Diccionario Zen

of 90 /90
 Titulo original en ingles:  Zen Dictionary Publica do en Ingles por Peguin Book-Middlesex , Inglater ra. © by Er nes t Wood, c/o Peter Owen Ltd. Publishers. © de toda s las edi cion es en caste llan o, Editor ial Paid6s, SAICF ; Defensa, 559; Buen os Aires Ediciones Paid6s Iberica, S.A. Mariano Cubi, 92 Barcelona-21 © de es ta edici 6n Editorial Paid6s Mexicana, S.A. Guanaju ato 202-30 2 Co!. Roma Mexico, 06700 D.F. Tels.: 564-790 8 • 564-560 7 Impres o en Mexico Printed in Mexico  Aunque el profesor Wood es conocido esencialrnente por sus trabaJos sobrE; l a fil oso fl' a y la psic olo gla de la Indi a, inc luy 6 tar n- bie n el budis rno ent re sus est udi os y se in ter es6 por el Len desde q ue en 1920 escr ibi6 su pr imer ar ti culo sobr e ese terna para una r ev is tc J d8 S ha nqai durant E) el per lo do en que se encontr aba en Jap 6n. Ernest Woo d sel ecc ion 6 con el mayo r cui dad o el ma ter ial a incl uir 8n est e lib ro, pues resul tab a fac il ext raviar se en el campo cas ; ilimita do de los dich os y los hechos de los maestros y prof e- sor es len chi nos y jap oneses. ConHa en haber presenta do con cia - ri dad las ideas Len y un pan or ar na hi st 6r ico y bi bl iogr af ico sufi - ciente par a ilu str ar en forma cla ra ["I crecimiento del len en Ch ina y en J,lpCln. Tanto el como Hil da Woo d, su espos a, que pre st6 una valiosa ayuda en la elecc i6n y en eI arlal isi s de muchas de las pa la- hras, ter min os y per son aJ8 s de est e dicc ionario y una colaboraci 6n inf ati gab le en su public aci 6n, son rnie rnbros vit ali cio s de la So cie - dad Budist a de Londres .

Embed Size (px)

Transcript of Diccionario Zen

Titulo original en ingles: Zen Dictionary Publicado en Ingles por Peguin Book-Middlesex, Inglaterra.

by Ernest Wood, c/o Peter Owen Ltd. Publishers. de todas las ediciones en castellano, Editorial Paid6s, SAICF; Defensa, 559; Buenos Aires Ediciones Paid6s Iberica, S.A. Mariano Cubi, 92 Barcelona-21 de esta edici6n Editorial Paid6s Mexicana, S.A. Guanajuato 202-302 Co!. Roma Mexico, 06700 D.F. Tels.: 564-7908 564-5607

Aunque el profesor Wood es conocido esencialrnente por sus trabaJos sobrE; la filosofl'a y la psicologla de la India, incluy6 tarnbien el budisrno entre sus estudios y se interes6 por el Len desde que en 1920 escribi6 su primer articulo sobre ese terna para una revistcJ d8 Shanqai durantE) el perlodo en que se encontraba en Jap6n. Ernest Wood seleccion6 con el mayor cuidado el material a incluir 8n este libro, pues resultaba facil extraviarse en el campo cas; ilimitado de los dichos y los hechos de los maestros y profesores len chinos y japoneses. ConHa en haber presentado con ciaridad las ideas Len y un panorarna hist6rico y bibliografico suficiente para ilustrar en forma clara ["I crecimiento del len en China y en J,lpCln. Tanto el como Hilda Wood, su esposa, que prest6 una val iosa ayuda en la elecci6n y en eI arlal isis de muchas de las palahras, terminos y personaJ8s de este diccionario y una colaboraci6n infatigable en su publicaci6n, son rniernbros vitalicios de la Sociedad Budista de Londres.

Impreso en Mexico Printed in Mexico

Un ejemplo de la forma zer rje evitar las abstracciones se pone en evidencia de la manera ",,_.,ente: cuando el maestro zen Tokusan alcanzo la iluminacion, dijo: "Toda nuestra comprension de las. abstracciones de la filosofla es como un pelo en el espacio". Otro maestro, cuando se trato el tema de la dificultad que se encontraba en resolver un cierto problema, observo: "Es como un mosquito tratando de picar un tore de acero". Un 16gico no zenista, al o(r eso, pregunt6: "C:Se trata simplemente de un metodo para evitar la conclusi6n en un silogismo y de insistir tan s610 por entero sobre el caracter adecuado de tas premisas basadas en los sentidos7" Se cuestiono la respuesta de que las premisas 0 percepciones no requieren un pensamiento, senalando que tambien eso era un pensamiento, argumento que se debate senalando que se refiere solo a la acci6n de la percepci6n, sin pensamiento. Los dos eJemplos citados demuestran que el zenista no objeta la analog(a, cuando esta sirve para expresar una experiencia y no para hacer una comparacion.

Esta patabra significa una casa 0 mas bien un hogar, que a su vez es un lugar donde guardamos todas las cosas que valoramos para su use, y entre las cuales vivimos. Indica tam bien el deposito espiritual de todas las potencialidades de la vida, que debe ser considerado como nuestro verdadero hogar y tambien como nuestro paradero 0 destine final.

En mo,

esta idea encontramos que modo ante un reflejo que distingue el contacto (no que

naturalidad de la forma la vida

V nu un rnero de o[Jcrar sino

misticis-

hindues. dadera

Significa naturaleza modo. es solo

que

la mente

humana porque que

no

puede Ilaman

concebir el "Va"

la verno 10 es las

pues observamos EI punto

la vida

en la natural(~/a

cs algo sui genede la "materia no es tanto en realidad V la

del hombre, Buda un enseno manojo incluven

esa mente can

solo

con ace objecomprension Ilamadas las faculV la aptitud

r1S, de ningun muerta". que reacciona

tos v, en consecuencia, de ningun este tades mental como "vo"

10 que los hombresaun de cinco

en 10 naturaleza fueran

la mejor

can el media,

que es conscien-

tendencias, las emociones, del caracter

te. Si todas un icamente vida no pleto

las acciones reacciones sino oportunidad

complicadas importa surgiera

de la mente cuan campi ordenacion

skandhas (ramas), queperceptivas,0 capacidad

10 forma,0 habitos

icadas fueren)

las tendencias de distincion, otros. hinduista, es decir,

no fuera habrfa

una coleccion

0 una

de esos reflejos, en el proceso carece por comoriental de de la volunexislos (no sobre minerales

que

abarca

la idea de sl rnismo vel

\a conciencia

del desarrollo

organ ico de la vida. en favor hasta abajo un cierto

Esta observacion en las formas

un ente entre En la filosofla son

atman es el "sf-mismo",todas las casas objetivas consiste Con ellos, superior) agua, V el gran objetivo V en servirlo.

anatman

de prejuicios existe

(0 en contra) e incluso grado

de la creencia

es el "no-sl-mismo", que el "no-uno-mismo", "sf-mismo", logica)

del mundo, en reconocer

que desde arriba naturaleza taria.

de conciencia

V una vida infinitamente

en buscarlo juntamente constituven Buda afirmo de

el ahankara (el de los cinco aire V mate-

hacedor Por consiguiente,

del VO), buddhi (cuerpos

(Ia inteligencia con todos de tierra,

V manas (Ia intecalor,

alaya es la autonaturalezapresente como en forma el que que Buda experimento conciencia, en el momenta es posible

ligencia elementos

los compuestos

tente,

que el

se encuentra

potencial en forma

en todos directa

compuestos el verdadero

seres vivos, mediante

y es aquello

ria celestial), Si err6nea, mo", hasta tiempo) budistas desliza en mi que bien

el "no-sl-m

razonamiento, sostienen

se da en esta nota para todos.

el alaya) y con plena Los zenistas

ellos es el "sf-rnismo", se atuvo, el conjunto que la verdod preparados V solo se han en el mar vo"; pero indican

de su iluminacion.

ismo" V el titman entre todos dehin (amo del cuerpo). que la idea del dehin como un ente era a la reencarnacion momento del falso "sf-misa un cambio en el cual modo. "Ia crece deben gota constante en el se

que tal proceso

sin embargo,

los skandhas, sUJeto para desprenderse la verdad, V "el expresiones

10 reemplaza,

los skandhas Los poetas de roclo

estarl'an luz inmortal. A veces se 10 llama Amitayus vida y tambien Amida, EI "hijo espiritual" de Amitabha r'ecibe el nombre de Avalokitesvara. Mafljusrf es otro aspecto de la diviniLiteralmente: infinita, dad, que expresa aunque sabiduria. los zenistas Estas farmas no buscan de la divinidad como estan rede presentadas estatuas, miembros a menudo de la secta en los monasterios de la Tierra zen, a veces en farma su avuda, saludan alas

(cesarl'an como

de operar

existirfa permitido

a su propio universo

reluciente" en la mente por

transformandose todos aquellos Sin de ser erroneos. en el camino se expone

aun estos concept

os V, en realidad, la propia idea

se engendran permanente concepcion los ocho

del hombre que

embargo, separada la verdad la misma Iladamente enumera termino

10 hacen losfiguras

10 menoses incorrecta

de una entidad sostienen detael Senor elementos tres en el V afirma

V se interpone como

Pura, si bien

V la iluminacion. en el capItulo

Los hinduistas

mas ilustrados

con inclinaciones

y con reverencia.

que Buda en este tema, componentes estando deben que "Ia mente", del hombre

13 del Bhagavad Grta, donde(Ios cinco los ultimos mas amplio) incluidos ser

V ahankara-buddhi-manas, La doctrina cual mo" dir se adh ieren tas, puede con del

anattaen pocas

0 el

anatma, ensenodacomo

m~derno ocho fue

en su sentido

par

Buda,

a la

que dad.

esos Buda

componentes un reformador reliqiosos,

trascendidos

en su totalide des-

la mavoria

de los budistas, palabras del hombre,

incluvendo

a los zen is-

resumirse

la idea del "no-sf-misque no se debe confunen las filosoflas

combatio COlTlunes,

a la vel los errores incluvencJo que fuere la realidad

de la verdadera la expresion

naturaleza del

los eruditos sociales

V los

de las personas

las castas

"no-sf-mismo"

empleada

V los credos

Cualquiera

cubierta como "i lum inaci6n", el perfecto budista zen s610 se permitira la idea de su propia Talidad (tahata), que tambien es un vacio (sOnyata) de todas las cosas 0 ideas concebibles. La doctrina del anatta (no-atma) es comun alas dos escuelas del budismo: la Mahayana y la Theravada (Hrnayana).

Primer expositor de la doctrina Ch ina, unos 150 aAos d.C.

ch'an 0 de la meditaci6n

en

Esta palabra significa una peregrlnaclon a pie y se aplica al novicio que desea ingresar a un monasterio. Su vestimenta convencional incluye un ancho sombrero de Iluvia, de bambu, medias de algod6n blanco, sandal ias de paja y un morral que contiene elementos como su navaja de afeitar, cuencos, libros, etcetera. Ese viaje se describe de una manera hermosa en un largo poema Ilamado La canci6n de Angya, compuesto por Funyo Zensho a comienzos de la dinastla Sung. AI Ilegar al monasterio, el peregrino muestra su carta de presentaci6n, si dispone de una, y luego espera en el patio de entrada durante varios dlas, hasta ser admitido. Cuando ingresa, se encuentra a prueba durante otro corto perlodo antes de que se Ie permita avanzar hasta la sala de meditaci6n, donde se inclina ante el santuario 0 deidad y luego es presentado a la hermandad. Se debe tener en cuenta que la peregrinaci6n es val iosa en 51 misma. Las dificultades personales y corporales que se enfrentan y se superan, incluyendo la inclemencia del tiempo, producen de por 51 un despertar y un fortalecimiento, en tanto que las variadas belIezas de la naturaleza y el constante encuentro con diversas personas y actividades humanas resultan beneficiosos desde el punto de vista cultural. Puede ocurrir que sobrevenga el satori durante la peregrinaci6n y no en el curso de una visita a un maestro zen, pero de ningun modo el peregrino debe esperarlo en cualquiera de ambos casos.

Es la expresi6n de la experiencia de la iluminaci6n de un Buda; anuttara significa que no tiene nada mas alia (es 10 ultimo); samyak significa correcto, y sambodhi, conocimiento completo. Esta expresi6n no se refiere a la mas elevada entre toda una serie de experiencias, sino a aquello que esta mas alia de todas las categorlas y la relatividad. Es la Verdad, alcanzable por la meditaci6n (dhyana 0 zen).

Un terminG muy usado por Buda, pero no por 105zenistas. Significa "preparado" y se aplica 5610 a algunos de sus partidarios. Se pueden comprender 105 requisitos del arath refiriendose a aquello que Buda Ilamaba las diez trabas, siendo estas 105 defectos del caracter que obstruyen la realizaci6n verdadera 0 esencial. Las cinco primeras trabas son: 1) la ilusion del "Sl-mismo" personal, que es la irreflex iva aceptaci6n del concepto de uno m ismo como cuerpo y mente, 2) la duda acerca de la eficacia de la vida buena, 3) dependencia de las ceremonias, 4) 105deseos emocionales, 5) las aversiones emocionales. Es facil advertir en estas cinco trabas la consecuencia de vieJos habitos mentales no filos6ficos. Oespues de superar estas reacciones automaticas, el discipulo en el Sendero esta preparado (arath) para enfrentar y superar (6-7) el deseo de la vida como una forma y de la vida sin forrnas, 8) el orgullo espiritual, 9) la idea de uno mismo como un ente, y 10) la ignorancia de la naturaleza del "sl-mismo" esencial Si bien los zenistas no siguen esta clasificaci6n, al seguir 81 "metodo directo" estan trabajando para sllperar las l'Jltimas cinco trahas.

EI arte de Japan asumio formas que indican la influencia zen. Tal vez el mas tipico es el santuario de la belleza (tokonoma), que se encuentra en cada buen hogar. En un sector de la pared se encuentra una pintura vertical enrollable (kakemono) y tal vez una flor en un recipiente simple, sobre una pequena mesa, un banquillo o una repisa. La flor constituye probablemente el rasgo mas significativo del arreglo. EI hombre puede disfrutar en forma natural una flor sin tension, y obtener de ella toda la union amorosa que constituye el nlJcleo de la sensacion de belleza posible de obtener sin tension y sin la consiguiente ruptura de la asociacion armoniosa que ocasiona esta ultima. Un ramo de flores es agresivo y abrumador, tal vez estimulante pero exigente, y plantea un enfrentamiento que agota al hombre, al tiempo que acrecienta su poder. De vez en cuando la pintura es cambiada; fuera del alcance de la vista, en algun lado, existe una cierta cantidad de ellas. Una gran cantidad de pinturas origina distraccion. Por otra parte, una prolongada exhibicion de una sola de ellas conduce a la desatenci6n, pues la vida es movimiento y no tiene un caracter estatico. AI pintar se recuerda que la pintura constituye unicamente una sugerencia, que la imagen grafica de una vaca no presenta una vaca y no la representa, salvo para aquel que fue educado para esa convencionalidad. Del mismo modo, los alfabetos no representan sonidos sino que son convencionales. La conclusion 16gica de esta concepcion de la representacion 0 del arte pictorico es que el mlnimo de representacion con el maximo de rasgos impresionantes es el que mas "habla" al hombre que no esta adaptado de un modo convencional a un sistema artlstico. Esa es la naturalidad. Y eso 10 que encontramos en el arte japones, en las pinceladas con su profundizacion y sus esfumaturas, con sus ensanchamientos y sus estrecham ientos, con su di reccional idad y sus espaciados, que resultan tan indicativos de relaciones conocidas, sin ex igi r un pensam iento. Todas estas formas artisticas son afines a la decoracion con una unica flor. La pericia que se requiere para pintar (sumi-e) propone producir un efecto similar. Se preparan los materiales requeridos con el mayor cuidado. EI papel es muy delgado y absorbe con rapidez la tlnta, de tal manera que el artista debe realizar su trazo en un solo movimiento, en forma completamente espontanea, pues mas ade-

lante no puede haber alteraciones. La tinta es una mezcla de negro de humo y cola, y es siempre negra, si bien se la puede aplicar sobre el papel con una mancha densa 0 en forma ligera. EI pincel esta hecho con el pelo de una oveJa 0 un tejOrl, que permite absorber una gran cantidad de tinta, yesta montado en un mango de bambu y afilado hasta lograr una punta aguda. EI artista 10 emplea con un movimiento libre, sin apoyar la mano 0 01 brazo en algo, 10 cual conduce a expresar la inspiracion originando direcciones, presiones, profundidades apropiadas, etcetera. La cal igraHa japonesa y la ch ina estan Intimamente relacionadas con esta tecnica. En consecuencia, al leer la obra de un autor en su propia caligrafla Sf, reciben impresiones de sus sentimientos, aSI como de las ideas que trata de transmitir. Como en el sumi-e se emplean el mismo tipo de pincel y de papel, un efecto similar en 10 referente a la espontclrleidad aparece en la forma y el espesor de los diversos tra/os.

La influencia len en el arte implica una sustitucion de los detalies agitiJdos por la quietud, que representa la "accion" principal en la meditacion profunda. Se logra este resultado mediante la alusion al espacio como motivo preferente. r:n la pintwa, (;1 hecho de dejar espacios en blanco, realizando solo los tra/os imprescindibles sobre (,I papel, "dcJando el espacio abierto para que liJ men te 10 Ilene", tal como 10 expresa 01 pensamiento zen, no induce a la menW a p(;nsar (10 cual significa agitacion) sino que la hacc rl1(;ditar sobre 10 que conoce (10 cual significa Cluietud 0 tranquilidad). Eso c~s10 que descubre el observador cuando conwmpla el efecto del arte len en su propia mente. No es el descubrimiento de este ef(;cto 10 importante; 10 es, (m cambio, el cfecto en Sl' mismo. Resulta importante que haya algunos trazos. EI papel no debe estar todo en blanco, pues en la vida la m(mte solo toma conciencia del espacio cuando 10 sugiere no la ausencia de objetos sino la cesacion () la detencion (nirodha) de estos. Por ejemplo, un triangulo no es limitado en forma propiamente dicha por tres mctas, sino por tres vertices, donde S8 d(diene el triangulo Para ilustrarlo se puede cortar un triangulo en carton 0 papel y luego sostenerlo. Ocurre 10 mismo en la poesla ien (haiku, vease). Cuando el

breve verso finaliza diciendo: "La rana salta al estanque; plop", se toma conciencia por ese medio de una nueva riquela del silencio ode la quietud: no es que se piense algo al respecto, pues al hacerlo se tiende a perder el efecto. Uno 10 sabe, no piensa en eso La experiencia es tanto mas rica en ambos casos -en el sumi (pintura) y en el haiku (poes(a)- si el observador encontro anteriormente su estilo en alguna experiencia feliz anterior, surgida por primera vez en un enfoque adecuado. Despues, el estilo puede ser voluntario. As( ocurre en el arte de la meditacion. Par detras de esta existe una ciencia no advertida, que ensena el valor de la contemplacion (en la cual no hay pensamiento) y que en realidad es el samadhi, la rica profundidad de la meditacion mas alia de su fase reflexiva. Aun en la poes(a ordinaria (si se puede emplear una expresion tan irreverente acerca de la poes(a) la pausa induce, de vez en cuando, este equilibrio, por mas breve e inadvertida que resulte como tal. Por ese motivo, una idea expresada en farma poetica nos enriquece mucho mas que la misma idea expresada en prosa. EI mismo efecto zen puede advertirse en la jardineri'a paisajista, tal como se la observa en el jard(n del monasterio Ryoan-ji, en Kyoto. All ( se halla una disposicion de ciertas rocas colocadas en una arena (0 ripio) blanca cuidadosamente rastrillada. No es la arena la que esta all I para que nosotros la observemos: son las rocas. Si uno quiere, se puede atribuir a estas un significado y pueden representar un lenguaje para nosotros, pero la arena que ha side emparejada de una manera tan cu idadosa adqu iere para nosotros la tranquilidad de nuestro propio conocimiento profundo, no del pensamiento ni aun de la percepcion. Es exactamente 10 opuesto a 10 que ocurre cuando descubrimos significados en un monton confuso de nubes, de hojas de te humedas 0 en un conjunto de disenos caoticos, buscando, por decirlo aSI, algo placentero y encontrando (0 no encontrando) una belleza tras otra. Un buen cesped cortado de una manera pareJa Y al ras, en el cual resaltan unas pocas plantas y flares apropiadas, puede eJercer un efecto en cierto modo similar al del jardln de rocas, pero no cuando hay gran des masas de plantas y flores, par mas hermosas que puedan ser cuando se las coloca en dosis rnas pequenas y sin mezclarlas demasiado. Se puede vagar par un jardln con esa profusion de plantas y flores y disfrutar de el en forma beneficiosa, pero no es esa la senda del zen, si bien puede haber en ella magnificos momentos zen, cuando se conternpla real mente una flor 0 alguna otra cosa, y cuando se es atrapado y serenado por su belleza.

Con la pericia en la accion ocurre 10 misrno que con las artes para la vista. EI metodo zen (upaya) Ilevo en el Japan al arte del judo, para el cual carecemos de una traduccion apropiada Tal vez el termino que mas se acerque sea el de lucha. Pero 10 que aparece en realidad en las situaciones que surgen es el misrno no-pensarniento: se permite al cuerpo desarrollar su propia sabldurl'a y el cuerpo esta libre por completo de una conduccion 0 direccion mental. En esas circunstancias, su calda 0 rodarniento constituye la realizacion de una accion natural, corno un sauce que se dobla ante el viento en lugar de estrernecerse y tal vez de rornperse y que luego se restaura, no mediante una recuperacion sino completando su propia accion natural. Habla una vez un hornbre parado sobre una silla, que colocaba una lampara en un enchufe electrico del cielo raso. De algun rnodo la larnpara se desl izo entre sus manos. Con una inconsciente perfeccion de movirnientos, tanto en velocidad como en precision, con un solo gesto bien equilibrado se inclino y tomo la lampara por debajo del nivel del asiento de la silla cuando ca(a y luego, en un unico movimiento continuo, se elevo con la larnpara en la mano hasta el enchufe. Ese hombre afirma que ese hecho represento una experiencia inesperada y maravillosa, y puede recordar a la perfeccion la forma en que su cuerpo sintio 10 que ocurri'a y, en realidad se puede Ilevar a Sl mismo 0 mas bien abandonarse al rnismo estado de animo en cualquier momento, recordando la forma en que 10 siente. La relajacion representa un terminG demasiado formal para 10 que acabamos de describir. Se trata antes bien de la sabiduri'a espontanea del cuerpo en algo que se ha aprendido perfectamente en el curso de la acJaptacion natural. Es algo que no puecJeser pensado, pero que se puede d isfrutar con plena conciencia cuando el pensamiento 10 permite. No cabe duda de que es con el mismo estado de animo y con la misma ausencia del pensamiento "yo estoy hac.iendo eso" como se logra la rnaravillosa destreza del tiro con arco zen, 0 mas bien se puede deci r que la accion se real iLa con la mano, el brazo y el OjO en un movimiento fluyente, en el cual no existen decisiones. En algunas de las artes Len parece haber mucho formalismo. Por eJemplo, en el drama Noh, los personaJes estan vestidos de una manera formal y cJetallacJay en ciertas ocasiones real iLan movimientos que se cJetienen subitarnente en una actitud no natural hablancJo con una voz extrana 0 sepulcral. Estos personajes son: por aSI decirlo, las piedras en eI Jarcil'n de roeas 0 las icJeasen la

poesia. Relatan la historia que constituye el tema de la obra, pero las detenciones, los arranques y las expresiones no habituales -tan diferentes de las que existen en la prosaica vida ordinariacrean en la mente del observador los mismos equilibrios zen que aparecen en la poesia 0 en la jardineria paisaJista, donde el pensamiento se detiene y el conocimiento Ilena los espacios, experimentando las empatias de la historia de una manera ricamente novedosa. En esta obra los ruidos -Ios flujos y los ruidos secos, las notas de la flauta, los tamborileos y los gritos agudos y el flujo nuevamentetodos evocan los estados de an imo del relato en la sucesion que este requiere. Se conoce la historia de antemano, como la de la muchacha que trataba con suma dureza a los hombres que acudian para cortejarla. Habia uno a quien ella especialmente queria, pero ni siquiera con el podia moderar su orgullosa crueldad. Aunque el debia venir a verla desde muy lejos, ella insisti6 en que 10 hiciera durante cien noches antes de otorgarle sus favores. EI murio en el cursu de la centesima noche y luego la historia describe el resto de la vida de la mujer, que se lamentaba, quebrantada y enloquecida en su vejez. Tambien se debe mencionar la decoracion de la casa 0 mas bien el decorado. Ya hemos aludido a la flor y a la pintura (kakemono) en su lugar 0 santuario especial (tokonoma) y, en conexion con ellos, la viviente quietud del "cuarto". 2-No es esa circunstancia la que establece la diferencia entre una casa y un hogar) Y aun en Occidente, donde los hogares conservan a menudo muchos tesoros queridos, 2- o ocurre acaso que estos, si son genu inamente n amados, solo reflejan un conocimiento profundamente enraizado y no una investigacion y una busqueda? 2-Arreglo floral? Aqui parecen convocarse unas pocas flores y tal vez una estatuita 0 un arbol en miniatura, reunidos en una vasija 0 un cantaro de jardin; el conjunto se propone recordarnos ... algo. Y de alguna manera estos elementos deben formar una apacible unidad y hablarnos de una quietud que tambien se pueden hallar en la naturaleza, en donde el agua, la tierra, las nubes y el cielo se encuentran en compafHa, manteniendo cada uno su propio ser, sin molestarse entre si. Y, por ende, euando oimos: "Transformate en el bambu" o "Transformate en el pajaro", estamos de acuerdo, peru 2-no debe ser sin intencion y en una forma algo parecida a una gota de roclo que se desliza hacia un mar no demasiado radiante?

Un sim il que se ha empleado para ejemplificar la relacion entre el "si-mismo" superior 0 el caracter de un hombre (su voluntad, amor y pensamiento) y su "si-mismo" inferior, compuesto por su cuerpo y sus habitos de emocion y pensamiento, incluyendo su memoria. EI "si-mismo" inferior no provoca los progresos hacia el "si-mismo" superior, que se deben a su propio pensamiento, amor y voluntad, si bien proporciona materiales 0 datos para trabajar con ellos. De este modo, en el budismo el "si-mismo" superior es el artista y el "si-mismo" inferior es el cuadro. En cada vida 0 encarnacion, el karma vuelve a presentar al artista la obra de su pasado, en tanto que tambien el artista reaparece modificado por sus esfuerzos pasados. De este modo, el artista aprende a no confundirse con su cuadro, el "si-mismo" inferior, sobre el cual su tarea consiste ahora en actuar, en lugar de hacerlo sobre los "cuadros" de los otros. Sin embargo, el zen avanza un paso mas que su simil y pone al artista a trabajar sobre el "si-mismo" superior, para rechazar aun este, en calidad de "yo", y buscar mas alia de el la naturaleza bud ica 0 la mente budica.

La practica zen no aprueba el ascetismo sino la naturalidad. Esta ultima, por otra parte, no significa indulgencia. Signlfica una mente sana en un cuerpo sano. Impllca, por ejemplo, corner para vivir, no vivir para corner Implica elegir el placer en los asuntos corporales y evitar el dolor, pero no perseguir el placer. Reconoce la naturalldad del placer para la estimulaci6n del euerpo, pero tambir\n la naturalidad del IUlcio de la mente acerca de la naturalidad corno la que gobieflla los deseos de placeres scnsualcs, sabiend~ cuando alentar el placer y cuanclo Ilmitario. Tarnbir\n reeonoce que en 10 referente al cuerpa el placer de la salud (que aeornpaiia la naturalldad) es mayor que la excitaci6n placentera de los excesos 0

que cualquier desenfreno no requerido para el bienestar 0 la salud del cuerpo. Teniendo presentes estas consideraciones se prescribio el celibato para los monjeS que se habian retirado de los asuntos del mundo con el proposito de aprender. ensenar y meditar. Se entendia que emplear las energias corporales para el "bienestar de otros" (es decir, para procrear una nueva generacion, en la forma de descendientes) constituia, a la vez, un exceso inJustificado y un desperdicio cuando se trataba de los monJes y de las monJas. En su casu no se presumia que esta abstencion implicara una terrible lucha emocional, porque la comprensi6n de la natural idad por la mente aquietaria de por si los impulsos de habitos pasados y los residuos de esos impulsos, en especial cuando el mayor interes del individuo en la vida se orientaba hacia la meditacion zen. Lo que acabamos de senalar se halla absolutamente de acuerdo con el budismo en general, como se advierte en la historia de la busqueda de la verdad por Gautarna, quien Ilego finalmente a la iluminacion, busqueda en cuyo transcurso visito a todos los grandes hatha yogis en su region y practic6 sus metodos hasta tal punto que Ilego a una extrr~ma extenuacion. Un dia 10 encontro desmayado una mujer simple, quien 10 persuadio a que bebiera un poco de leche que ella portaba. Luego el sentido comun Ie senalo las circunstancias en que una apropiada atenci6n del cuerpo es natural y beneficiosa y no mucho tiempo despues alcanz6 la iluminacion debaJo del arbol bo en Budh-Gaya. En relaci6n con este acontecim iento, Edwin Arnold, en su The Ligh t of Asia * , cita los sigu ientes versos. "La cuerda demasiado tensa se rornpe y lamlJsica se disipa; La cLlercJademasiacJo floJa es rnucJa y la rnLJsicamuere; Aflnanos la eltara, ni baJa ni alta."

Budista incJio que vivi6 alrecJedor del al10 100 a.c., quien promovi6 la doctrina del tahara ("talidad"), que luego asurnio una gran irnportancia en el budisrno len. En la famosa obra de Asvagosha titulada Shraddhotpada Shastra (1 despertar de la fe) (vease)

se dedico a la doctrina del alaya (alaya-vijnana). Alaya significa un hogar, de tal modo que la conciencia debe ser conocida en su propio hogar 0 segun SLipropia "talidad". Esa concepcion se convirtio en una doctrina de la escuela yogachara que iniciaron Asanga y Vasubandhu en la India. Asvagosha confiri6 a la alaya un caracter muy metaflsico y senal6 que posee su propia "talidad". Se emple6 el terminG bhOta-tahatO, que se puede traducir como "talidad de actualidad" 0 "talidad de ser", 10 cual indujo a muchos a concebirla como una realidad mistica; por ese motivo la escuela yogachara termino por ser designada como la escuela ideal ista de la corriente Mahayana (vease). Sin embargo, los zenistas estrictos no admiten ese idealismo, que tiende a convertir la "talidad" de la verdadera mente budica en una especie de deposito (alaya) de todas las posibilidades de la vida, sUJetas a una expresion parcial (y, por ende, a una oclusion parcial) en 0 como diversas formas 0 diversos cuerpos (kaya). Segun parece, los zenistas sostuvieron que se debe buscar la mente budica no solo sin pensar en ninguna de esas cosas, sino tambien sin pensar en ella ni siquiera como una realidad metaflsica. Algunos piensan que esta posicion de los zenistas no proviene de una forma de razonar india sino de la naturaleza de la mente ch ina, que se preocupa mas de la experiencia factica que del razonamiento, que implica una comparaci6n y un juicio. Un vedantista de la India expresaria la misma idea diciendo que para ellos seria importante no caer en la adhyasa (atribucion de algo que ha conocido) cuando se enfrenta a un nuevo hecho 0 una idea nueva. Como el razonamiento implica comparar 10 que se ve ahora con algo conocido con anterioridad, tanto los vedantistas como los zenistas no 10 consideran conducente al descubrimiento del verdadero "si-mismo" (atman) 0 de la mente budica. Sin embargo, si esta ultima ya se encuentra en nosotros desde el comienzo, como sostienen ambas escuelas, se podria alegar que la mente budica es aque110 que nos impulsa (aquello que es realmente, en 10 fundamental, si-m ismo, si bien nos confunde mediante el pensamiento con la identidad personal) a desearlo 0, en otras palabras, aquello que aparece en nosotros como un hambre espiritual indefinida (tan natural como el harnbre corporal) que constituye tam bien la fuente de nuestra insatisfacci6n natural con cualquier otro beneficio, es decir, la fuente de 10 que se ha Ilamado nuestro "divino descontento" . Puesto que Asvagosha enseno que debemos proponernos la

cuando uno de ellos formulaba una pregunta al maestro Ling-yen. Este elevaba su hossu y luego daba su respuesta. Otro ejemplo: un d(a el maestro Huang-po Hsi-yun subi6 a su elevado sitial, levant6 su bast6n y expuls6 a todos los monjes. Luego los IIam6 y dijo algo acerca de la luna. Les hab(a senalado la importancia de 10 que iba a decir. Sin embargo, tambien se usaba ese bast6n para expresar un cierto significado; por ejemplo, cuando el maestro Yen Tou 10 ocultaba detras de el se daba por entendido que su funci6n espiritual hab(a vuelto al reposo. En un relato donde se emplea el termino se demuestra que se puede identificar el hossu con el matamoscas. Un hombre joven se inclinaba a una carrera militar como espadach(n; sin embargo, habl'a acudido a un maestro zen en busca de un cierto asesoramiento. EI maestro, advirtiendo que su destino apropiado era el estado de monje, 10 desafi6 a un combate, a condici6n de que se convirtiera en monje si perd(a. Para la pelea debfa emplear una cana de bambu y el maestro su matamoscas (hossu). EI hombre joven no logro golpear ni una sola vez al maestro, pero este Ie pas6 el matamoscas por la cara en repetidas ocasiones. Segun parece, al comienzo este implemento fue tan s610 un matamoscas, compuesto de una varilla de unos treinta centfmetros de largo, con un anillo en un extrema para colgarlo y un largo penacho de pelo de caballo 0 de yak en el otro extremo. Se debe mencionar que se empleaba en los monasterios una vara ord inaria (ilamada kei-saku, vara de advertencial durante las meditaciones en grupo, para Ilamar al orden a cualquiera que se encontrara sentado, encorvado 0 durmiendo, Y se esperaba que esa persona se inclinara con cortesla y corrigiera su actitud.

en que emple6 palabras (1622-1693.) Creador de poema,s z , simples para mayor conveniencia del publico.

En chino, Pa-chio Hu zen. (Vease haiku.)

'\-ch'ing. Un famoso maestro de poemas

leaban los maestroS zen eran de dos tipos: Aquellos que emp. em leaban para apoyarse y los mas largos (ilamado~ sh/~Pe\~~t:nte: y el bast6n mas corto para golpear a )sus dISC1P~~PI:aba para r~alizar gestos y tambien (liamado hossu , que se con fines ceremoniales. ..' d 1 f' se empleaba a menuComo una especie de Insignia . ,e 0 ICIO, e\ maestro se d'IS podo n, cuan do este ultimo para Ilamar la ,atenClo las mentes de los n(a a efectuar una declaraclon ~ p~ra preparard este modo que monies para 10 que sobrevendna, Indlcan?o e, . I hab(a comenzado su funci6n espiritual. ASI ocurna, por ej8mp 0,

En los tres requerim ientos esenciales para el zen encontramos una clasificacion 0 un juicio de las cosas de acuerdo con 10 "bueno" y 10 "malo". No se trata de un proceso de distinci6n para el zen, sino mas bien de distinguir entre aquello que es y aquello que no es 0, en una palabra, la "verdad". Sin embargo, implica una emancipaci6n respecto de la atadura de las inclinaciones afectivas y, en consecuencia, esta de acuerdo COil el principio de la compensaci6n en la vida, tal como 10 expone el ensayo de Emerson sobre la compensaci6n.

No obstante, no tendr(a un caracter zen afirmar que apreciamos 10 bueno como una contraposicion de 10 malo. Un hombre que hab(a padecido asma manifesto una vez a un amigo: "Tu no aprecias el placer de respirar con facilidad, porque nunca te has VISto privado de ello". Sin duda la experiencia del dolor orienta la ate~cion del hombre hacia la valorizacion del placer, pero deberla haberlo hecho de una manera positiva, por percepcion directa, V no orientarse hacia el por el camino mas diflcil, par el dedo que senala el dolor. De otro modo, nos veriamos Ilevados a la paradoja de que solo aquellos que han sido asesinados estan en condiciones de apreciar la vida. En el zen los tres requerimientos son una gran fe, una gran duda V una gran determinacion: estos son los "bienes" V representan algo que somos, no algo que tenemos. No ex Iste objecion, probablemente, para que relacionemos estos tres "bienes" con el hecho indudable de que sentimos, pensamos V querem os.

Sabiduria, en el sentido de la iluminaciOn. No representa un conocimiento acumulado, no es un logro, no es algo que se encuentra, sino la comprensi6n de la verdad esencial.

(470-543.) Budista indio que se dirigio a China V establecio all f formal mente la escuela de la mente budica, tambien lIamada ch'an V luego en Japan, zen. Generalmente se da como fecha de su Ilegada el ano 520 d.C., pero algunos sostienen que ese aconteclmiento ocurri6 en el perfodo Liu Sung, entre 420 V 479. Era el VIgesimooctavo en la 1fnea de los patriarcas zen en la India V Ilevo este metodo a China, pafs que va habfa recibido otras formas del budismo desde el segundo siglo antes de Cristo. EI emperador Wu-ti, de la dinastfa Liang, un apasionado budista, que construvo V sostuvo much os monasterios V templos, recibio a Bodhidharma en su capital, Kenko 0 Chien K'ang (ahora Nanking), V Ie pidio que definiera el principio basico del budismo. Wu-ti se sintio muv perturbado e insatisfecho al recibir como unica respuesta: "Una vasta vaciedad".

Entonces Bodhidharma se retiro al templo Shorin (Shao-lin) en la montana Wu-tai, en Honan, V medito all ( durante nueve anos frente a una pared, segun refieren algunos, 0 del mismo modo que una pared, como 10 han expresado otros. Sobre este tema de la contemplacion de la pared (pikuan), Bodhidharma, al transmitir sus ensenanzas a su disclpulo V sucesor Hui-k'o (Eka), hablo de la manera siguiente, de acuerdo con los Ching Te Ch'uan Teng Lu (Registros de la transmisi6n de la lampara): "Cuando tu mente sea como una pared que se mantiene derecha, podras entrar en el Camino". Sin embargo, se cuenta que permanecio sentado en meditaci6n, con las piernas cruzadas, durante nueve anos, en una cueva situada frente a un alto acantilado lIamado Shoshitsu, en direcci6n contraria al templo, sin hablar a ninguno de los visitantes. Mas tarde se convirti6 en el fundador V primer patriarca de la escuela ch'an (zen) propiamente dicha, que floreci6 notablemente hasta la epoca de su mayor exponente, el sexto patriarca, Hui-neng, V hacia el final de la dinastla Ming (1368-1644) se convirti6 en la forma principal del budismo en Ch ina. Los disclpulos de Bodhidharma segu (an un regimen muv ascetico. EI movimiento zen avanz6 en forma muv rapida en toda China, de tal manera que en la dinastfa Tang (618-906 d.C.) hab(a muchos monasterios que constitu (an centros de educaci6n. Los emperadores sent fan un alto respeto por los maestros zen V acostumbraban a invitarlos a dar sermones en la corte. Y asf sucedi6 hasta alrededor de 1300 d.C., epoca en que el zen avanzo vias otras formas de budismo declinaron en forma gradual, especialmente porque el zen se adaptaba mejor a la mente china que las otras escuelas budistas. En China, Bodhidharma recibio el nombre de Pu-ti-ta-mo, V en Jap6n se 10 llama Daruma. Su movimiento adquiri6 tambien el nombre de escuela Lanka, porque el V su escuela basaron su ensenanza en el Lankavatara Sutra. Su mensaje a Ch ina se sintetizo en los siguientes versos: "Transmision especial fuera de las escrituras; Independencia de palabras V letras; Indicacion directa del alma del hombre; Intuicion de la propia naturaleza V logro del estado budico." EI sucesor inmediato de Bodhidharma fue Hui-k'o (en China) conocido como E ka (en japones). Fue el primer patriarca de nacionalidad china V el autor de los siguientes versos, que expresan su comprension del zen:

"Del semillero Surgen las flores, Sin embargo no hay semillas Ni hay flores." Bodhidharma recibio su nombre en la IrHJI