Revista Rupturas Nº 14

Click here to load reader

  • date post

    02-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    225
  • download

    0

Embed Size (px)

description

Revista de análisis opinión e investigación

Transcript of Revista Rupturas Nº 14

  • 1Revista Rupturas

  • 2 Revista Rupturas

  • 3Revista Rupturas

    La felicidad se la construye. No nace de una simple expresin por ms cargada que est de buenas intenciones. Queremos que el ao 2014 se traduzca en xito, en prosperidad; que tengamos trabajo, educacin, salud, seguridad social, vivienda, que haya respeto en la familia de los ecuatorianos, que nuestros compatriotas migrantes no pierdan calidad de vida, que las organizaciones socia-les se robustezcan y jueguen el papel de constructoras de la vida social, queremos una patria libre, soberana; queremos que se respete incondicionalmente la digni-dad de las personas y vivamos en armona con la Pa-chamama. Queremos una sociedad solidaria, alegre, orgullosa, positiva, pletrica de confianza en sus pro-pias fuerzas y capacidades. Queremos una economa sustentada desde la accin popular.

    Todos estos tienen que ser los objetivos de nuestra accin.

    Estas son las aspiraciones del comn de los ecua-torianos, son nuestras aspiraciones, las que debemos forjar solidariamente desde nuestra actividad individual y desde la sociedad en sus diversas manifestaciones organizativas.

    Para este ao tenemos, por ejemplo, la aprobacin del Cdigo Penal Integral, en donde se ha plasmado la concepcin de un gobierno arbitrario, autoritario, dspo-ta, que ve en todos los ecuatorianos al enemigo real o potencial, por lo que, en lugar de que la norma penal sea el lmite de la capacidad punitiva del Estado, se ha convertido en el instrumento de legalidad para atemo-rizar a los sectores populares en su accin social para ejercer el derecho constitucional a la resistencia con-tra aquellas polticas pblicas que le son repudiables. Adviene tambin este ao el Cdigo de Relaciones Laborales en donde se pretende poner bajo un denom-

    inador comn el rgimen administrativo con el rgimen laboral para limitar, hasta su eliminacin, el derecho de huelga y liquidar conquistas que la clase obrera las ha obtenido por medio de la lucha, la resistencia y el sacrificio que cobraron vidas de los trabajadores y sus dirigentes. Est en proyecto la Ley de Aguas, que pretende garantizar el negocio de las transnacionales y desprecia la voluntad de los hombres y mujeres del campo. En suma, en el 2014 se pretende ejecutar, por la va de la fuerza, un proyecto nacional desptico en el cual se instale la minera a cielo abierto y la explotacin petrolera para financiar la modernizacin del modo cap-italista de produccin. Quien se oponga ser sometido por la accin de la Funcin Judicial: polica, fiscales y jueces.

    As las cosas, el Ao Nuevo nos convoca a la or-ganizacin, a la resistencia, al fortalecimiento de las organizaciones sociales, a la vigencia de los partidos y movimientos progresistas, democrticos y de izqui-erda, puesto que el escenario internacional futbolero ser utilizado por el corresmo para distraer la atencin popular y llevar adelante su proyecto, que, sustentado en obra pblica: carreteras, hidroelctricas, hospitales, al calor de una verborrea populista, afianza un sistema socioeconmico en el cual se garantiza y consolida el poder del capital como modo de produccin domi-nante, que ahonda la explotacin y superexplotacin del trabajo asalariado, el subempleo, la ddiva del bono de la pobreza, la poltica extractivista y la persecucin policial contra quienes disentimos con el rumbo de la llamada revolucin ciudadana.

    El ao 2014 nos convoca a luchar por la felicidad en nuestra Patria.

  • 4 Revista Rupturas

    RupturasRevista de investigacin, anlisis y opinin

    DirectorNelson Rueda

    EditorLuis Charro

    Consejo EditorialMarco VillarruelFabin Carrin

    Edgar Isch

    RedaccinRamn P. AldazRosa Ramrez

    ColaboradoresDiego Hurtado Vsquez

    Valentina FrancoNathalia SierraPablo Ospina

    Luis Corral FierroOmar Palacios

    Eloy Alfaro ReyesMarco Villarruel

    Diseo Grfico y DiagramacinGabriel Chacn

    FotografaVladimir Cruz

    Fotografia contraportada porSteven Tapia y Vladimir Cruz

    CaricaturaTzntzico

    ISSN 1390-6038

    QuitoLas Casas Oe3-128

    (entre Amrica y Antonio de Ulloa)Telf: 02 320 1466

    [email protected]

    Facebook.com/Revista-Rupturasemail: [email protected]

    La opinin vertida en cada uno de los artculos es de exclusiva responsabilidad de sus autores y no refleja necesariamente el

    pensamiento de Rupturas

    1826

    44 50

    Las actuales circunstancias de reproduccin del capi-talismo en el Ecuador, caracterizadas por la aplica-cin de una poltica econmica que reactiva y profun-diza el extractivismo, por un patrn de poder de corte autoritario y por un sofisticado control ideolgico de la conciencia social, exige un urgente replanteamiento de las izquierdas del pas.

    El anunciado cambio de la matriz productiva, ubica-do como la mayor prioridad en la agenda del nuevo perodo del gobierno, se ha concebido como un pro-ceso de grandes inversiones, cuyos ingentes recursos econmicos son inexistentes en el pas, consecuente-mente gestionarlos fuera del Ecuador se ha conver-tido en una titnica tarea del rgimen.

    El fenmeno ms importante de la vida aca-dmica del Ecuador en lo que va del ao 2014 se produjo el jueves 16 de enero en la Universi-dad Central, cuando una propuesta unitaria de tres listas electorales derrot al candidato Edgar Samaniego de la agrupacin Nueva Universidad, abriendo as una nueva perspectiva.

    Resistencia donde es necesario, cons-truccin de alternativas donde podamos y trabajo paciente con los propios vo-tantes del corresmo para ganarlos por reflexin donde sea posible.

    6. Recomendaciones ciudadanas para los candidatos a Alcalde.

    13. El Quito que queremos?

    16. Alcalda de Quito, por quin votar?

    22.Conversando con Rafael Erazo, Prefecto de Esmeraldas.

    29.El gobierno y la criminalizacin de la protesta qu tan lejos estn de la derecha?

    32. Cordillera del Cndor, territorio bajo ocupacin.

    36. El imperativo tecnolgico.

    39. El Yasun depende de ti.

    40. Clase, Poder y Esttica: centralidades en la cultura.48. Ni para ingresar al Penal se controla tanto.

    56. El paso a la eternidad, el paso ms serio -Sobre la muerte de Don Juan Montalvo-

    59. La destruccin del monumento de Milton Reyes.

    60. Matrimonio igualitario.

  • 5Revista Rupturas

  • 6 Revista Rupturas

    Recomendaciones ciudadanas para los candidatos a Alcalde

    Estamos frente a nuevas elecciones para alcaldes. Esto se presenta como una coyuntura para que las nuevas autoridades, una vez electas, inicien con fuerza los cambios necesarios para lo que deben ser las ciudades del futuro. Queremos aportar desde este espacio con ideas y propuestas recogidas en los ltimos aos desde varios sectores ciudadanos y desde las ltimas tendencias mundiales.

    El modelo actual de ciudad es insostenible

    Las condiciones actuales del mundo son muy especiales. Es-tamos quedndonos literalmente sin combustible, con la posibi-

    lidad de que las condiciones del clima en nuestro planeta se vuel-van catastrficas e irreversibles y con un acelerado incremento de problemas ambientales y so-ciales.

    La poblacin urbana a su vez crece con mucha fuerza, en Lati-

    noamrica se estima que alrede-dor del 75% de la poblacin es urbana y ms de la mitad de la poblacin mundial vive en ciuda-des.

    Las ciudades actualmente consumen tres cuartas partes de la energa del planeta y producen

    Por:Diego Hurtado VsquezFotografa:Vladimir Cruz

  • 7Revista Rupturas

    tres cuartas partes de la contami-nacin total. Algo est claro, el modelo de ciudad actual no es sostenible.

    Se debe transformar a la ciu-dad actual, consumidora de re-cursos naturales y productora de desechos en una ciudad sosteni-ble.

    Lograr las condiciones para una vida urbana sostenible es el reto que deben asumir las ciuda-des y esto debe ser una condicin sine qua non que debe constar en los tener futuro.

    El objetivo. Quito hacia una vida urbana sostenible

    Esto implica un concepto di-ferente de desarrollo, basado en el ser humano y que est en ar-mona con la naturaleza, adems por primera vez en el mundo en nuestra nueva constitucin la naturaleza es sujeto de derechos. La aplicacin de estos concep-tos debera aplicarse a nuestras ciudades, ciudades en donde de-sarrollemos el Buen Vivir y que sean respetuosas de la naturaleza.

    A su vez, el Buen Vivir impli-ca condiciones de equidad eco-nmica y social, ciudades justas, incluyentes, solidarias, que favo-rezcan los encuentros y fortalez-can las comunidades, una ciudad de oportunidades y que nos per-mitan ser creativos y emprender proyectos productivos, ciudades diversas, acogedoras y atractivas, ciudades seguras, limpias, sin contaminacin.

    Nuestra visin de la ciudad que queremos se podra resumir en hacer de Quito una ciudad en donde sus ciudadanos se sientan felices, orgullosos de vivir en ella; que sea considerada ejemplo a nivel mundial de buena prctica ciudadana; productiva pero en forma limpia y amigable con la

    naturaleza; equitativa, justa y so-lidaria; en donde la energa y los recursos sean utilizados eficien-temente; en donde se minimi-cen el uso de recursos naturales no renovables y se acreciente al mximo el reciclaje, se reduzcan los desechos y la contaminacin; que sea tan atractiva que la quie-ran conocer ciudadanos de todas partes.

    Esto es algo que todos soa-mos y por lo tanto debera ser hecho entre todos, desgraciada-mente estamos tan ocupados en sobrevivir que nos hemos olvida-do de lo importante, nos hemos olvidado de vivir. Un buen alcal-de debera liderar este sueo.

    El modelo de gestin urbana

    Para hacerlo entre todos, el modelo de gestin urbana debe cambiar, por uno que permita que los ciudadanos tengamos