Clientelismo Peru

download Clientelismo Peru

of 329

  • date post

    17-Feb-2015
  • Category

    Documents

  • view

    55
  • download

    6

Embed Size (px)

description

Estado y empresarios

Transcript of Clientelismo Peru

Extracted from Apogeo y crisis de la izquierda peruana. Hablan sus protagonistas. International Institute for Democracy and Electoral Assistance 2012.

International IDEA, Strmsborg, 103 34 Stockholm, Sweden Phone +46-8-698 37 00, Fax: +46-8-20 24 22 E-mail: info@idea.int Web: www.idea.int

ENTREVISTAS

Entrevista a ROLANDO AMES

Lo que conocemos como Izquierda Unida es la plasmacin de una serie de procesos y de diversas tradiciones. En ese sentido, en los aos 50 y 60 comienzan a brotar esas corrientes como la crisis por la ruptura de China y Mosc, las luchas de liberacin nacional, la Revolucin Cubana y otras experiencias importantes para el comunismo internacional. Estos hechos permitiran la construccin, al final, en los ochenta, de Izquierda Unida. A travs de tu experiencia cmo lo evalas? Mis primeras experiencias polticas fueron en el gremio estudiantil en la Universidad de San Marcos y una breve, en la Democracia Cristiana. Al regresar de Europa a fines de los sesenta, me decepcion la forma en que se agotaba la capacidad de reformas importantes de la alianza AP-DC. En un plano ms intelectual, mi generacin vivi entre dos grandes inquietudes: cmo avanzar hacia una sociedad justa y como expresar nuevas aspiraciones de libertad ms subjetivas. Generalmente no escindamos esas dos dimensiones como ocurri despus. Vivir crticamente de esta manera forma parte de la experiencia personal de muchos de nosotros hasta hoy. All est la objecin a la valoracin econmica del trabajo en el capitalismo, el rechazo al colonialismo, a la explotacin y a las distintas discriminaciones. Pero tambin la ansiedad por entender el fenmeno humano, nuestras propias subjetividades, el ejercicio de la libertad personal y sus complejidades en lo cotidiano. Ese clima cultural fue afn al proceso que llev a la Iglesia Catlica a abrirse al mundo va el Concilio y yo reencontr all un cristianismo distinto al escolar. El eje de esa fe no estaba ya en el balance culposo de las fallas individuales, para asegurar el mas all, sino en la posibilidad de construir fraternidad viva como dinamismo espiritual transformador. El Cristo bblico invita a practicar una vida personal librrima, pero en comunidad, haciendo la historia como experiencia de encuentro fraterno con el otro. La continuidad de su tarea queda en manos de la libertad de cada nueva generacin y de cada nueva

Apogeo y crisis de la izquierda peruana : Hablan sus protagonistas

persona. Y esa percepcin me comprometi ms con la historia de mi pas como a miles de jvenes cristianos latinoamericanos o de otras latitudes. Estas corrientes estn quizs algo calladas ahora, pero vivas. Bueno, pero volvamos a la poltica en s. Por amistades de universidad fui muy cercano de la gente de la llamada aplanadora1 de Velasco. Por lo mismo, era consciente de que el velasquismo estaba haciendo reformas importantsimas pero no di pleno aval a un gobierno militar, necesariamente vertical e internamente contradictorio. Prefer seguir actuando desde la sociedad civil y desde los sectores populares entonces emergentes. Despus viene ya mi cercana a partidos de izquierda radical pero que solo se plasma con fuerza para mi, cuando ellos se unen y fundan Izquierda Unida detrs del liderazgo de Alfonso Barrantes y ganan la alcalda de Lima el 83, convocando y ganando en el camino a un sector amplsimo y heterogneo de la sociedad, mucho ms que a su propia militancia. Entonces, efectivamente, la Izquierda Unida es como la resultante de un proceso muy rico. Creo que lo ms penoso de su disolucin fue que no pudimos continuar la relacin con esos sectores de base que venan de los mundos mayoritarios, de nuestras regiones, y de abajo y con los que construamos una integracin viva, clases trabajadoras y sectores medios. En ese tiempo tenas por un lado a Velasco quien con las reformas que hace crea una sociedad en la cual la izquierda puede actuar, pero, por otro lado, la izquierda que crece en ese espacio se opone al velasquismo, creando una relacin ambigua de aprovechamiento pero tambin de crtica cmo veas esa relacin o cmo la ves ahora? De esa mezcla de coincidencias y enfrentamientos, viv ms el lado de la potencialidad de las complementariedades a mediano plazo, que adems ocurrieron de veras. Fui testigo de acuerdos de hecho entre sectores de la izquierda y del velasquismo porque tena amigos en ambos lados. Como ancdota recuerdo una reunin de un grupo de acadmicos y de militares del Gobierno, sobre un conflicto en el sector minero, donde nos pidieron asesora. Al concluir les contamos de nuestra relacin de asesora tambin con organizaciones populares y sindicatos y su respuesta fue que lo entendan, porque su propia accin tena ms lmites de las que ellos deseaban. Tambin es cierto que el velasquismo ayud, no digo que haya sido la causa, pero contribuy con las normas, las reformas y el discurso, a que sectores sociales convergieran como ciudadanos no crees?Grupo de intelectuales que ocuparon cargos de direccin en el Sistema Nacional de Movilizacin Social (SINAMOS).1

206

Entrevista a Rolando Ames

Totalmente de acuerdo contigo, yo creo que la votacin de Barrantes tuvo un buen porcentaje de votacin velasquista, ms all del propio PSR.2 Y sobre todo que los sentidos comunes populares por el cambio de los ochentas, se alimentaron de la experiencia masiva, ciertamente variada y contradictoria, que la poblacin tuvo del gobierno militar, de su discurso y de sus reformas. La mayora de esa poblacin recibi, creo yo, de manera positiva esa influencia prctica y discursiva. Ahora, con Morales Bermdez estos sectores sociales emergen y crecen con tal magnitud y en oposicin a un gobierno ms autoritario y con una creciente crisis econmica, que haca ver a algunos sectores de la izquierda como que la revolucin estaba a la vuelta de la esquina, supongo que t no participaste de esta conviccin. Los fines de los setenta fueron de una efervescencia popular muy fuerte. Recuerdo haber visto desfilar por La Colmena durante el paro del 78 a casi una centena de delegaciones de comunidades campesinas y federaciones de trabajadores de la sierra. No solo era el sector obrero y el juvenil universitario limeo sino el pas el que se movilizaba. De all el xito que tuvo entonces el concepto de el movimiento popular en singular. Yo escrib de la posibilidad de un protagonismo popular en poltica, con la condicin que ese proceso pudiera encontrar una articulacin poltica estable con las izquierdas. Nunca cre, que se pudiera proponer que tal movimiento popular pudiera autoconvertirse en poder poltico por s mismo. Esa clase de utopismo basista existi pero no est en la cuenta de mis errores personales, Digo esto porque ese tema de la relacin entre sectores sociales movilizados y organizaciones polticas es un tema crucial y de muy otro modo tambin actual que no se pens entonces en toda su trascendencia. En IU convivieron por un lado los esfuerzos de dar organizacin y apoyo estable a esas bases, por otro el trabajo en el plan de gobierno para hacer efectiva una propuesta de cambio y tambin los clculos electorales sobre todo de cada socio partidario pues, en conjunto, eran siete partidos los propietarios institucionales del frente. Esta ltima dinmica fue la ms conflictiva y era comprensible pero el problema estuvo en la forma en que esa lgica prim unilateralmente al final. Y quizs la imagen simple de la revolucin a la vuelta de la esquina a la que aludes, tiene que ver con que no se cal la trascendencia de lo que estbamos viviendo como gran fenmeno colectivo y se pens todo con categoras simplistas, ya entonces cuestionadas. Porque lo que estaba en juego no eran solo los proyectos de ncleos dirigentes, sino tambin las expectativas concretas de miles y miles de peruanos.2

Partido Socialista Revolucionario.

207

Apogeo y crisis de la izquierda peruana : Hablan sus protagonistas

Justamente, con estos elementos, en los ochenta, en las elecciones se incrementa la votacin o el nmero de electores jvenes, analfabetos, y la izquierda se ve obligada a pasar de la revolucin a la vuelta de la esquina a participar en las elecciones y en la vida constitucional, conociendo t la historia cmo diras que esto impacta posteriormente en lo que sera la identidad de la izquierda? La izquierda era una pluralidad de concepciones e ideologas polticas y de partido, pero tambin era una pluralidad de capas y de corrientes sociales. El mito de la revolucin como momento fsico refundador era fuerte, pero se estaba re-elaborando ya de hecho en trminos democrticos de manera muy mayoritaria. La IU jugaba en el terreno electoral y en la institucionalidad democrtica de manera principal. Y alentaba desde los movimientos sociales el cambio de las conciencias y el cambio poltico. Los que ramos independientes, no militantes de partidos, quizs percibamos mejor ese proceso colectivo, no solo poltico, en el sentido estrecho del trmino. Adems trabajbamos ms con los grupos de base del frente mismo, los sin partido, en centenares de charlas en instituciones de educacin popular, en el apoyo a sus diversas reivindicaciones y luchas y todo eso. Percibamos y apostbamos a que estaba emergiendo una fuerza poltica nueva y considerbamos natural que los partidos, socios formales del Frente IU, inscrito as en el Jurado Nacional de Elecciones, vivieran el proceso al congreso del Frente, convocado para el ao 89, de manera distinta. Pero apostbamos a que con ese congreso iba a surgir desde la organizacin, un actor poltico diferente y de otra envergadura. Sera ya un Frente no dependiente de los partidos fundadores, organizado autnomamente, de acuerdo a la tesis de un militante, un voto. De haberse conseguido y estuvimos cerca de lograrlo esa iba a ser una organizacin poltica distinta de las vanguardias de profesionales, especializados en preparar la revolucin. Una alternativa de poltica democrtica prctica y masiva estaba hacindose. Ese fue el proceso de fon