destacar que ste proyecto se termin dos aos antes que Le Corbusier hubiera terminado su primer edificio de ste tipo, la Unit dhabitation de Marsella. 66 Tlatelolco es un sitio cargado de un enorme simbolismo para la ciudadana, que va desde la masacre estudiantil de 1968, la cada de Tlatelolco defendida por Cuauhtmoc ante Hernn Cortes y los trgicos sismos de 1985, en donde varios de los edificios colapsaron, en buena medida por falta de mantenimiento. 67 Graciela Garay, Mario Pani, 2000, Instituto de Investigaciones Dr. Jos Mara Luis Mora, Mxico.

  • 18/18

    La ciudad creada bajo los principios del funcionalismo urbano foment la desintegracin social y la desarticulacin espacial en la Ciudad de Mxico, tanto con la creacin de grandes unidades habitacionales, como en la aplicacin de zonificaciones funcionales de los usos de suelo, lo cual sirvi como metodologa de base en las oficinas de planeacin de todo el Pas durante la segunda mitad del siglo veinte.

    La Coalicin Habitat Mxico

    Ante la incapacidad de las agencias de planeacin por controlar y dar atencin a las demandas de vivienda de la poblacin, se empiezan a generar en los aos sesenta urbanizaciones irregulares como Ciudad Nezahualcyotl (que en curso de veinte aos creci de 25,000 a 600,000 habitantes), como una alternativa a los programas gubernamentales de vivienda, los cuales atendan cuando mucho un 15% de la poblacin de escasos recursos.

    De manera paralela, algunos grupos de profesionales concientes comenzaron a sealar la problemtica y a brindar asistencia tcnica a grupos de escasos recursos para establecer o mejorar su asentamiento, ya sea mediante acciones de regularizacin, urbanizacin o vivienda 68 . Se constituyeron como organizaciones no gubernamentales el Centro Operacional de Vivienda y Poblamiento (COPEVI), el Centro de la Vivienda y Estudios Urbanos (CENVI), Casa y Ciudad, Fomento Solidario de la Vivienda (FOSOVI) entre otros, agrupndose en la Coalicin Hbitat Mxico, la cual ha tenido una influencia determinante en la planeacin urbana que se ha venido realizando en Mxico en las ltimas dcadas, de modo que si bien las intervenciones no se han realizado a gran escala, la riqueza de mecanismos y estrategias utilizadas han sido tomados como base para el desarrollo de programas y polticas de la ciudad.

    Como muestra de los planteamientos que han venido realizando stas organizaciones, referimos el Proyecto de Mejora Integral de un Barrio de los Hornos y el Programa de Mejoramiento Barrial Romero Rubio, ambos seleccionados en el Concurso de Buenas Prcticas patrocinado por el Premio Dubai 2000.

    El Proyecto de Mejora Integral de un Barrio de los Hornos estuvo a cargo de COPEVI, en colaboracin estrecha con la comunidad, el gobierno local y el Programa de Gestin Urbana para Amrica Latina (PGU-ALC), en donde el origen irregular, la falta de servicios y de empleo ha generado el aumento de la drogadiccin y violencia social69. Los objetivos del programa consistieron en democratizar el modelo tradicional entre gobierno y ciudadana, mejorar las condiciones de vida y promover un proyecto comn de desarrollo y elaborar un modelo metodolgico para la mejora urbana de los barrios.

    Mediante la movilizacin y coordinacin de recursos aportados por los distintos participantes 70 , el programa basaba su metodologa en la concertacin entre las organizaciones civiles, organizaciones sociales y autoridades locales (en el marco del Consejo Coordinador de Planeacin Participativa) para la toma conjunta de decisiones. Dentro de las distintas fases que componen al proyecto se busc el fortalecimiento de una gobernabilidad participativa, la disminucin de la pobreza urbana, el impulso de la economa local respetando el medio ambiente as como la equidad de gnero. 68 Se estableca como alternativa a la accin unilateral del gobierno en materia urbana, la ejecucin del asentamiento de manera progresiva y bajo el control de los propios habitantes. 69 En la localidad existan siete organizaciones sociales, de las cuales seis estaban dirigidas por mujeres. 70 Incluida la concesin de crditos para vivienda por parte de la Organizacin para el Desarrollo de la Conferencia Episcopal de la Iglesia Catlica de Alemania, MISEREOR.

  • 19/19

    El proyecto tuvo como principales resultados un plan para el desarrollo integral 71 , equipamientos, un plan de seguridad pblica y el mejoramiento de la vivienda; adems de la institucionalizacin y legitimacin de la gestin y decisiones, se busc recuperar el incipiente concepto de lo pblico, ms all de la visin puramente social o gubernamental.

    Entre las conclusiones producto de dicha experiencia destaca que la voluntad poltica de permitir y propiciar la participacin ciudadana en el desarrollo territorial requiere de un cuerpo instrumental que proporcione garantas al proceso, as como espacios de concertacin entre los actores para poder legitimizar e institucionalizar los procesos; Por otra parte, los mecanismos establecidos par la concertacin de actores tuvieron un enfoque integral, territorial y participativo, lo cual ha estado ausente por mucho tiempo en el desarrollo de polticas pblicas en el mbito urbano.

    El Programa de Mejoramiento Barrial Romero Rubio, surge con el objetivo de crear un mecanismo para alcanzar un desarrollo integral de la zona, mejora la calidad de vida de sus habitantes y reactivar la economa local, mediante la coordinacin de la ciudadana, las autoridades locales y organismos no gubernamentales en la definicin de un plan estratgico en donde se fijen los distintos plazos y prioridades.

    La zona presentaba grandes problemas con relacin al entorno: contaminacin ambiental, carencia de reas de esparcimiento, deterioro de las viviendas e inseguridad pblica, de modo que el programa busca articular los distintos retos dentro de un marco integrado de accin, en donde se impulsan proyectos de planeacin participativa, la creacin de espacios pblicos y reas verdes, creacin de equipamientos urbanos, infraestructuras, as como planes de reforestacin y seguridad pblica.

    Los recursos provinieron del Programa de Gestin Urbana, la Delegacin Venustiano Carranza y el organismo no gubernamental Casa y Ciudad, y contaron con la colaboracin de organizaciones sociales de base72. Dentro del programa, la planeacin pretenda ser de tipo horizontal, contando con la participacin en las decisiones de la ciudadana en general, mediante la creacin de un Comit Promotor encargado de consensar opiniones, coordinar los proyectos y buscar la articulacin con otras instancias de la administracin.

    El Programa propone elementos de carcter social, econmico, funcional y cultural con el fin de que estas actividades realizadas a nivel local se desarrollen en otros espacios del mismo territorio delegacional, lo cual le confiere sostenibilidad al programa, as como la posibilidad de volver replicable esta experiencia a nivel de la ciudad.

    El cambio de perspectiva institucional con respecto a la ciudad ha venido cambiando e incidiendo en las polticas urbanas gracias a ste tipo de experiencias, en las que la auto-gestin, la participacin comunitaria y la creacin de mecanismos innovadores en la produccin integral del hbitat han venido a estructurar un panorama ms congruente con la realidad econmica y social de la Ciudad de Mxico.

    71 Con acciones emergentes de pavimentacin, agua potable, regularizacin de la propiedad y el establecimiento de un centro de salud. 72 Como el Comit de Defensa del Barrio Romero Rubio, perteneciente a la Asamblea de Barrios.

  • 20/20

    7. Conclusiones

    Estamos en una era de simultaneidad: estamos en una poca de yuxtaposicin, del cerca y el lejos, del cara a acara, de la dispersin. Estamos en se momento en que nuestra experiencia del mundo no es tanto la de una larga vida desarrollndose en el tiempo, sino mas bien la de una red que conecta puntos e intersecta su propia estructura73

    Si bien el Movimiento Moderno reconoci los desafos cuantitativos de las nuevas demandas, as como los nuevos requerimientos y las nuevas posibilidades tcnicas del diseo, resolvindolos correctamente, reaccion de manera infructuosa ante las presiones del mercado y de las burocracias de la planeacin74.

    La visin que sostuvo al Movimiento Moderno interpuso ante la realidad cotidiana una nueva forma de vida supeditada a criterios de diseo, sin embargo, un control tan restrictivo sobre el comportamiento humano termin por extenderse ms all de sus posibilidades. La utopa de formas de vida preconcebidas, no podan ser llenados simplemente de vida, no solo porque subestima la diversidad, complejidad y variabilidad de los aspectos modernos de la vida, sino porque la interdependencia entre las funciones de las sociedades modernas rebasan la dimensin de las condiciones habitacionales por s mismas.

    Con sta gran sntesis, las contradicciones entre los requerimientos de un entorno estructurado por una parte, y los imperativos del poder y del capital por la otra, los cuales han caracterizado a la modernizacin de las ciudades en la historia, desaparecen.

    El termino funcional, ha caracterizado entonces las decisiones que estabilizan una relacin annima de actividades, sin que la existencia del sistema haya sido siquiera percibida por los participantes; Los problemas del urbanismo no son en esencia cuestiones de diseo, sino sobre el cmo controlar y manejar los imperativos de ste sistema que incide sobre las distintas esferas de la vida urbana y amenaza con devastar el tejido de la ciudad.

    Tenemos entonces que entre las nuevas aspiraciones del presente siglo, se perfila la bsqueda de una nueva identidad que integre pasado y presente, que se proponga coser, hilvanar y articular la ciudad partida75 e ir regenerando aquellos grises silencios urbanos extendidos por la periferia de las ciudades latinoamericanas.

    La ciudad latinoamericana ha sido definida por varios autores (Segre, 1988; Fessler, 1998), como una ciudad dispersa y fragmentada que genera costos urbanos importantes en materia de infraestructuras y servicios bsicos, lo cual a su vez produce zonas perifricas diferenciadas, que comienzan a percibir inequidades y posteriormente se convierten en zonas de exclusin.

    Cada vez es ms generalizada la opinin de que las formas urbanas actuales tienen un impacto considerable en trminos de relaciones sociales, y que refuerzan la fragmentacin social, el aislamiento y la segregacin. Es evidente que la falta de acceso a equipamientos de proximidad y de espacios pblicos seguros atomizan las relaciones sociales y generan un sentimiento de exclusin entre la poblacin que habita en los distintos sectores de la ciudad. 73 Michel Foucault, 1984. Des espaces autres, en Architecture/Mouvement/Continuit, Octubre. 74 Jrgen Habermas, 1982, Modern and Post-Modern Architecture, en 9H, No.4, pp.9-14 75 Ventura, Zuenir, 1994, Cidade Partida. Campanhia das Letras, Sao Paolo.

  • 21/21

    La fragmentacin de la realidad urbana, materializada en la divisin planificada del espacio, estuvo sustentada en los principios de la planeacin cientfica que dio lugar al funcionalismo urbano, el cual fue utilizado en Amrica Latina por los grupos de poder como instrumento de control y dominacin, en donde la imagen del desarrollo y el progreso como camino a seguir para lograr el enriquecimiento y consumo generalizado, demostr su insuficiencia sistemtica para resolver los problemas materiales y sociales de la ciudad.

    El urbanismo funcionalista que toma como punto de partida la divisin del territorio antes que la integracin del mismo, ha tenido como consecuencia la fragmentacin del espacio, la segregacin social y la institucionalizacin de estos mecanismos mediante la planeacin cientfica. Por tanto, el cambio de paradigmas actual radica en la incorporacin de la complejidad, la yuxtaposicin y la simultaneidad de los procesos socioeconmicos y urbanos en la planeacin como instrumento de equilibrio.

  • 22/22

    REFERENCIAS BIBLIOGRFICAS

    Alexander Christopher, (1965) The city is not a Tree, Architectural Forum Vol 122, No.1, Abril, pp 58-62 (Parte I), y Vol. 122 No.2, Mayo, pp 58-62 (Parte II).

    Allaman M., (1995) Espaces Publics: libert-identit-continuit, en Diagonal, No.112.

    Aracy Amaral, 1978, Arte y Arquitectura en el Modernismo Brasileo, Editorial Ayacucho: Caracas.

    Benvolo L., 1996, Historia de la Arquitectura Moderna, Barcelona: Gustavo Gilli.

    Bill Max, (1954). Report on Brazil, Architectural Review.

    Burian E. (ed), 1998. Modernidad y arquitectura en Mxico, Barcelona, Gustavo Gilli;

    Fessler Vaz Lilian, (1998), Emptying the formal city, filling up the informal city: new sigues in the urbanism of Rio de Janeiro, Trialog 57, No.2, Stuttgart.

    Foucault Michel, (1982) Space, Knowledge and Power, interview with Paul Rabinow, Skyline, Marzo.

    Foucault Michel, (1984). Des espaces autres, en Architecture/Mouvement/Continuit, Octubre.

    Friedmann John, 1965, Venezuela: from doctrine to dialogue, Syracuse: Syracuse Univesrity Press, pp.8-9.

    Graciela Garay, Mario Pani, 2000, Instituto de Investigaciones Dr. Jos Mara Luis Mora, Mxico.

    Gasparini G. y J.P. Posan, 1998, Caracas a travs de su Arquitectura, Caracas.

    Gehlen Arnold, 1993. Antropologa filosfica. Del encuentro y descubrimiento del hombre por s mismo, Paids: Barcelona.

    Gutirrez Ramn, 1998, Arquitectura Latinoamericana del S.XX, ed. Lunwerg

    Gropius, Walter, 1965, The new Architecture and the Bauhaus. Boston: MIT Press.

    Jrgen Habermas (1982), Modern and Post-Modern Architecture, en 9H, No.4, pp.9-14

    Henri Lefevre, 1968, Le droit la ville, Paris: Anthropos.

    IPLANRIO, 1975, Anuario Estadstico da Cidades de Rio de Janeiro 1993/1994, Rio de Janeiro, Prefectura da Cidades / PLANRIO.

    Jacobs Jane, 1964, Dead and life of great american cities, New York: Pergamon Press.

    Le Corbusier, 1926, Hacia una Arquitectura, Mxico.

    Henri Lefevre, 1968, Le droit la ville, Ed. Anthropos, Paris.

    Meade Teresa, 1997, Civilizing Ro: reform and resistance in a brazilian city 1889-1930, Pensylvania.

    Meyer, Hannes, (2001), Hannes Meyer: pensamiento, Cuaderno de Arquitectura No.5, INBA, Ciudad de Mxico.

  • 23/23

    Molholy-Nagy Sybil, 1964, Carlos Ral Villanueva and the Architecture of Venezuela, New York: Praeger.

    Queiroz Riberio L.C.,1990. Restructuring in Large Brazilian Cities: The Center/Periphery Model in Question, Ro de Janeiro: Research Institute of Urban and Regional Planning, Federal University of Rio de Janeiro.

    Richard Neutra, 1948. Architecture of social concern in regions of mild climate, Sao Paolo.

    Rio de Janeiro City Goverment, 1994, Bases for housing policy in Rio de Janeiro, Oficial City Bulletin, Appendix to Municipal Decree 12,994, 16 de Junio.

    Secchi Bernardo,1989. Un progetto per l'urbanistica, Torino: Einaudi.

    Segre Roberto, (1988), Ro de Janeiro. Smbolos urbanos: centralidad, poder, periferia y comunidad, en Ciudad y Territorio, Estudios Territoriales XXX pp.117-118.

    Tourraine, Alain, 1992, Critique de la Modernit, Paris: Librairie Arthme Fayard

    Ventura, Zuenir, 1994, Cidade Partida. Sao Paolo: Campanhia das Letras.

    Xavier, Alberto (Ed.), Arquitetura Moderna Brasileira: Depoimento de uma Gerao. So Paolo, Associao Brasileira de Ensino de Arquitetura / Fundao Vilanova Artigas / PINI.

    Zen, Ruth Verde, (1996), De volta cidade marvilhosa: a renovao do Rio de Janeiro busca superar a degradao urbana, Projeto Design 201, Octubre, Sao Paolo.